La fascinación por el horror

Los medios cuentan las muertes y los infectados, mientras las redes aturden con retos, odios y estupidez.

Hay que ser conscientes de que vamos a perder y mucho, porque esto acaba de empezar. Hay una realidad que se desmadró completamente y enfrentamos a un enemigo invisible que nos obliga a aislarnos, estar encerrados, pero con tiempo hasta para pensarnos como sujetos y especie. Todo un desafío y una posibilidad.

Estamos en un punto crítico, basta con ver las cifras de muertes y contagios diarios que hay en el mundo.

Te puede interesar...

Lo mejor que podrían hacer nuestros políticos es dejar todo en manos de especialistas y priorizar la salud el tiempo que sea posible, porque también es cierto que la economía en crisis generará sus propios muertos.

En el comité de crisis de Neuquén, uno de sus miembros dijo: “Nos tenemos que preparar para llorar la menor cantidad de muertes posibles”. El propio Gobierno tomó medidas de fondo para que la gente se quede en casa.

En este escenario tan caótico, la fascinación por el horror parece convertirse en ese abismo al que nos asomamos y nos termina seduciendo, atrapando sin saber en qué momento podremos romper el hechizo o caer sin más.

Y todos los días los medios nos ofrecen el tenso conteo de infectados y muertos en el país y el mundo. Mientras en las redes sociales proliferan los retos que suelen robar una sonrisa, el odio y la estupidez.

Lo mejor que podemos hacer es evitar la sobreinformación y el aturdimiento que ofrecen las redes sociales. Estar bien informado es un bien preciado en tiempos de pandemia y también una responsabilidad. Elijamos cómo hacerlo porque en ello también va nuestra supervivencia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído