El clima en Neuquén

icon
Temp
70% Hum
La Mañana Sueño

La higiene del sueño evita el retraso del metabolismo

Descubren nuevos vínculos entre el mal descanso y la obesidad.

Una de las grandes dificultades de la sociedad actual está vinculada con las complicaciones para conciliar el sueño en horarios habituales, y bajo rutinas comunes que permitan el descanso correcto del organismo. Los diferentes estresores que son cada vez más comunes, así como también las condiciones de trabajo, que también se extienden fuera del ámbito laboral y generan que las personas estén conectadas más allá de su horario, también afectan antes de acostarse.

Todas aquellas cuestiones que revisten de dificultades el desarrollo de las actividades habituales son un factor de riesgo importante relacionado con el metabolismo humano. El ritmo disminuye cerca de un 8% cuando el individuo duerme entre 5 y 6 horas, una menos de lo recomendable por los profesionales de la salud para cumplir los ciclos, y esa situación tiene un impacto grande en el cuerpo: la privación puede provocar un aumento de hasta cinco kilos en tan solo un año. Los que descansan poco tienen un 30% más de posibilidades de sufrir obesidad en algún momento de su vida.

Te puede interesar...

Ocurre que, cuando disminuye el metabolismo, el organismo gasta menos y ahorra más energía; por ello, la grasa tiende a aumentar y se acumula en diferentes sectores. Al mismo tiempo, cuando las personas están cansadas, suelen abandonar dietas sanas e ingerir comidas de alto contenido calórico, ricas en azúcar.

Higiene del sueño

A su vez, los expertos señalan que hay modificaciones en los mecanismos de hambre y de saciedad, por lo que la desestabilización de los indicadores que son determinados como normales se vuelve moneda corriente. La influencia de dos tipos de hormonas, como la gerlina y la leptina, se ven drásticamente afectadas y eso también provoca repercusiones. Lógicamente, y cuando los individuos tienen menos energía, se mueven menos y la combinación de factores promueve el sedentarismo.

De esta manera, y para evitar el avance de diversas enfermedades con foco en el sector cardiovascular, los profesionales recomiendan una serie de pautas embebidas dentro de la llamada "higiene del sueño". Uno de los puntales fundamentales es el hecho de acostarse en horarios regulares; además, se pone énfasis en no tomar bebidas estimulantes tales como el café, los energizantes, mate, té y gaseosas. Por último, alejarse de las pantallas y las luces artificiales es clave para que el cerebro regule el ritmo circadiano y no lo confunda con el sol .

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario