El clima en Neuquén

icon
14° Temp
46% Hum
La Mañana Conflicto

La toma mapuche pone en alerta a crianceros de Añelo

Los dueños de dos campos en Tratayen reclaman ayuda al Gobierno.

Adriano Calalesina

adrianoc@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén.- A unos 20 kilómetros de Añelo está el paraje Tratayen, un lugar donde sobresalen algunos peñascos en un paisaje de otro planeta. En este sitio, que tiene una larga historia de conquistas y refriegas a finales del siglo XIX, se desató una lucha sin cuartel entre chacareros, crianceros, algunos empresarios y personas que hoy se referencian con comunidades originarias.

En los hechos, hace más de un mes que las familias Paredes y Galván no pueden entrar a sus campos por una ocupación de quienes se autodenominan Lof Fvta Xayen, una nueva agrupación mapuche que busca ser reconocida como originaria y habitantes de esas tierras desde antes del siglo XX.

La familia del fallecido Juan Paredes tiene unas 20 hectáreas para pastoreo y pretendía poner alfalfa, como lo hicieron algunos empresarios que con tierras en la zona. En el caso de Galván, es más complejo. Tiene un campo de mil hectáreas, de las que unas 80 están cultivadas con peras y manzanas.

Hoy la familia no puede entrar a su chacra y hay una cuestión judicial pendiente, que choca derechos ancestrales previstos en el Artículo 53 de la Constitución Provincial con una escritura de derecho real de la tierra que tienen sus dueños.

En el medio, hubo un fallido desalojo con Gendarmería Nacional y sospechas de filtración de información judicial para que fracasara la medida que pidió el Ministerio Público Fiscal de Neuquén. Además, hay una pelea eterna por la servidumbre que paga YPF.

“Ellos delegan derechos ancestrales sobre la tierra. Y lo que quedamos con mi papá es llevar esto a la Justicia, si tienen o no derechos ancestrales. Veremos cómo termina todo esto”, se lamenta Fernando Galván, hijo del dueño del campo, que hoy tiene el cartel con la leyenda Fvta Xayen en la tranquera.

La situación ya alertó a los demás productores y crianceros de la zona que, dicen, tienen temor de que el conflicto se extienda a otros campos de pastoreo y sembradío.

En definitiva, el conflicto es político y si bien hubo una propuesta del intendente de Añelo, Darío Díaz, de otorgar 2500 hectáreas fiscales (parte del Lote 18) a esta nueva comunidad que florece en la región, los campos aún están ocupados por quienes se autodeterminaron como los dueños originarios.

Todo comenzó el 18 de mayo, cuando Diego Rosales y Martín Mardones se presentaron en el campo de Galván como el werken y el lonko de la comunidad. También estaba Jorge Nahuel, referente de la Confederación Mapuche.

En una parte del campo hay una pista de aterrizaje de tierra de unos 900 metros, construida hace algunos años. Fernando Galván es piloto de una conocida empresa y junto a otro empresario construyeron esa pista, que figura como LAD (lugar apto denunciado) 2587, habilitada por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Al principio, las partes charlaron y acordaron dirimir las diferencias en la Justicia, pero cinco días después, el 23 de mayo, los mapuches cortaron el acceso a la chacra de los Galván.

Félix Galván y Ernesto Bartusch de Centenario adquirieron en sociedad (junto con la familia Zubak) unas 2000 hectáreas de campo virgen en 1975. Dicen habérselas comprado a Marta Karlsson de Olholt, dueña original de la escritura, que vivía en Buenos Aires.

El problema fue que dentro de esas tierras ya vivía la familia Mardones, como criancera, que a su vez, según explica Galván, “ya había vendido la posesión veinteañal a una familia de apellido Siori”.

El tema fue a juicio después de la compra y en compensación, las familias Bartusch y Galván le dieron siete hectáreas escrituradas a Mardones, que hoy se erige como el lonko de la comunidad. “Siempre tuvimos buena relación de toda la vida, pero después no sabemos qué pasó de un día para el otro”, explicó Galván.

El dueño del campo es consciente de que hay leyes que reconocen la preexistencia, que da derechos a los pueblos originarios. Incluso, ofreció más de 30 hectáreas para que la familia Mardones pueda tener acceso al río Neuquén y así mover la hacienda por todo el campo.

Desde la Confederación Mapuche no hablan de la teoría de conflicto. Pero el campo sigue tomado.

“No queremos poner al mapuche como un enemigo, sino a un grupo minoritario que está haciendo negocios. Les quisieron dar 2300 hectáreas pero las rechazaron”.Fernando Galván. Dueño de un campo de 1000 hectáreas desde hace 40 años

“Los crianceros estamos muy preocupados por lo que está pasando. Es muy complejo. Hay gente que no tiene más años en la zona. Nosotros también somos autóctonos”. Eduardo Tanuz. Criancero desde hace años en Añelo y sus alrededores

El derecho ancestral choca con los dueños de escrituras

Neuquén tiene una Constitución moderna en materia de derechos de pueblos originarios. En la reforma de 2005, el Artículo 53 es claro. “La Provincia reconocerá la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan, y regulará la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, ni transmisible, ni susceptible de gravámenes o embargos”.

Hace dos años estalló el conflicto en Añelo con la familia Campo Maripe. Finalmente el gobierno provincial le reconoció la preexistencia, a pesar de la negativa del intendente de Añelo, Darío Díaz, quien aseguró que conocía de chico a las familias y que nunca habían hablado de cultura mapuche. Pero para la Constitución, tal actitud no es necesaria. Con sólo reconocerse en la autodeterminación y con un análisis genealógico, es suficiente para impulsar una comunidad.

Si bien los dueños de los campos tienen herramientas legales para recuperar la tierra, el problema ya es internacional. Hace poco estuvieron en la región la directora del Área de Protección y Promoción de Derechos Humanos de Amnistía Internacional, Paola Garcia Rey, y Noelia Garone, especialista en DD.HH. de la misma institución. Jorge Nahuel, werken de la zona, explicó que la comunidad Fvta Xayen habita esas tierras desde fines del siglo XIX.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario