LMNeuquen Gran Neuquén Sur

La cuadra del oeste que es una obra de arte

Artistas plásticos pintaron los frentes de las casas en Gran Neuquén Sur.

Por Sofía Sandoval - ssandoval@lmneuquen.com.ar

Antes de que los pájaros se volaran hacia otras latitudes, esa era la calle de las Palomas. Una callecita más del Gran Neuquén Sur, con sus postes de luz, sus árboles escasos, su verdulería de barrio y sus casitas protegidas por rejas y perros guardianes. Ahora, su nombre y su fisonomía cambiaron. El cartel afirma que se llama Pasaje al Arte y las fachadas de las viviendas demuestran que esa cuadra cualquiera se convirtió en un verdadero museo a cielo abierto.

Te puede interesar...

La idea surgió de la artista neuquina Viviana Campetti, que es vecina de la cuadra y tiene su taller en la antigua calle de las Palomas. Durante el censo de 2010, se le ocurrió vestirse de censista y encuestar a los vecinos de esa calle, entre Novella y Sargento Vázquez. "Les preguntaba por ellos, por sus sueños y si querían intervenir artísticamente nuestro lugar", aclaró la mujer.

Embed

Aunque la mayoría de los habitantes se entusiasmaron con la idea, hubo que esperar a que Viviana se jubilara para encontrar el tiempo suficiente. De a poco, distintos pintores se fueron sumando para convertir la cuadra en una verdadera obra de arte colectiva.

A fuerza de brochas, cerámicos y creatividad, unos veinte artistas plásticos se conjugaron con los frentistas para transformar las viviendas. Un vibrante conejo amarillo decora una fachada y en otro mural reposa una mujer desnuda. Un árbol seco se llenó de campanitas de papel, la poesía decora uno de los portones y un río de mosaicos recorre la cuadra de punta a punta.

La-cuadra-del-oeste-que-es-una-obra-de-arte.jpg

También dibujaron un mapa del barrio, un rostro de tonos grises y decenas de palomitas elaboradas con antiguas baldosas que parecen irse volando del lugar.

La cuadra está llena de mensajes ocultos: un homenaje a Carlos Fuentealba, antiguo vecino del barrio, así como a los obreros de Zanón o a Santiago Maldonado. "Algunos incorporan mensajes y otros vecinos solo apuntan a lo estético", aclaró la responsable de este museo a cielo abierto.

La-cuadra-del-oeste-que-es-una-obra-de-arte-2.jpg

"Con el tiempo recibimos apoyo de la Municipalidad y la Provincia, que pagaron los honorarios de algunos artistas; otras veces, fueron los propios frentistas los que pagaron por el mural que iba a decorar su casa", señaló Campetti, quien aclaró que la actividad busca revalorizar el rol del artista como un trabajador más.

Como intervienen bajo el método de "minga", en espacios colectivos, el museo sirvió también como una excusa para la integración de los vecinos, que comparten desde el primer mate para pensar la idea de un mural hasta una fiesta a la canasta para celebrar el fin de la obra. En el medio, los frentistas aportan horas de trabajo y aprenden nuevas técnicas de los artistas, que organizan talleres con la comunidad.

"Las intervenciones también son oportunidades para que los vecinos se capaciten en distintas técnicas que algunos después replican en otros lugares", explicó la artista plástica.

Recuadro-un-espacio.jpg
La-cuadra-del-oeste-que-es-una-obra-de-arte-7.jpg

LEÉ MÁS

Añelo tendrá su primer hotel de cuatro estrellas con centro de convenciones

Riva hace un balance ante los concejales

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario