El clima en Neuquén

icon
28° Temp
21% Hum
La Mañana autos antiguos

La pasión de Mariano Mansilla por los autos antiguos

El diputado provincial del Frente de Todos sumó a su colección una verdadera joya, un Ford "A" de 1931.

“Pintoresco y romántico”, así define Mariano Mansilla, diputado provincial por el Frente de Todos, a la nueva joyita que hace pocos días incorporó a su colección de autos antiguos. Cuando se enteró por las redes sociales que se vendía un Ford “A” de 1931, Mansilla no quiso perderse la oportunidad de “ese auto que siempre me ilusioné en tener”.

Sabía que era una verdadera joya porque fue refaccionado pacientemente durante largos años por las manos de José Heriberto “Pepe” Dómina, un reconocido restaurador de coches de Olavarría, provincia de Buenos Aires. “Este hombre, que murió el año pasado a los 93 años, había preparado varios de estos autos, incluso lo usaba para trasladar novias en casamientos y fiestas de 15”, contó Mansilla a LMNeuquén mientras permite que unos vecinos se saquen una foto junto al vehículo.

Te puede interesar...

El abogado y legislador, quien aclaró que sabe lo más básico en cuestiones de mecánica de autos, se mostró sorprendido “por el tremendo esfuerzo que le puso Dómina para conseguir las piezas originales” con que cuenta este vehículo que empezó a fabricarse en 1927.

SFP_Mariano Mansilla y sus autos antiguos (10).JPG

El vehículo, que ahora luce majestuoso en la entrada de su casa, lo había heredado hace unos diez años José Luis Dómina, nieto de “Pepe”. Hace unas semanas atrás, José Luis contó a este diario que lo había puesto en venta por un proyecto personal. “Tiene un valor sentimental pero lamentablemente me tengo que deshacer del auto, sino no lo vendería”, expresó en aquel momento.

A la hora de explicar su pasión por los autos antiguos, Mansilla respondió que “está relacionado con la idea de rescatar nuestra historia”. Recordó que “entre las familias más humildes que vivían en el Bajo, como la nuestra, del otro lado de la tranquera de los ingleses cuando aparecieron los primeros Ford ‘T’ o Ford ‘A’ se contaban historias de quién lo había manejado”. “En esos años en que se andaba a caballo y en carros tener un Ford ‘A’ era como tener ahora un avión”, agregó.

“Poner a rodar un auto antiguo es rescatar nuestra historia, recordar de dónde venimos, saber que la historia no empieza con nosotros y seguramente tampoco termina con nosotros”, comentó Mansilla.

Mansilla citó una tira de Mafalda, cuya familia tenía un Citroen 2CV -símbolo de la clase media argentina que inmortalizó Quino-, “que dice ‘son autos en los que todavía las personas siguen siendo más importantes’”.

Contó que su pasión por los autos antiguos comenzó hace algunos años cuando consiguió una camioneta Dodge 1950, que utilizó para sus campañas políticas; luego una estanciera, un Volkswagen Escarabajo de los años ‘60 y una furgoneta VW de 1980, cuya carrocería pintó de amarillo con dibujos de mariposas, flores y pajaritos, que la reacondicionó como oficina para recorrer distintos puntos de la provincia.

SFP_Mariano Mansilla y sus autos antiguos (19).JPG
El

El "Escarabajo" de los años '60, otro de los autos antiguos del diputado neuquino.

“Poner a rodar un auto antiguo es rescatar nuestra historia, recordar siempre de dónde venimos, recordar que la historia no empieza con nosotros y seguramente tampoco termina”, reflexionó Mansilla quien se muestra feliz saliendo a las calles de la ciudad con su nueva joya.

No sale de su asombro por las “cositas” que tiene su Ford “A”, “por ejemplo el sistema original de frenos con varillas”.

Luego de haber participado en enero pasado en la última edición de la Regata del Limay, actividad que practica desde chico, se sonríe cuando comenta: “quién te dice que en un tiempo me animó y me sumo a la carrera de las Mil Millas”, uno de los eventos más esperados por los amantes de los autos clásicos y sport cuyos participantes recorren las ciudades de Villa La Angostura, San Martín de los Andes, Junín de los Andes y El Bolsón.

Mariano Mansilla Autos Antiguos

El pibe que se subía a la estanciera de Don Jaime

Acaso la pasión de Mariano Mansilla por los autos antiguos comenzó de muy chico cuando se subía a la estanciera de Jaime de Nevares que manejaba el propio obispo de Neuquén.

En aquella estanciera que el obispo utilizaba ya sea para cargarla de alimentos para los obreros que reclamaban sus derechos en la huelga del Chocón o para recorrer los recónditos pueblos de la provincia, visitar a las comunidades mapuches y “estar donde hubiera un ser humano que sufría”, como dijera el cura Rubén Capitanio, se subía Mariano junto a otros jóvenes a los cuales el obispo los entusiasmaba para que participen activamente en la vida social de aquellos años.

“Creo que a la estanciera de Don Jaime fue al primer coche que me subí. Creo que era a mediados de los ‘70. Era pibe y esa estanciera me parecía un Mercedes Benz. Además Don Jaime se lo prestaba a quien la necesitara, era el auto del pueblo”, recordó con emoción el diputado neuquino.

Mencionó que sus padres tuvieron a lo largo de los años varios autos, "un Citroen 2CV, un Fiat 125 y una Citroneta", detalló. “Soy de relacionar mucho a los vehículos con mi familia porque en las difíciles épocas de la dictadura militar teníamos que salir disparando”, expresó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

1.6574585635359% Me interesa
13.443830570902% Me gusta
2.9465930018416% Me da igual
3.683241252302% Me aburre
78.268876611418% Me indigna

Noticias relacionadas