El clima en Neuquén

icon
Temp
74% Hum
La Mañana cueva

La historia de Ringo, el perro salchicha que quedó atrapado en una cueva de conejos

El perrito estuvo perdido durante cuatro días en Villa Pehuenia. La familia convocó a vecinos, y los bomberos voluntarios participaron del rescate.

Tras cuatro días de incertidumbre una familia de Villa Pehuenia pudo dar con Ringo, un perro salchicha que, salió de su casa tras un conejo y cayó en una cueva de la que no pudo salir. Numerosos vecinos se habían sumado a la desesperada búsqueda, y hasta los Bomberos Voluntarios participaron en las tareas de rescate.

Este sábado, la familia de Ringo, junto a un grupo de vecinos y bomberos Voluntarios, iniciaron un exhaustivo rastrillaje para dar con el perrito extraviado. Sospechaban que podría estar dentro de una cueva de conejos. Es por ello que, los equipos de rastreo se organizaron en dos posibles sectores.

Te puede interesar...

Una de las zonas señaladas era un lugar donde su dueña había confirmado que los perros solían centrarse y por “su intuición" creía que estaba allí. Es por ello que, con palas en mano, comenzaron a cavar sin saber a qué profundidad podría encontrarse el perro, si que estaba allí.

Luego de remover aproximadamente más de 1 metro de tierra y de despejar el área para individualizar las cuevas, ya que es habitual que los conejos caven estos espacios en forma de laberintos, un integrante del cuerpo de Bomberos pidió que se hiciera silencio para sentir si había algún animal.

Embed

El rescatista, alumbró cada una de las cavernas interconectadas, tratando de mirar con las cámaras del celular para ver si se notaba algún movimiento. Fue así que, en un sector sintió una vibración bajo la tierra y pidió que los asistentes hicieran nuevamente silencio para poder escarbar suavemente en dirección al sonido.

Tras algunos metros, el bombero logró ver algo “de color marroncito” moverse rápidamente, por lo que en un acto reflejo lo atrapó para que no se escapara y evitar que continuara introduciéndose más profundamente en la cueva.

“Está acá”, gritó el socorrista, y acto seguido puedo rescatar al animal. Final Feliz para la familia de Ringo que nunca perdió las esperanzas de encontrarlo y movilizó a sus vecinos para encontrarlo.

Embed

Según relataron, no es la primera vez que ocurría algo de estas características, ya que el perrito suele salir a jugar al patio de la casa y cuando ve un conejo, algo habitual en la zona, quiere perseguirlo para jugar. Sin embargo, jamás había entrado en una cueva con esas profundidades.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario