LMNeuquen productos

La pandemia no frenó el sueño de una emprendedora de Huinganco

La cuarentena le dio tiempo para terminar de construir su almacén y pensar qué tipo de local quería tener. El virus le paralizó el sueño, pero no se lo frustró.

Vanesa Marqués, tiene 35 años, es una de los mil habitantes de Huinganco y repite “oportunidad” cada vez que habla del almacén que inauguró el martes pasado en plena pandemia. “La idea era abrir por primera vez el lunes, pero el caso positivo en esta localidad me frenó 24 horas el sueño que vengo teniendo hace tiempo”, describió.

Esta madre de dos hijas aseguró que el coronavirus le dio la posibilidad de terminar de construir su local. Con los días de encierro, logró contactar a los proveedores y tener lista el Almacén del Norte mucho antes de que su rutina precuarentena se lo permitiera.

Te puede interesar...

“Es más, esta situación me obligó a estar en casa y me hizo bajar las revoluciones y pensar qué tipo de local quería tener y se me fueron ocurriendo ideas para incentivar la producción local, cómo también darle un espacio a las mujeres emprendedoras”, aseguró Vanesa y describió que “Huinganco es un destino emergente del turismo”.

Mercaderia-Productos-Huinganco-03.png

Con el caso positivo, se abrió igual

Vanesa trabaja en la hostería de la localidad y el coronavirus frenó el final de la temporada. Tras el encierro en su casa, con sus dos hijas y su marido, se dispuso adelantar el deseo de este proyecto personal que lo pensó e ideó durante varios años.

Una vez que el lugar físico estuvo finalizado, sacó las habilitaciones pertinentes. “Lo que pensé que iba a ser lo más rápido, que era los permisos y comprar la mercadería, fue lo que más tardé”, explicó.

Al tener todo listo, los productos acomodados, los anuncios hechos y los permisos colgados, la fecha para empezar a recibir clientes estaba dispuesta para el lunes 24 de agosto. Pero, al momento de abrir la puerta, la localidad se frenó. "Fue como volver al 20 de marzo", aseguró Vanesa tras el caso positivo en su localidad que hizo que aquel "debut soñado" se paralizara.

Los Esperamos!! Desde las 09:00 hs... - almacen_del_norte | Facebook

Los Esperamos!! Desde las 09:00 hs hasta las 20:00hs

Posted by almacen_del_norte on Monday, August 24, 2020

"Ahí pensé, bueno si no lo abro ahora, siempre va a haber una excusa", explicó y la fecha de apertura la pateó 24 horas. "Al ser un comercio esencial, no me dijeron que no lo podía hacer y el martes 25 ya estaba recibiendo los primeros clientes", contó.

El tiempo que generó la cuarentena

"La pandemia me dio tiempo de pensar", reiteró Vanesa y contó que el encierro le hizo interpelarse acerca de qué tipo de local quería. Vio la necesidad de la gente y quiso que su comercio tuviera artículos regionales. "En vez de comprar una mermelada Arcor para vender, prefiero hablar con algún productor de la zona, que tenga todos los permisos y así motivar y dar oportunidad a quienes hacen estos productos que hasta son mejores que los industriales", explicó.

Antes de definir qué mercadería deseaba poner en sus góndolas, Vanesa pensó en el logo. Con el nombre ya dispuesto, ella misma se convirtió en la primera clienta de otra joven diseñadora gráfica que por la pandemia tuvo que volver a la localidad: "Yo le dije lo que quería y ella aplicó su arte y quedó hermoso", calificó y describió que ambas se alegraron por lo que habían hecho. "Las dos estamos arrancando y fue una felicidad mutua, de acompañamiento, no sé como definirlo", aclaró.

Además, sin completar "la semana de vida", el local ya tiene un espacio destinado a las mujeres emprendedoras. "Invité a mujeres de la feria o de la localidad en sí, a que nos organicemos y que una vez por semana puedan traer sus productos caseros para vender acá", explicó y se alegró, tras asegurar que todos los días "seguramente hay algún pastelito u otra mercadería casera para vender". "Ganamos todas acá", afirmó.

Mercaderia-Productos-Huinganco-01.png

Vecino del virus y contacto con los proveedores

"Tenemos que vivir en esta normalidad porque le queda mucho tiempo al coronavirus aún", analizó Vanesa y aseveró que si toma los recaudos "no hay que tener miedo".

Entre las distintas versiones sobre cómo llegó el virus al norte neuquino, el caso confirmado en el reporte matutino de Salud de Neuquén del lunes pasado en Huinganco corresponde a una familia que estaba haciendo cuarentena. Al parecer, había vuelto del conglomerado capitalino, presentó síntomas y dio positivo al test. "Pero no hay de qué preocuparse porque fueron muy respetuosos y cumplieron todas las medidas. No se juntaron con nadie y ya tenían su propia mercadería", explicó.

Lo que "tal vez preocupa a la localidad" es lo que está pasando en Las Ovejas. A solo 50 kilómetros, comparten algunos de los proveedores y ante la teoría de que uno de los camioneros llevó el virus, Vanesa contó: "Acá ese vendedor no entró. Esta confirmado que no estuvo ni si quiera en el retén".

Mercaderia-Productos-Huinganco-02.png

Más allá de este caso puntual, ella está convencida que con los protocolos sanitarios es "imposible contagiarse". "Mirá, acá te dejan la mercadería fuera de la ciudad en donde tenés que ir a buscarla. Te la bajan, la desinfectan y el único contacto que tenés con esa persona es entregarle el dinero que, si lo hacés con barbijo, manteniendo la distancia y lavándote las manos después, no puede llegar el virus", explicó y contó que con las empresas de lácteos cambia la forma de entrega: "Cuando traen mercadería que necesita frío, los efectivos (policiales) locales escoltan los camiones a la puerta del local y se hace el mismo procedimiento".

Herramientas nuevas en el mercado local

La localidad es pequeña y "no hay delivery". "Es más, es un servicio que nunca me imaginé tener, pero lo tuve que empezar a hacer porque hay muchas familias que les da miedo salir de su casa", describió. Ella toma pedidos por teléfono y al cierre de la jornada sale a repartirlos.

También tomó la iniciativa de pedirle a una vecina que la haga productos sin TACC para poder vender variedad, pero "por sobre todo para poder venderles también a los celíacos".

Mercaderia-Productos-Huinganco-04.png

"Lo siento como un deber moral, de ver la situación de mi localidad e intentar ayudar a todos como puedo. No me cuesta nada salir a repartir productos a las casas de quienes no se puedan acercar, o dejarle un lugar a los mujeres para vender sus productos que su economía se vio un poco debilitada", se sinceró.

Con la vuelta a la fase de aislamiento, "la gente de la localidad está muy susceptible", ya que muchos de los que viven de changas "no le está entrando un peso". "Busco siempre la oferta del proveedor e intento ser empática en algunos casos con el precio, a pesar de que recién abro".

Vanesa siente que hace realidad el sueño que gestó y que aún le falta dejar de trabajar en la hostería y abocarse a pleno a lo suyo: el Almacén del Norte. "Vamos a ver cómo sigue y me encantaría vivir solamente de esto", agregó y concluyó con una invitación a todos los que vivan fuera de la localidad: "Si vienen al hermoso norte neuquino, este Almacén los estará esperando con todos los productos caseros y regionales".

Mercaderia Productos Huinganco 06.jpeg

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.5641025641026% Me interesa
92.307692307692% Me gusta
0% Me da igual
3.8461538461538% Me aburre
1.2820512820513% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario