El clima en Neuquén

icon
Temp
74% Hum
La Mañana ruca che

La "horrible odisea" de hisoparse: "Estuve ocho horas con síntomas, sin agua y al rayo del sol"

La demanda de testeos creció exponencialmente tras las fiestas. Este martes, cientos de personas se acercaron al Ruca Che.

La odisea de hisoparse en la ciudad de Neuquén este martes duró al menos ocho horas con miles de vecinos que coparon el Ruca Che para confirmar su cuadro de COVID.Fue una verdadera locura”, aseguró Mariano de 49 años que llegó a las inmediaciones del estadio a las 7:45 y recién a las 16:15 logró hacerse el test.

Había ido a vacacionar a Monte Hermoso y al llegar a la capital presentó síntomas compatibles con coronavirus. Este martes, puso el despertador temprano para “terminar con la incertidumbre” y darle tranquilidad a su familia, pero “fue una tortura”.

Te puede interesar...

“Llegué casi en ayuno porque me desperté muy mal. Tenía dolor de cabeza, tos, dolor de cuerpo, estaba con poco ánimo, e igualmente fui al Ruca Ché para confirmar si era o no COVID”, comenzó Mariano.

Detectar Ruca Che (3).jpg
Largas filas para hisoparse y confirmar el COVID.

Largas filas para hisoparse y confirmar el COVID.

Según relató, minutos después de las 7:30 ya había 400 metros de cola hasta el ingreso. “Cuando llegué estaba en la calle Concordia, a 100 metros de Moritan. En todo ese trayecto había gente para hisoparse”, describió.

Las puertas se abrieron, pero recién a las 13 ingresó al patio del predio. “Y hasta ingresar estuve hasta las 16. El hisopado es rápido, entrás y chau. Lo que pasa es que cambiaron de guardia, muchos trabajadores de salud se fueron y no vinieron reemplazos”, relató.

Detectar Ruca Che (2).jpg
La

La "horrible odisea" de hisoparse. COVID.

Durante las ocho horas de espera, “nadie se acercó”. “Fui sin desayunar y nunca me imaginé estar sin un vaso de agua durante todo el día. Además, cuando salió el sol hacía un terrible calor y después empezó a soplar el viento. Yo no me sentía bien y tenía que seguir ahí a la intemperie”, dijo, al aclarar que “no se queja del mal tiempo, pero es una locura haber esperado tanto”.

Ves muchas injusticias, te das cuenta que hay poca gente atendiendo. Pero hay poca gente y es un destrato desde las autoridades a la gente y una desorganización que se ve desde el minuto uno”, aseguró.

Detectar Ruca Che (5).jpg
La

La "horrible odisea" de hisoparse.

El hombre relató que en medio de la espera “una persona se descompensó y comenzó a vomitar”. “Nadie venía y estuvo un rato así, hasta que un auxiliar se acercó a modificar el sentido de nuestra hilera de sentido, así no se cruzaban con los que se iban a vacunar, y lo vieron. Ahí recién lo pudieron atender”, contó.

Si bien Mariano entiende “la situación” y la cantidad de demanda, cree que no “se pueden manejar así”. “No había nadie coordinando nada, fue una horrible odisea. Y cuando me fui a las 16:30, la fila para ingresar seguía por Antártida hasta la calle Casilda. Imagínate. Hay gente que seguramente no llegó”, concluyó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario