El clima en Neuquén

icon
Temp
95% Hum
La Mañana Demanda

La demanda de la segunda ola: más oxímetros y menos alcohol

Las farmacias venden pocos  barbijos y satinizantes. En cambio, hay un alto interés en los medidores de saturación y los termómetros infrarrojos.

La segunda ola de Covid encuentra a los neuquinos más preocupados por el día después del contagio que por la prevención. Ya no hay largas filas en las farmacias para aprovisionarse de grandes cantidades de alcohol o barbijos, pero sí existe una alta la demanda de oxímetros, termómetros infrarrojos y medicamentos de dudosa efectividad ante la pandemia, como la ivermectina.

Tras un año de pandemia, el foco está puesto en detectar los síntomas a tiempo y evitar un cuadro grave, antes que en evitar la exposición al virus, y eso se refleja en los mostradores de las farmacias de la ciudad.

Te puede interesar...

“Lo que se ve es que ya la gente está preparada para cuidarse y es diferente el tema, no se ve la psicosis que fue hace un año atrás, porque ahora se sabe que este virus no se contagia a través de las cosas sino por vía aérea y por eso bajó el consumo de alcohol en gel y esos productos”, contó Néstor, de la farmacia Aiken.

Explicó que el alcohol en gel sigue en las góndolas “porque quedó instalado en la gente de Neuquén”, aunque muy lejos del interés que despertaba un año atrás. “Cuando empezó la pandemia, se llevaban de a dos o tres litros para tener y había faltante, pero ahora no es así", comentó y observó que también hay más oferta, porque varios laboratorios empezaron a fabricarlo o aumentaron su producción.

En cuanto a lo que buscan los clientes este año, detalló que “hace un tiempo que aumentó la compra de saturómetros, oxímetros de pulso y termómetros y eso se sigue vendiendo, porque la familia los incorporó como productos que hay que tener”.

Observó que, ante el incremento de casos y las advertencias por la segunda ola, “la gente está distendida, como saturada o cansada de cuidarse y que esto siga siempre igual y ese es el diálogo que escuchás en el mostrador”.

Teresita del Valle Flores, dueña de la farmacia Catriel, coincidió en que ya no hay alarma “porque la gente está como deprimida, no se la ve asustada como el año pasado sino muy cansada por la situación y viene a comprar, aunque con tranquilidad”.

“No tenemos el nerviosismo por encontrar alcohol en gel para nada, es más, han bajado bastante las ventas”, acotó y señaló que, en su caso, realizó "ventas de oxímetros pero tampoco tanto, porque es también una farmacia chica y son costosos”.

Gerardo, profesional de la farmacia Alpina, señaló que notó “un leve repunte de la demanda de alcohol en los últimos días, porque en un momento se estabilizó y fue parejo durante todo el año y ahora ha repuntado levemente, pero no es la psicosis del año pasado y creo que es porque la gente ya está equipada”.

Los oxímetros, en cambio, tienen demanda y son más que nada los que consultan y después un 50 por ciento lo compra”, confió.

Coincidió en que, ante la segunda ola, “ves cierta preocupación por no contagiarse, pero no hay un cambio de ritmo o de actitud como el que se notó el año pasado”.

ivermectina.jpg

Furor por la ivermectina en el verano

Muchas de las farmacias de la ciudad cuentan con una provisión generosa de ivermectina, un medicamento que fue furor durante el verano en Neuquén. Se lo asocia con una disminución de los síntomas del Covid, aunque el ministerio de Salud no recomienda su uso y tampoco hay estudios científicos que lo avalen.

Fue más para febrero y marzo que hubo como un pico con la ivermectina y tuvimos un faltante en droguerías porque había mucha demanda por receta y por el boca en boca también”, relató Néstor, de la farmacia Aiken. Añadió que los clientes comentaban que conocían algún amigo al que le hizo bien “y querían tenerlo en sus casas por las dudas”.

“Con esto, los laboratorios vieron la veta y, los que no lo hacían, empezaron a fabricar alcohol en gel y lo mismo pasó con la ivermectina, que la tenían dos laboratorios o como mucho tres y ahora son varios”, detalló.

Teresita Flores, de la farmacia Catriel, contó que ella también tuvo “mucha venta de ivermectina en los meses anteriores, aunque ahora ha bajado”. Señaló que “la gente la usaba y también venían porque la recetaba el médico y ya no se ve tanto; ahora pasan el Covid en su casa con paracetamol y quizás algún antibiótico”.

Farmacias.jpg

Remedios dolarizados y faltantes

Los farmacéuticos neuquinos están más preocupados hoy por el faltante de ciertos anticonceptivos y la dolarización de los medicamentos, antes que por la segunda ola de Covid.

Todos coincidieron en que los satinizantes y barbijos se encarecieron en sintonía con la inflación y hay una oferta suficiente, pero no ocurre lo mismo con otros productos básicos del botiquín.

Desde hace un par de meses, cuesta conseguir anticonceptivos inyectables y semanas atrás empezó a ocurrir lo mismo con los de barrera. Muchas farmacias están sin stock.

También tienen inconvenientes con los medicamentos de mayor demanda, como los calmantes y antibióticos, que se encarecieron hasta 20 puntos por encima de la inflación durante la pandemia. En algunos casos, el precio está dolarizado y, en otros, la suba se debe a que cuesta conseguirlos.

Kit-precios-se-triplico-coronavirus.jpg

Cuánto sale el kit anti-Covid 2021

-Termómetros: Los modelos tipo “pistola láser” para medir la temperatura sin contacto rondan los 3500 pesos en la región y pueden llegar a costar más de 5 mil. También se comercializan en combos con satinizantes y mascarillas por alrededor de 7 mil pesos. El termómetro digital común sale 300.

- Oxímetros: Un oxímetro o saturómetro de pulso se consigue en Neuquén por un rango de 5 mil a 6 mil pesos, según la marca. Por Internet, se pueden encontrar a 3500 o 4 mil, aunque hay que sumar el costo del envío. Los aparatos de mayor precisión, similares a los de uso médico, están arriba de 10 mil.

- Barbijos y satinizantes: Los modelos artesanales de tela rondan los 250 pesos y los de mayor protección y cobertura pueden superan los 500 pesos por unidad. Las botellitas de alcohol en gel de 300 centímetros cúbicos rondan los 150 pesos y un satinizante de manos en aerosol ronda los 100 pesos.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

20% Me interesa
4% Me gusta
12% Me da igual
8% Me aburre
56% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario