El clima en Neuquén

icon
Temp
79% Hum
La Mañana alimentación

La "pancita" habla: el contorno de tu cintura puede predecir riesgos en la salud

Fabiana Echevarría, presidenta de la Asociación de Nutricionistas de Neuquén explica todo lo que tenés que tener en cuenta y brinda tips para mejorar la alimentación.

No es una cuestión estética, de extrema belleza o de ganas de “estar a la moda”. Cuidar nuestro cuerpo, pensar en nuestra salud y “detenernos a observar cómo estamos comiendo” debe ser un hábito en cualquier estación del año. Un hábito saludable. Por eso, recomiendan ante la llegada del “calorcito” y las populares y “polémicas” dietas de verano… ¡abrir los ojos!

Y tener en cuenta dos aspectos fundamentales: “Nada de seguir dietas de moda, ni consejos de influencers”, advierte Fabiana Echevarría (MP 35), Nutricionista del Hospital Ramon Carrillo de San Martin de los Andes y presidente de la Asociación Civil de Nutricionistas de Neuquén.

Te puede interesar...

“La indicación de un plan de alimentación es tan individual como cada persona y se debe adaptar a cada persona” porque “es fundamental comprender que la alimentación sostiene al cuerpo”, dijo la especialista y pidoó tener en cuenta lo que el propio cuerpo “cuenta”.

"Se ha observado que cuando predomina la localización del tejido adiposo en la zona abdominal, está aumentado el riesgo de asociación con enfermedades cardiovasculares, del aparato circulatorio, diabetes, infiltración de grasa en el hígado", añadió.

Echevarría explicó que “los profesionales tomamos las medidas de cintura y cadera ya que constituyen un indicador predictor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, siendo importante recordar que cuanto mayor sea el valor, mayor será el riesgo”.

“Como profesionales nutricionistas, el Estado Nacional nos habilita solamente a nosotros a trabajar los planes de alimentación”.

- Se viene el cambio de estación, la gente comienza a cuidarse más. ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de introducir cambios?

Es muy habitual que, con la llegada de la primavera, se renueve el interés por el cuerpo, por estar en buen estado y está muy bueno que haya motivación para cuidarse y sentirse mejor. Entre esos cambios suelen estar la alimentación y la actividad física. Pero seguimos insistiendo que este pensar en nuestro cuerpo y en nuestra salud debemos realizarlo siempre y no solo cuando, por cuestiones climáticas, el cuerpo se expone más. La alimentación saludable debe acompañarnos siempre.

Con respecto a la alimentación, el paso inicial es detenernos a observar cómo estamos comiendo. El nutricionista es el profesional que nos puede acompañar en hacer un “diagnóstico de situación” y para identificar cuáles son los puntos débiles, cómo podemos encaminarnos en hábitos más saludables, establecer un plan de acción, con metas realistas y alcanzables. Luego de este diagnóstico de situación construimos juntos, con las personas que nos consultan, las propuestas de plan de alimentación, siempre considerando los saberes alimentarios y gastronómicos de éstos y nuestros conocimientos científicos. Así ciencia y cultura se unen para mantener y/o mejorar nuestra salud.

También la actividad física es otro hábito que contribuye a mejorar la salud y es importante buscar una actividad que no demande demasiada exigencia al cuerpo y a la vez, que vaya generando cambios positivos en nuestra capacidad aeróbica, el desarrollo muscular. Y para esto, también lo ideal es asesorarse con un profesor o instructor de actividad física.

- En las redes sociales circulan muchas dietas “prometedoras”, consejos, ¿cuáles son los riesgos?

Es fundamental comprender que la alimentación sostiene al cuerpo, nos brinda el material y la energía para el correcto funcionamiento y es muy frecuente ver personas con insuficiente formación, dando consejos o contando su experiencia.

La indicación de un plan de alimentación es tan individual como cada persona y se debe adaptar a cada persona. Lo que es bueno para uno, puede no serlo para otro, por muchos motivos.

En la ciencia de la Nutrición, nos regimos por cuatro leyes: de la cantidad, calidad, armonía y adecuación. De esas cuatro leyes, la única que siempre se debe cumplir es la de la adecuación, la adecuación a cada persona. Por lo tanto, las dietas de moda no sirven, no son adecuadas. Lo ideal es ir haciendo modificaciones saludables, adecuadas a las necesidades, gustos y preferencias, posibilidades económicas, accesibilidad estacional, geográfica, a la cultura y costumbres de cada persona. Y hay que hacer cambios conscientes, perdurables y sostenibles en el tiempo, para conseguir un mejor estado de salud y poder sostenerlo.

Hay que tener en cuenta que el sobrepeso y la obesidad, suelen convivir con otras enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol alto, la infiltración de grasa en el hígado y todas estas patologías requieren de adaptaciones específicas de la alimentación como parte del tratamiento. Estas enfermedades, el sobrepeso y la obesidad, son la otra pandemia que estamos atravesando como sociedad desde hace varias décadas.

Por eso no se aconseja hacer una dieta de revista o seguir los consejos de influencers o de personas que no tienen la formación profesional en un aspecto tan esencial para la salud como la alimentación.

- ¿Se pueden advertir problemas o riesgos en base a la estructura física de una persona?

Con respecto a la forma del cuerpo, la localización del tejido adiposo, se ha observado que cuando predomina la localización en la zona abdominal, está aumentado el riesgo de asociación con enfermedades cardiovasculares, del aparato circulatorio, diabetes, infiltración de grasa en el hígado.

Los profesionales tomamos las medidas de cintura y cadera ya que constituyen un indicador predictor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, siendo importante recordar que cuanto mayor sea el valor, mayor será el riesgo. En estos casos, se aconseja realizar una consulta médica para verificar si ya existen problemas de salud y consultar a un nutricionista para iniciar un plan alimenticio que permita la pérdida de peso y la reducción del riesgo de enfermedades.

Publicidades engañosas y pandemia de malnutrición

- ¿Qué recomendaciones darías a aquellas personas que quieren comenzar a cuidarse, mejorar su alimentación?

Es importante plantear un plan de acción, progresivo, enfocado en mejorar la calidad de la alimentación, como forma de vida y siempre considerando que la sociedad tiene saberes gastronómicos saludables y que actualmente han sido atravesados por la oferta y venta de una suma de productos ultraprocesados y publicidades y comunicaciones engañosas que han provocado esta pandemia de obesidad y malnutrición.

comida-saludable.jpg
La alimentación es el pilar de Salud.

La alimentación es el pilar de Salud.

Tips para tener en cuenta y cuidar la salud:

  • Cocinar casero, con alimentos mínimamente procesados. Rescatar nuestros saberes gastronómicos, aquellas recetas de nuestras familias que se van transmitiendo de generación en generación.
  • Al rescatar esas comidas verdaderas veremos que nuestro mensaje de: Incorporar más variedad de verduras y hortalizas, en diferentes formas de preparación, se incorporan en cada momento que nos sentamos a compartir la comida.
  • Las frutas frescas y frutas secas son alimentos que hemos dejado de comer y que debemos sumarlos en nuestras compras y en nuestros postres o como opciones en otros momentos del día.
  • Incorporar más comidas con legumbres: desde los tradicionales guisos hasta las ricas ensaladas.
  • ¡¡Elegir alimentos con cáscara, no con envoltorios!!
  • Incorporar agua como bebida segura y saludable! Descartemos jugos y gaseosas.
  • Variar los tipos de carnes que elegimos, carne de vaca, de pollo, de pescado, de cerdo, de cordero, de nuestro chivo patagónico en diferentes preparaciones. Particularmente rescatemos aquellos ricos platos con pescado: las tartas, las empanadas, las paellas o guisos con pescado. Es una carne que tenemos que consumir más porque la ciencia ha descubierto que sus particularidades son muy beneficiosas para la salud. Recordemos que estos alimentos, las diferentes carnes, son necesarios en pequeñas cantidades y con solo incorporarlas en un plato de comida al día sería suficiente.
  • Cuando hacemos las compras, ir primero a la verdulería. Elegir frutas y verduras de estación, siempre recordemos comprar alimentos que están en nuestras recetas de familia. Podrán observar que en estas recetas se encuentran pocos alimentos industrializados.
  • Si tenemos lugar en casa, hacer huerta, aunque sea en un espacio reducido, es una excelente opción tener la disponibilidad de verduras y condimentos naturales al alcance de la mano
  • Moverse más: caminar, bailar, elegir la bici como medio de transporte.
  • Disfrutar de cocinar, de compartir las comidas en familias.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario