La mujer que vendía su riñón por Internet para saldar una deuda encontró trabajo

Ella recibió una propuesta laboral en Cipolletti al igual que su marido.

La solidaridad de los cipoleños otra vez se lleva todos los aplausos. Si no fuera por ellos, Ayelén Cervin continuaría sumida en la desesperación. Ella encontró la forma de llegar al corazón cuando ofreció por internet un riñón para pagar una deuda de 300 mil pesos que la desvelaba; y viralizó su reclamo. Pero no fue necesario llegar a tanto. En menos de 24 horas, el poder de la difusión y la generosidad de mucha gente cambiaron radicalmente el escenario.

Muchos se contactaron con ella y le ofrecieron algo de dinero para que pudiera saldar la deuda. Con lo que le donaron, pudo pagar la primera cuota de 25 mil pesos. "Muchísimas gracias a todos los que solidarizaron conmigo. Si no fuera por ellos, no lo hubiese logrado", sostuvo, en diálogo con LMCipolletti.

Te puede interesar...

Además, tuvo una entrevista laboral en Cipolletti, que la ilusiona mucho; y a su marido también lo llamaron para trabajar como chofer de un colectivo. "Todavía me quedan diez cuotas para pagarle a la inmobiliaria", dijo, pero si finalmente comienza a trabajar, tendrá modo de saldar la diferencia. "Hubo mucha solidaridad y lo agradecemos", reiteró.

"La desesperación te lleva a cualquier cosa; y yo no quise perjudicar a nadie. Por eso ofrecí mi riñón. Tampoco queríamos salir a pedir plata. Necesitábamos un trabajo, y gracias a la gente, hoy estamos más tranquilos", explicó Ayelén.

Mientras tanto, dijo que continuará vendiendo churros con dulce de leche al costado de la Ruta 65, frente a Stihmpra (Sindicato del Hielo).

Ella contrajo la deuda con la inmobiliaria, más otras facturas de gas y luz impagas, luego de haber fundido la panadería que había alquilado en Cipolletti, junto a su marido. Abrieron en marzo, pero ya en agosto tuvieron que bajar la persiana porque no les cerraban las cuentas.

Embed

Su dura historia se volvió viral en las redes

Ayelén Cervin es una vendedora ambulante de churros que está desesperada. Fundió su panadería hace algunos meses y no consigue trabajo. Tampoco su marido.

Al fundir, le quedó una deuda de 300 mil pesos, entre boletas de luz y gas impagas y la rescisión del contrato con la inmobiliaria. “Hoy no tengo otra opción que vender mi riñón porque con los churros y las medialunas es imposible llegar a pagar esa cantidad de dinero. Además, tengo dos garantes atrás mío y no quisiera que le toquen ni los recibos de sueldo”, había expresado en diálogo con LMCipolletti.

Embed

LEÉ MÁS

Una mujer ofrece su riñón por Internet para pagar una deuda de 300 mil pesos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído