La nafta bajará y los taxis no quieren cobrar menos

Una ordenanza ata el precio del servicio al valor del combustible.

Neuquén
La ley nacional que impondrá en la zona una baja aproximada del 22% de las naftas y del 12% en el gasoil abrió una polémica inesperada y es la modificación de la tarifa de taxis que el próximo primero de enero deberá ajustarse al litro de euro diésel vigente en el Automóvil Club Argentino, sede Neuquén.

De aplicarse la norma tal como lo dice la letra de su articulado, el valor de la ficha y la bajada de bandera deberían bajar en consonancia con el porcentaje de variación que se aplicará al gasoil. Así lo explicaron desde el Municipio, donde se confirmó que la comuna, como órgano de aplicación, deberá ajustarse a la ley que rige desde hace dos años y modifica la tarifa de taxi cada seis meses.

El panorama no es alentador para los propietarios ni para los peones. Ambos sectores plantearon una luz de alerta. Advirtieron que no están de acuerdo con la baja de la tarifa en un contexto económico donde todo tiende al aumento.

Pedidos
"Está muy bien que baje la nafta para todos los usuarios, pero eso no quita lo que nosotros buscamos, que es tener una tarifa como corresponde", dijo ayer el titular de la Asociación de Propietarios de Taxis, Darío Grassi.

Según informó, el miércoles presentaron una nota al presidente del Concejo Deliberante, David Schlereth, solicitando la modificación de la ordenanza.

La reciente sanción de una ley impondrá una baja aproximada del 22% del gasoil y del 12% para las naftas. El precio rige en la Patagonia.

"Hay que rediscutirla porque estamos muy atrasados. Queremos rever la normativa porque quedamos desfasados", expresó. Además, se quejó de que "nunca aplican la nueva tarifa cuando corresponde, siempre un mes después, con los valores del mes anterior".

Para el Sindicato de Peones de Taxis la situación no es muy diferente. También se oponen a una baja de la tarifa porque su sueldo va atado a la ganancia diaria dentro del vehículo.

"Estamos preocupados, porque de pasar esto, nuestros sueldos van a bajar y los precios del resto de las cosas suben", manifestó Eduardo Lira, secretario general del sindicato ante una consulta de este diario.

Señaló que después del ballotage del 22 de noviembre irán al Concejo Deliberante para reunirse con los concejales. "Ahora nadie nos escucha. Vamos a esperar las elecciones", afirmó en referencia a la campaña a la que se suman sectores del Deliberante.

CIFRA
12.591 es la ordenanza que rige el valor de la tarifa de los taxis.


Faculta al Ejecutivo Municipal a actualizar la tarifa el 2 de enero y el 2 julio de cada año, tomando el precio de venta al público de un litro de eurodiésel vigente en el Automóvil Club Argentino.

Grassi dijo que deberían tener en cuenta los valores del servicio en otros puntos del país. "Por ejemplo, la bajada de bandera en Buenos Aires es de $14,40 y acá, $12,50", aseguró. "Allá es más alta, y acá todos los insumos son más caros", contrapuso el referente de los taxistas.

"Pagamos insumos un 50% más caros que allá, sin tener en cuenta por ejemplo la limpieza del vehículo, que en esta ciudad con la tierra que tenemos, lo limpiamos por lo menos dos veces a la semana", afirmó.


FRASES
"Si bien va a bajar, nosotros no queremos esta baja, queremos rever la ordenanza para tener una tarifa equilibrada. Queremos que por lo menos se mantenga el precio".
Darío Grassi Titular de la Asociación de Propietarios de Taxis

"Si el valor del gasoil el 1 de enero es menor al que tenía el 1 de julio, tendrá que bajar, salvo que haya una modificación en la ordenanza, pero hoy por hoy la realidad es esta".
Fernando Palladino Subsecretario de Servicios Concesionados

"Hay que ver el aumento de tarifa, por más que baje el combustible nos fijamos en el precio de productos de las góndolas cuando vamos al supermercado, y todo sube".
Eduardo Lira Secretario general del Sindicato de Taxis

OPINIÓN
Polémica con final cantado

Pablo Truffa
Editor Información Neuquén

Saber cuánto costará viajar en taxi a partir de 2016 está, una vez más, en boca de todos. El interrogante se abre luego de conocerse la inminente baja del combustible en la región, situación que obligaría a quienes brindan el servicio ajustar los actuales valores al nuevo precio de la euro-diésel del ACA, como indica la ordenanza. Y como el litro sería más barato, lo lógico es que la bajada de bandera y la ficha sean más económicas. Pero la realidad marca que esa idea es casi imposible. De hecho, los propietarios ya abrieron el paraguas para que la lluvia no los sorprenda y piden que los concejales revean la norma vigente desde hace dos años. En tanto, los peones están preocupados por el futuro salarial y temen una reducción en sus ganancias. El debate está abierto y, aunque habrá varias negociaciones de acá a fin de año, el final parece cantado: la tarifa no subirá, pero tampoco mostrará una caída. ¿Por qué? Porque nadie quiere perder y porque todos buscan sacar tajada con la viveza criolla.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído