El clima en Neuquén

icon
Temp
85% Hum
La Mañana mujeres

La neuquina que construye cambios de look

Valeria Daposo es asesora de imagen y desde hace una década propone que más mujeres se animen a usar prendas distintas, sin importar la edad ni el cuerpo de cada una.

Desde hace más de una década, Valeria Daposo encabeza una cruzada para que las neuquinas vuelvan a enamorarse de sus cuerpos a través de la ropa. Como asesora de imagen, busca romper con el mito que fija algunas prendas como ideales sólo reservados para cuerpos perfectos y propone que más mujeres se animen a lucir con seguridad aquellos estilos que tanto les gustan. Sus casos de éxito demuestran, una y otra vez, que verse y sentirse bien es un sueño posible.

En 2010, Valeria se graduó de una tecnicatura superior en Imagen Personal y Corporativa. Si bien está capacitada para crear y promover espacios institucionales, siempre se inclinó por el trato personalizado con mujeres corrientes. “Hay gente que piensa que el asesoramiento de imagen es para celebrities o personas de la política, pero lo cierto es que mis clientas son mujeres comunes”, afirmó.

Te puede interesar...

¿Quiénes contratan los servicios de Valeria? El universo es amplísimo. Aunque algunos hombres requieren de su mano profesional, la mayoría de las clientas son mujeres. “Hay algunas que me llaman porque atravesaron una separación y quieren volver a salir a la vida; también mujeres que ascienden a cargos de jerarquía, en organismos o empresas, y quieren empezar a vestirse acorde a ese puesto; o personas que viven un proceso de cambio, quizás porque bajaron de peso, y ya no se sienten cómodas con lo que ven en el espejo”, aclara.

Para Valeria, las reglas del buen vestir son sólo un condimento que forma parte de su asesoría. “En este mundo hay una serie de reglas, en base a la colorimetría y la morfología de cada mujer, para recomendar prendas que sean más sentadoras”, dice y agrega: “Pero yo no me quedo sólo con eso; mi lema es ‘si te gusta, usalo’, y así demuestro que todas pueden verse bien animándose a usar algo que les gusta”, detalla.

look - nqn 3.jpg

Daposo se convirtió en formadora de otras mujeres que, como ella, quieren asesorar en moda y belleza.

Por eso, combina las reglas más estrictas del asesoramiento con un trato más personalizado. “La idea no es ser una gurú y decir ‘esto sí, esto no’ sino que cada mujer adapte estas reglas para destacar una parte de su cuerpo que les guste y usar un estilo con el que se sientan cómodas”, indica.

La emprendedora, de 45 años, afirma que las mujeres de Neuquén sienten empatía con ella porque no representa una belleza estereotipada e inalcanzable. “Muchas se sienten identificadas porque yo también soy baja, o tengo caderas”, dice. Pero, a pesar de las características que ella menciona, y que otros podrían enlistar como defectos, Valeria destila seguridad en cada movimiento. “Mi objetivo es mostrarles que, a mi edad y con mi cuerpo, me puedo vestir igual que cualquiera”, señala.

Con una sonrisa amplia y un aspecto saludable que se traduce en belleza, la mujer comparte su día a día a través de las redes sociales e invita a las neuquinas a salir juntas en una tarde de shopping virtual. “Salgo, me pruebo ropa y armo looks para mostrar cómo se pueden usar las prendas, y así animo a las chicas a que por lo menos se prueben eso que tanto les gusta”, explica.

Así, Valeria se convirtió en una especie de influencer local del buen vestir y recibe mensajes de sus seguidoras que le consultan acerca de sus tiendas favoritas, su estilo de entrenamiento o el nombre de su nutricionista. “Lo mejor es cuando me llegan mensajes de chicas que me vieron usando un pantalón, y se animaron ellas a probárselo y se lo compraron”, explica.

Imagen en construcción

Aunque en el asesoramiento de imagen existan reglas más estructuradas que prometen un aspecto más halagador a aquellos que las sigan, Valeria aclara que su trabajo con las clientas consta de un proceso que tiene también un componente de intimidad. En total, se dan una serie de 5 o 6 encuentros para encontrar el estilo ideal, sin necesidad de invertir un gran presupuesto en el camino.

Después de una entrevista inicial, la asesora comienza a descubrir los gustos y el momento vital que atraviesa cada clienta, y que la motivó a requerir sus servicios. Su trabajo tiene una gran dosis de contención, porque muchas usan este asesoramiento como un espacio para trabajar su seguridad y su autoestima.

“Hay personas que quizás trabajan estos temas con psicólogos o en terapias alternativas y, una vez que hacen el cambio interno, me llaman para que ese cambio también se vea hacia afuera”, dice la emprendedora, que se propone que más neuquinas se amiguen con la imagen que les devuelven los espejos.

Aunque durante el aislamiento más estricto prestó asesoramiento virtual, el trabajo de Valeria incluye una visita a la casa de las clientas, para repasar cada prenda del guardarropa. “Sacamos todo, se lo vuelven a probar y ahí identificamos qué les gusta, y qué quieren conservar”, explica.

look - nqn 1.jpg

Valeria asegura que las edades y los cuerpos no son limitaciones para vestirse como a cada una le gusta

Luego, ella selecciona una serie de locales y prendas para salir de compras junto a sus clientas. “Si bien las reglas me pueden decir qué tipo de prenda tiene que usar, es importante que ellas se lo prueben y que vean por ellas mismas cómo les queda puesto”, aclara.

En todos esos encuentros, entre ella y sus clientas se teje un vínculo fuerte que busca cimentar aún más el amor propio. Valeria se opone a las búsquedas de asesoramiento que apuntan a conseguir la aprobación externa. “Porque me quiero, me cuido”, asegura. Por eso, no recomienda la buena alimentación y el ejercicio para encajar en un talle determinado. “Hay que alimentarse bien y ejercitarse para estar saludables, por nosotras mismas”, aclara.

En contextos como el actual, donde las redes sociales imponen la supremacía de la imagen, la asesora explica que es importante aprender a estar bien con uno mismo y animarse a salir de la zona de confort para sentirse aún más atractivas. Por eso, anima a sus clientas a probarse esas prendas que les encantan pero que consideran reservadas para mujeres más jóvenes, más altas o más bonitas.

“Yo soy una persona común; por eso, cuando me dicen que no usan una prenda porque se sienten gorditas, yo las entiendo porque yo también estuve en ese lugar”, asevera. Así, logra ofrecer la contención suficiente para que las mujeres investiguen, prueben y den un paso más hacia allá. Para enamorarse otra vez de la imagen que les devuelve el espejo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

6.7039106145251% Me interesa
78.212290502793% Me gusta
3.9106145251397% Me da igual
7.2625698324022% Me aburre
3.9106145251397% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario