“El norte neuquino está convulsionado por la creciente violencia hacia las mujeres. El doble femicidio en Las Ovejas dio cuenta de ello. En Andacollo, recordábamos que hace unos años, se inauguró una casa refugio que jamás se habilitó. Ese hecho muestra crudamente el papel el Estado”, dijo Jure.

Te puede interesar...

Agregó: “Gabriela Pérez en Andacollo y Unelén Vazquez en Chos Malal son parte activa de un movimiento de lucha y organización de las mujeres que crece y que este año con la lucha por el aborto legal hizo temblar la tierra”.

Giachello consideró que “el norte neuquino está azotado también por la desocupación y la falta de viviendas. Por un lado, la tibia reactivación de la mina de Andacollo no ha logrado absorber la masa de desocupados de la región. Y, por el otro, los gobiernos del MPN se han revelado como agentes de los intereses de los terratenientes, como los Pessino, dejando en una situación crítica a los crianceros y a las familias trabajadoras que necesitan de tierra y vivienda”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído