El clima en Neuquén

icon
24° Temp
35% Hum
La Mañana Testimonio

La Escuelita: una víctima relató sus cinco años en cautiverio

Pedro Maidana fue secuestrado el 14 de junio de 1976 de la escuela secundaria de Plaza Huincul donde estudiaba. Fue torturado en cárceles federales y centros clandestinos. 

“A nadie le entraba en la cabeza que desapareciera una persona por sus ideas políticas”, afirmó Pedro Maidana durante su declaración como testigo víctima en el séptimo juicio por delitos de lesa humanidad que se realizó ayer en el Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén.

En esta causa se juzga a 15 ex jefes militares y de fuerzas de seguridad nacionales y provinciales por 20 víctimas de delitos de lesa humanidad, 9 de las cuales están desaparecidas.

Te puede interesar...

Maidana tenía 19 años cuando el 14 de junio de 1976 fue secuestrado en la ENET 1 de Plaza Huincul por un grupo de tareas conformado por personal civil, Policía de Neuquén y soldados del Ejército.

Durante su testimonio ante los jueces, el hombre relató los vejámenes y torturas que sufrió en su paso durante cinco años y medio por diversos centros de detención en la última dictadura militar.

Cuando fue secuestrado de la escuela técnica donde estudiaba, Maidana militaba en la Juventud Guevarista (Partido Revolucionario de los Trabajadores).

p10-f01-nqn opcion.jpg

Maidana recordó los esfuerzos que realizó a pesar de la tortura en los diferentes lugares en los que estuvo detenido, para no identificar a ninguno de sus compañeros de militancia.

A 45 años de esos hechos, Maidana recordó los esfuerzos que realizó a pesar de la tortura en los diferentes lugares en los que estuvo detenido, para no identificar a ninguno de sus compañeros de militancia.

Permaneció detenido en las cárceles federales de Neuquén y Rawson (Chubut), en Caseros (Buenos Aires) y en la prisión de La Plata, pero en ese trayecto fue trasladado y torturado en los centros clandestinos de detención La Escuelita que funcionaron en Bahía Blanca y Neuquén.

“Cuando volví de la cárcel empecé a notar con mucho dolor cómo había influenciado la dictadura en el pueblo, en la gente, no solo porque muchos no querían juntarse conmigo por miedo, sino porque había una mentalidad impuesta desde muchos lugares como los medios o la formación en las escuelas”, explicó.

Maidana, de 64 años, se refirió al “dolor de la ausencia y el dolor de no tener explicaciones de lo que pasó”, y afirmó que “a nadie le entraba en la cabeza el hecho de que pudieran desaparecer a una persona por tener ideas políticas”.

“Si hay un delito se juzga”, dijo, y añadió: “En términos políticos, que existiera esa maldad y esa actitud tan generalizada a ninguno de los familiares les cabía”.

Maidana permaneció detenido en las cárceles de Neuquén, Rawson, Caseros y La Plata, y en los centros clandestinos "La Escuelita" de Neuquén y Bahía Blanca.

“Siempre nos propusimos armar nuestra unidad en función de mantener la memoria de todos nuestros compañeros, de no olvidar, de no reconciliarnos porque lo que hicieron es imperdonable”, explicó. “Es buscar la justicia y el castigo, y a pesar de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, nosotros seguimos firmes en esta brecha”, sostuvo ante los jueces.

Maidana logró la libertad vigilada el 21 de agosto de 1981 y recién en febrero de 1982 por decreto del Poder Ejecutivo cesó esa situación.

Bruno Vadalá: “Detalló cómo fue el operativo represivo en Cutral Co”

El abogado de la querella de la Asamblea por los Derechos Humanos (APDH), Bruno Vadalá, destacó el testimonio que brindó en la audiencia de ayer Pedro Maidana. “Fue un testimonio muy rico el que ofreció el testigo víctima, porque hizo una recapitulación detallada de lo que significó el operativo represivo en Cutral Co y Plaza Huincul, en junio de 1976”, dijo.

Agregó que Maidana explicó “muy bien lo que era la militancia en esa época y es uno de los elementos clave para entender lo que pasaba en la zona”.

p10-recuadro.jpg

Por otra parte, precisó que Maidana “tiene la particularidad de haber pasado cinco años por todo el circuito represivo”.

Por último, el abogado de la APDH valoró los testimonios brindados en las audiencias “porque dan cuenta del impacto y las consecuencias que tuvo la dictadura en la zona, especialmente los testimonios de los hijos e hijas de las víctimas, que lo que hacen es mostrar la extensión del dolor”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario