La protesta por un médico

La primera gran protesta popular que se hizo en Neuquén no tuvo su origen en cuestiones salariales o en reclamo de trabajo, algo tan común en estos días.

Fue una movilización espontánea que tuvo lugar en 1910 para salir en defensa de un pintoresco extranjero que trabajaba como médico en la denominada “Asistencia Pública”.

El personaje en cuestión se llamaba Julio Pelagatti. Había nacido en Italia en 1867 y recién recibido se vino a la Argentina en busca de un futuro mejor, como lo hicieron miles de inmigrantes.

Autorizado por el gobierno para trabajar sin reválida profesional, Pelagatti fue destinado a atender enfermos en distintas provincias, hasta que finalmente fue requerido como médico de la gobernación de Neuquén en 1903. El doctor Augusto Ciruzzi, en su libro Los médicos de Colonia Lucinda, recuerda que este profesional tenía un profundo espíritu solidario y que era muy sensible con las personas pobres que habitaban por entonces en aquel territorio.

El problema se originó en 1910 cuando un médico argentino vino a radicarse a Neuquén, por lo que el gobierno nacional –tal como determinaban las leyes de entonces- decidió limitarle la autorización precaria que tenía para habilitar únicamente al otro recién llegado.

Enterados los neuquinos, inmediatamente salieron a la calle a protestar. Fueron movilizaciones ruidosas y reiteradas que finalmente llegaron a oídos de las autoridades nacionales quienes, frente a esa presión, le devolvieron el permiso al italiano.

Se estima que fue la primera protesta masiva que se realizó en Neuquén y que no tuvo otro origen que el de defender a un médico gringo que no era argentino, pero que en pocos años se ganó el cariño de todo el pueblo.

En homenaje a ese médico solidario y sensible, una calle de la ciudad lleva el nombre de Julio Pelagatti.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído