El clima en Neuquén

icon
15° Temp
70% Hum
La Mañana pandemia

La pandemia no frustró su sueño de ser piloto privado

ara lograr la licencia, los aspirantes deben acumular 40 horas de vuelo, el primer escalafón de la carrera.

En el transitar de la vida de cualquier persona, los sueños son solo sueños hasta que en un momento determinado se hacen realidad. Más allá del resultado, lo que también importa es la fuerza, el empeño y la dedicación que se ponen en juego para lograr ese objetivo. Justamente, es esto lo que sobresale y logra distinción al conocer la historia del vecino zapalino Darío Pedrero. Esa historia la cuenta con mucha admiración y respeto su amigo Roberto Moreno, quien a su vez ocupa la dirección del aeropuerto de Zapala.

"El martes tuve un vuelo de instrucción del Aeroclub Neuquén con su respectivo instructor y su alumno de la ciudad de Zapala, quien no bajó los brazos ante esta pandemia y siguió apostando a su sueño: ser piloto privado", contó Moreno, y agregó: "Antes de la cuarentena del COVID-19, Darío se encontraba realizando el curso, pero todo se paralizó y sus horas de vuelo prácticamente se perdieron por la imposibilidad de realizar vuelos ya que todo estaba suspendido".

Te puede interesar...

La historia de Darío Pedrero es muy particular al igual que la de muchos zapalinos que en 2019 empezaron con el curso de pilotos. Para lograr la licencia, los aspirantes deben acumular 40 horas de vuelo, el primer escalafón de la carrera.

"Entre 2019 y 2020 estaban haciendo horas de vuelo entre otros Darío Pedrero y su compañero Alarcón. Ellos apostaron a un sueño que era poder volar, pero ese sueño se vio truncado a raíz de la pandemia", señaló Moreno. El director del aeropuerto zapalino contó además: "Hay que tener en cuenta que las horas de vuelo tienen un costo económico muy elevado. El requisito es juntar 40 horas de vuelo, pero no necesariamente se tienen que hacer en un par de días o semanas sino que hay un período de gracia de dos años para acumular la cantidad de horas de vuelo requeridas. Tras cumplirse ese lapso, si no se alcanzó a cumplir con las horas pautadas, todo lo que se hizo hasta ese momento queda sin efecto y todo vuelvo a cero".

Fue eso lo que les pasó a Pedrero y a su compañero, que comenzaron el curso en Neuquén y todo quedó suspendido ya que los únicos vuelos permitidos en esos momentos eran los sanitarios.

A partir de esa situación, Pedrero arrancó su sueño desde cero. "Él se está reinventando y ya está a esta altura casi en la mitad del curso, y afortunadamente tuvo su primer aterrizaje y despegue en nuestro aeropuerto. Fue muy emotivo poder recibirlo", señaló con satisfacción Moreno.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

3.8961038961039% Me interesa
75.324675324675% Me gusta
3.8961038961039% Me da igual
14.285714285714% Me aburre
2.5974025974026% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario