La habilitación parcial del Metrobús es un problema

La obra sin terminar convive con inconvenientes en el tránsito.

Sofía Sandoval

sandovals@lmneuquen.com.ar

Neuquén. Quien utilice la Avenida del Trabajador para trasladarse desde o hacia el oeste de la ciudad deberá afrontar un panorama de reglas de tránsito inciertas, que conviven con las obras en marcha para finalizar el Metrobús. Allí, los montículos de tierra suelta y las motoniveladoras se enfrentan a los automóviles que circulan a contramano o estacionan en lugares no permitidos y que terminan por provocar accidentes.

Desde su local en la esquina de Cipolletti y Avenida del Trabajador, Graciela suele escuchar la fricción de las cubiertas contra el asfalto como un indicio de una nueva maniobra peligrosa. “Ya he visto algunos accidentes porque no hay señalización; los autos van por la avenida a toda velocidad y los que se meten por Cipolletti a veces tienen que frenar de golpe”, explica.

Te puede interesar...

“Los autos superan el límite de los 40 e incluso hay camiones que andan muy rápido”, dijo Graciela Miglione, que atiende un kiosco sobre la avenida.

La apertura de la calle al tránsito, que se produjo unos días antes de Navidad, logró mejorar el nivel de ventas en los negocios ubicados sobre esa arteria y alivió a los comerciantes que se quejaban por los momentos difíciles que atravesaron durante la obra. Sin embargo, desde los mismos locales notan que la habilitación parcial de la calle terminó por generar complicaciones en el tránsito y a eso se suma la prohibición de estacionar o detenerse sobre sus veredas, que terminó por reducir el número de clientes de paso.

“Lo más complicado es cuando la gente estaciona en los carriles, que son muy angostos”, dijo Fredi Garré, profesor en un gimnasio del barrio.

Según explican los vendedores, en los sectores más anchos de la vía los autos circulan de a dos y hasta se sobrepasan, mientras que, en las partes más angostas, son las motos y los coches los que pelean por un lugar sobre el asfalto.

“Cuando se termine va a ser útil para los que andan en colectivo, pero difícil para peatones”, dijo Mónica Martínez, atiende una pollería sobre la avenida.

Mónica, que atiende una pollería sobre esa avenida, aclara que ha perdido a sus clientes más antiguos porque las personas mayores tienen dificultades para cruzar la calle, donde aún no funcionan todos los semáforos. La convivencia de los peatones con autos y camiones se complica también por la presencia de los niños que juegan en el sector o los perros sueltos que ladran a los ciclistas. A eso se suman los desvíos planteados sobre los sectores que aún están en construcción y la imprudencia de los automovilistas, que estacionan en la arteria prevista para los colectivos o sobre los angostos carriles. Los comerciantes están divididos entre los que esperan que el tránsito se normalice con el final de obra y los que creen que habrá más complicaciones.

17 líneas de colectivo utilizarán el carril exclusivo del Metrobús.

Servirá para conectar el oeste con el centro de la ciudad. Primero se sumarán dos ramales y los otros 15 se agregarán al recorrido de manera paulatina.

Queda muy poco lugar para los vehículos particulares y eso genera que se produzcan constantes infracciones.

los vehículos subidos a la vereda ya son una postal de la zona por el metrobus

Alternativas ante el impedimento para estacionar autos

La nueva geografía urbana que proponen las obras del Metrobús para la Avenida del Trabajador redujo la amplitud de los carriles por los que circulan los vehículos particulares y también generó la prohibición de estacionar o detenerse sobre las veredas.

La normativa preocupa a los comerciantes, que se nutrían en muchos casos de los clientes de paso y que ahora ven cómo ellos siguen de largo ante la imposibilidad dedetenerse sobre la vereda. A su vez, motivó a los frentistas a improvisar nuevas formas de apearse frente a sus hogares.

Quien circule por la avenida podrá ver cómo muchos vecinos optan por guardar sus autos en las cocheras o en las entradas para vehículos, mientras que otros terminan por subir sus coches a las veredas para poder tenerlos a mano cuando tengan que salir de sus casas.

Por otra parte, el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Guillermo Castejón, informó la semana pasada que es posible que los carriles preferenciales de colectivos se comiencen a utilizar de manera anticipada al corte de cintas de la obra del Metrobús, que debe ser consensuado con el gobierno nacional.

La Muni planea sumar inspectores para prevención

Aunque las obras en marcha generan algunas complicaciones sobre el sector de construcción del Metrobús, desde la Municipalidad explicaron que los inconvenientes se resolverán una vez que concluyan los trabajos y agregaron que los inspectores de tránsito llegarán al lugar para hacer tareas de educación y prevención. “Por ahora no funcionan todos los semáforos o no están sincronizados y eso genera algunos problemas de circulación,

pero se van a resolver una vez que los trabajos terminen y se habilite completamente el tránsito”, detalló Fernando Palladino, subsecretario de Tránsito y Transporte de la Municipalidad.

Según explicó, durante las primeras semanas de funcionamiento del Metrobús, una cuadrilla de inspectores se instalará sobre los cruces más conflictivos para ordenar el tránsito y recordar las nuevas normas para automovilistas, ciclistas y peatones.

LEÉ MÁS

Vecinos y comerciantes del centro apoyan el Metrobús

Pechi confirmó que el Metrobús estará listo a fin de año

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído