La depilación púbica, un efecto afrodisíaco para muchas mujeres

Lo hacen porque se los pide su pareja. Igual, a tener cuidado.

¿Pensaste alguna vez que la presencia o ausencia del vello púbico de una mujer pudiera afectar su actividad sexual? ¿O será el nivel de deseo y su actividad sexual lo que la lleva a depilarse? Lo que parece estar claro es que las mujeres con el hábito de depilar su vello púbico tienen una mayor actividad sexual.

TRES RAZONES PARA EL Sí Higiene, hábito rutinario y darle el gusto a la pareja, las opciones.

Al menos, así lo afirma un estudio realizado en Estados Unidos, encabezado por la ginecóloga Tami Rowen de la Universidad de California, en San Francisco. Como ya confirmaron investigaciones anteriores, la mayoría de las mujeres se arregla el vello púbico utilizando la cada vez más extendida práctica de la depilación. Este nuevo estudio ofrece mayor información sobre cómo afecta este hecho a diferentes áreas como la salud pública y la sexualidad.

Métodos variados Rasuradora manual, el más usado. Luego, eléctrica, tijera y cera.

Y la mayoría utilizaba la depilación habitualmente, siendo la rasuradora manual el método más usual, seguido por las tijeras, la rasuradora eléctrica y la cera. En relación con las zonas más depiladas, la superior del pubis, la perivaginal y los labios mayores encabezan la lista. La zona perianal sería la gran olvidada, según refleja el estudio.

Actualmente se habla sobre tendencias y modas en relación con la depilación de las zonas íntimas. Entonces, se imponía una pregunta base: ¿por qué te depilás? Higiene, la respuesta mayoritaria; hábito rutinario, la segunda; y sorprendió el 21% restante: “Así lo prefiere mi pareja”. Esta última da pie a la conclusión: el sexo es el gran disparador. Se evidencia, entonces, que la actividad sexual nos anima para practicar la depilación en nuestros genitales.

Pero hay que buscar un equilibrio con la salud y consultar al ginecólogo, quienes no suelen promover esta práctica porque aumenta la probabilidad de lesiones en la piel y de contagio de determinadas enfermedades e infecciones, como el virus del papiloma humano (HPV), transmitido por contacto y no por compartir fluidos. La naturaleza es sabia y si el vello aparece ahí, es porque tiene una función: protege la zona que acompaña. Por esta razón, también existen movimientos naturalistas defensores del vello corporal, motivados no sólo por razones de salud sino también por cuestiones culturales y de género, que resisten a pesar de no ser aceptados por cada vez más mujeres.

Sin embargo, aunque se diga que “donde hay pelo hay alegría”, lo cierto es que cada vez son menos las mujeres que se resisten a arreglarse el vello púbico y que protejan su zona genital, permitiendo que este crezca con total naturalidad. Quizá la necesidad de depilación se podría deber a la relación pelo-suciedad en nuestra cultura. E incluso, a la necesidad de sentirse limpia en las prácticas sexuales, precisamente por esta misma asociación de la sexualidad con lo sucio que arrastra nuestra sociedad occidental.

Estilos para todos los gustos

El de la depilación total se lo conoce como “Hollywood”, pero hay otros. En el “brasileño”, de lo más popular, se deja una fina franja, compatible con el uso de una bikini. El “europeo” es como el Hollywood pero más descuidado: queda un poco de vello en el denominado monte de Venus. El “creativo” juega con cortes que propongan figuras y dibujitos. Y el “salvaje” es naturaleza en estado puro.

Sirve consultar con el médico

Si tenés tantas ganas como dudas, lo mejor es hablarlo con tu ginecólogo más que con tu depiladora. El médico te dará la información que necesites y que pueda despejar tus incógnitas y, tal vez, tus temores. Hay riesgos, claro, pero eso no significa que sí o sí vayan a ocurrir en caso de que te liberes 100% del vello el pubis. Informate y decidí.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído