LMNeuquen Mate

La higiene y el equipo propio, las claves del mate responsable y solidario

El coronavirus ha transformado la forma de "matear" en la argentina y ahora la infusión también tiene su protocolo. desde el instituto nacional de la yerba mate explican cómo tomar solos y aun así sentirnos conectados con los demás.

Carlos Coppoli entra a la oficina, deja el barbijo en el perchero y se lava las manos. La mañana es soleada y un frescor de otoño humedece el ambiente. “Está ideal para unos mates”, se dice. Así que procede a encender la hornalla y buscar su equipo matero. Toma la bombilla y la desinfecta con detergente y agua. Después, coloca tres cuartos de yerba en la calabaza y mezcla un poco de agua fría con la caliente para templarlo. Da el primer sorbo: apenas amargo, tibio. Da el segundo. Ya siente el placer de una infusión consolidada en el paladar. Ahora se asoma a la puerta y mira hacia las otras oficinas: están Marta, Ricardo y Ramón. Con el mate en la mano se asoma a saludarlos, pero no les convida. Una costumbre que le ha cambiado -a fuerza de repetírselo- el avance de la pandemia.

Carlos toma mate desde que su abuela se lo prep a r a b a dulce y con leche y se convirtió en cebador a los doce años. Casi cuarenta años repartiendo “la justicia del uno por uno”. Hoy -como uno de los representantes del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM)- subraya: “La dimensión del compartir el mate se ha transformado; hoy podemos decir que compartimos la responsabilidad de cuidarnos y de cuidar al otro”.

Te puede interesar...

Recomedaciones

Ante esta situación, desde la entidad armaron una guía de recomendaciones para “matear en tiempos de cuarentena” poniendo especial énfasis en una toma segura “cada cual con su mate propio”.

Como primera medida y de acuerdo a las sugerencias de especialistas, debemos higienizarnos las manos. “Después procedemos a lavar los utensilios de nuestro equipo: enjuagar bien el mate con agua y detergente al igual que la bombilla; es importante que lo hagamos con agua potable y raspemos bien los residuos sólidos que hayan quedado en los utensilios”, explica Carlos. Y agrega que otro de los puntos relevantes es “la sanitización del paquete que traemos del supermercado”. Para lo mismo, debemos pasarle un trapo con alcohol al 70% o con lavandina diluida en agua. Y para aquellos paquetes que no son impermeables, la solución estaría en verterlos en un yerbero u otro recipiente limpio que tengamos en casa.

El coronavirus está en la saliva, por eso no debemos compartir el mate

“Muchas veces la yerba viene en bolsas de arpillera o papel y como no podemos mojarlas con los sanitizantes, hay que volcarla en una lata o tarro ya higienizado que tengamos a mano y deshacernos del paquete original”, relata Coppoli, miembro del INYB desde 2011.

mate3.jpg

Desde que la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia, muchas de las costumbres que teníamos arraigadas debieron virar drásticamente. Tuvimos que aprender a contener el abrazo, el saludo afectivo, tenemos que aguantar las ganas de ver a nuestros amigos y familiares. Dejar “para más adelante” muchos de nuestros deseos y proyectos. Sin embargo, una mirada más optimista resignifica estos cambios en las prácticas.

Está presente cuando hacemos teletrabajo o cuando hablamos por videollamada

“Yo pienso que la ronda de mate no se cortó; para mí se agrandó, sólo que ahora compartimos responsabilidad y seguimos conectados a través del mate”, señala Carlos. E insiste, en que incluso para algunos grupos humanos, la ronda “trascendió los límites físicos a partir de la posibilidad de nuestras conectividades interactivas”. “El mate está presente cuando hacemos teletrabajo o cuando le hablamos a una amiga por videollamada”, concluye Coppoli.

mate5.jpg

Ciencia y futuro

“El coronavirus está en la saliva”, afirma Adrián Morales, médico infectólogo del Servicio de Infectología del Hospital Castro Rendón. “Con lo cual, no podemos compartir el mate porque podemos contraer el virus”, agrega. “De hecho, no hay que compartir n i n g ú n objeto o vía por el que medie la saliva”, recalca. Esto es un punto muy importante para echar claridad sobre una confusión que ronda por estos días y es el hecho de que las personas piensen que los virus y bacterias mueren a altas temperaturas y por ello “no habría problema en compartir líquidos calientes”. Aquí se hace la primera salvedad y la ciencia es terminante: “Lo que contagia es la saliva de la bombilla; el agua puede estar estéril, más o menos caliente, pero independientemente de eso, contraer el virus depende de intercambiar secreciones salivales o respiratorias”. Y otra salvedad es que “ingerir líquidos a más de 82ºC puede dañar las mucosas del tracto digestivo”, que necesitan estar sanas para defendernos de las amenazas.

El coronavirus está en la saliva, por eso no debemos compartir el mate

Morales comenta que esta situación “no va a ser eterna”. “Dependiendo de las soluciones que encontremos durará más o menos tiempo, pero la pandemia se va a terminar”, reafirma. Y con respecto al cambio de hábito en relación al mate y como tomador expresa: “Ahora es nuestra realidad, no hay que convidarse mate. Después veremos, no sabemos qué hábitos vamos a conservar o cuáles volveremos a modificar”.

Lo cierto es que al mate no hay una sola forma de prepararlo. O una yerba más rica que otra. O una dicotomía entre el dulce y el amargo. A lo largo del tiempo lo hemos comprobado: cuenco, calabaza, cuero, sintético, jarrito o silicona. Burrito, menta o cáscara de naranja. Hay tantas formas de disfrutarlo como cebadores existan. Lo único que hoy se vuelve ley es este marco especial, un contexto que nos obliga a ser responsables y consumir mate seguro. Abrazados a nuestro termo, esperando que termine la pandemia.

mate2.jpg

Consejos y otras yerbas

  • Lavarse las manos
  • Higienizar los utensilios del equipo: mate, bombilla, termo, recipiente yerbero o paquete de yerba
  • Poner el agua: debe estar entre los 75 y 82ºC para no dañar las mucosas del tracto digestivo.
  • Cebar tu propio mate.
  • Recordar que no convidar no es un acto de egoísmo: es un acto de responsabilidad y solidaridad. Lo mismo que no aceptar un mate de otro.
  • Volver a higienizarse las manos una vez concluida la práctica.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
100% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario