El clima en Neuquén

icon
Temp
80% Hum
La Mañana cooperativa

La cooperativa de mujeres cineastas que fue premiada por su primer corto

Son diez mujeres neuquinas que integran un espacio de trabajo colectivo. Su primera producción muestra la vida de una emprendedora de la ciudad.

Para diez mujeres cineastas, las cosas sucedieron demasiado rápido. En enero de este año, mantuvieron su primera reunión virtual para darle vida a una cooperativa de cine y, cuatro meses después, ya habían sido premiadas por su primer cortometraje.

Aunque su primera reunión formal fue en los inicios de 2021, lo cierto es que estas mujeres ya habían tejido sus propios lazos muchos años antes. Las diez tienen trabajos ligados a las artes visuales y la realización audiovisual; las diez son mujeres: las diez son neuquinas. Y en esa trayectoria compartida entre los desafíos y la invisibilización por su género, encontraron un espacio vacante para comenzar a crecer.

Te puede interesar...

Lali Frank, Ludmila Stupak, Leonor Salinas, Noel Tapia, Flor Castello, Flor Zitti, Violeta Arzamendia, Luciana Rodríguez Dacunto, Abril Scibona y Mayra Yanet Chapochinikoff se conocieron en 2016, cuando se generó una “implosión del feminismo” que cuestionó las prácticas profesionales en todos los rubros.

“Empezamos a militar espacios, a conocernos, a querer ver nuestras problemáticas”, explicó Flor Castello sobre los inicios del grupo. Pronto, descubrieron que todas afrontaban obstáculos similares: en cada producción, los hombres tenían más oportunidades laborales que ellas, y quedaban muy pocos espacios para canalizar la creatividad femenina a la hora de hacer cine.

Para romper esos techos invisibles, crearon un espacio conocido como Mujeres Audiovisuales Neuquén, que imita la creación de otros ámbitos similares en el resto de la Patagonia. Esa fue la semilla de la que germinó la cooperativa creada este año, una usina de trabajo tan nueva que aún no tiene nombre propio.

“Siempre tuvimos contacto y hacíamos trabajos en conjunto”, dijo Flor y agregó: “En enero, una compa que había estado en el exterior y estaba de vuelta en Plottier nos propuso armar una cooperativa para empezar a trabajar juntas”. Ese verano comenzaron, entonces, con encuentros virtuales todos los lunes para definir las pautas de trabajo colectivo.

“Pusimos la asamblea virtual como regla y ahí hacíamos intercambios territoriales, entre las que estamos en Buenos Aires y las que están en Neuquén”, dijo Flor y aclaró que, sin embargo, todas tienen un amplio recorrido por el territorio local y conocen las reglas del juego que propone la cinematografía de la región.

cineastas2.jpg

Como su objetivo es formar una cooperativa que cumpla todos los requisitos formales, las diez ya iniciaron el proceso de asesoramiento con dos abogadas, mientras que algunas comenzaron capacitaciones en cooperativismo feminista. “Es un proceso que lleva su tiempo, no es lo mismo que hacer una colectiva sin papeles”, dijo Flor.

En paralelo a las conversaciones sobre trámites legales, las asambleas virtuales derrochaban las ganas de hacer cine. “Tenemos un grupo equilibrado, con un 50% de chicas que hacen artes visuales y otro 50% que hacemos realización audiovisual”, dijo Flor, que se formó como fotógrafa y decantó luego hacia el video y la edición.

Así, las diez cubren todos los aspectos artísticos y técnicos para hacer cine. Hay diseñadoras, fotógrafas, camarógrafas, editoras y productoras. “El principal objetivo de la cooperativa es generar trabajo”, dijo Flor y agregó que, muy pronto, empezaron a discutir proyectos para empezar con los rodajes.

En esas conversaciones, Noel propuso darle continuidad a uno de sus proyectos inconclusos, que interpretaba también el ADN de la cooperativa. En soledad, ella había iniciado un ciclo de cortos que se centraba en la vida de mujeres emprendedoras neuquinas, y le propuso al resto del grupo retomar el proyecto en conjunto para ganar calidad técnica y enriquecer la propuesta a través del intercambio.

Con suma rapidez, se pusieron de acuerdo para crear “Porque quiero”, el primer capítulo del ciclo. Se trata de un corto que repasa la vida de Rocío Silka y su trabajo al mando de Mola Muebles. “Es un negocio bastante conocido en Neuquén, porque comenzó con dos mujeres herreras que enseguida llamaron la atención, no sólo por su talento sino porque comenzaron en 2014, cuando estaban todos los debates del feminismo y ellas eran mujeres haciendo trabajos antes reservados para hombres”, explicó Flor.

Aunque Noel ya había realizado algunos rodajes en el taller de muebles, la cooperativa decidió elegir una nueva fecha para hacer una grabación más profesional. “Llevamos tres cámaras, el sonido aparte, y tres personas en montaje, porque éramos un montón para poder hacer todo”, sostuvo Flor. El resultado fue un acabado profesional: una pieza a la altura de cualquier competencia.

Con el objetivo de ganar visibilidad y generar nuevos espacios de trabajo, las mujeres presentaron el corto ya terminado en el concurso VisibilizARTE, organizado por la Municipalidad de Neuquén. Y la sorpresa llegó después. En su primer trabajo conjunto a través de una cooperativa que todavía no tiene nombre, se llevaron el segundo premio en la competencia y el reconocimiento de sus pares.

cineatas3.jpg

El trabajo coordinado entre mujeres con amplia trayectoria y la posibilidad de enriquecer sus miradas a través del cruce de opiniones ya dio sus primeros frutos. Y el reconocimiento llegó incluso antes de que hayan cumplido los pasos legales para darle forma a un espacio de trabajo propio, por lo que todas combinan sus proyectos independientes o incluso trabajos en relación de dependencia con el quehacer de la cooperativa.

“La idea es armar una rueda de producción con distintas financiaciones que podamos conseguir”, dijo Flor y agregó que ahora les quedan nuevos desafíos para visibilizar aún más su talento y abrir la puerta a nuevas oportunidades. Por eso, ya trabajan en el desarrollo de su propia página web y sus perfiles en redes sociales, con el objetivo de mostrar lo que son capaces de hacer juntas.

Flor asegura que aún queda mucho por hacer para consolidar el trabajo de la cooperativa. Y aunque celebra este tipo de iniciativas como visibilizARTE, que buscan fomentar la producción audiovisual neuquina, opina que aún hay mucho camino por andar para generar equidad de oportunidades en el cine de Neuquén. En un mundo donde aún priman las oportunidades para los varones, este espacio busca generar fuerza a través de la unión para romper esas barreras tradicionales.

Las diez cineastas neuquinas celebraron su premio y volvieron a los encuentros virtuales para plantearse nuevos pasos a seguir. Aunque aún no tienen un proyecto en carpeta para empezar a rodar, buscan generar una cadena de oportunidades a través de otros financiamientos que, por lo general, son escasos para cubrir los altos costos de producción.

Sin embargo, se proponen mantenerse unidas para ganarse nuevos lugares de trabajo y defender sus capacidades creativas en un mundo que aún está en desarrollo, pero que tiene mucho talento para mostrar ante el mundo.

Porque quiero-Cortometraje Documental

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.1282051282051% Me interesa
69.230769230769% Me gusta
0% Me da igual
15.384615384615% Me aburre
10.25641025641% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario