La operación con imanes ya se hizo en Barcelona

La técnica quirúrgica que creó un argentino es menos invasiva.

España. El Hospital Vall d’Hebron de la ciudad española de Barcelona, a través de su equipo de cirugía pediátrica, implementó una nueva técnica con imanes en las operaciones digestivas, toráxicas, urológicas, oncológicas y para la colecistectomía (extracción de la vesícula a través del ombligo sin la necesidad de otros cortes de bisturí). De este modo, tratándose de un sistema que facilita el movimiento de las vísceras, se logra que estas intervenciones sean menos invasivas y agresivas para los chicos que una operación tradicional: se puede utilizar en un gran número de cirugías sin dejar cicatrices visibles.

Se trata de un invento argentino del doctor Guillermo Domínguez, presidente de la Fundación Hospitalaria, quien hace dos años utilizó esta técnica que “no deja huella” junto a sus colegas catalanes del Hospital Vall d’Hebron.

Te puede interesar...

Según Carles Ginés, jefe de Cirugía Digestiva y Toráxica Pediátrica de dicho hospital de Barcelona, las operaciones fueron “siempre con éxito y sin complicaciones quirúrgicas”. Consisten en la introducción de unos pequeños imanes con pinzas que permiten tomar y mover las vísceras con la ayuda de otro imán que se ubica en el exterior del cuerpo, fijado a la mesa de operaciones, y que se puede mover en cualquier dirección. A través de un puerto quirúrgico de 10 milímetros se introduce el instrumental. De esta manera, no hacen falta tantos cortes y, como se logra una mayor exposición de los tejidos que se van a intervenir, se precisan menos herramientas quirúrgicas. “Cuando exponés mejor los tejidos, como permiten hacer los imanes, la ejecución de la cirugía es más exacta y, por lo tanto, más segura para el paciente”, argumenta Ginés en declaraciones publicadas por el diario El Mundo.

cirugia

La tracción de las vísceras es una maniobra habitual en cualquier tipo de cirugía. Y hacerlo sin imanes, como se hacía originalmente, necesita de más uso de instrumental quirúrgico. En cambio, al reducir las incisiones y el uso de herramientas, se minimiza el dolor posoperatorio. Además, para el equipo quirúrgico también es una ayuda, ya que el imán no necesita de una segunda o tercera persona para manejarlo, se mejora la ergonomía (el imán se desplaza en cualquier dirección desde afuera) y el espacio quirúrgico está más libre de instrumentos.

El sistema es de Guillermo Domínguez, nacido en la localidad bonaerense de Coronel Pringles.

En España piensan en ponerle su sello al invento

Dados los buenos resultados obtenidos con este sistema, el equipo del Vall d’Hebron está trabajando para rebajar aún más las dimensiones de los imanes (ahora son de 10 milímetros) y en la adaptación de otros instrumentos. El objetivo es lograr cirugías menos invasivas y obtener un mejor resultado desde el punto de vista estético. “Estamos dispuestos a desarrollar esta técnica al máximo. Las posibilidades que se abren con esta tecnología son inmensas”, dijo el cirujano pediátrico Carlés Ginés, quien afirmó estar “convencido de que, en unos años, la introducción de imanes dentro del cuerpo será una práctica quirúrgica habitual en todos los hospitales”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído