La violó su padre y ahora investigan si fue prostituida por su hermana

La víctima es una menor abusada por su padre. Hay una segunda denuncia.

En los próximos días se definirá la pena de prisión efectiva que recaerá sobre el presidiario que violó a su propia hija durante una salida transitoria. Mientras tanto, la fiscalía local tendrá que activar la investigación de un segundo hecho, muy delicado, y que tiene como protagonista a la misma víctima pero a otro sospechoso: su hermana mayor.

El primer caso se inició en el 2014 con una denuncia en un juzgado de instrucción de Cipolletti. Según la presentación realizada ante las autoridades judiciales, una menor de 12 años había sido abusada por su padre, un violador que cumplía una pena de prisión en el Establecimiento de Ejecución Penal 5 pero que gozaba de salidas transitorias. Fue en ese marco que violó a la niña y que, por ese motivo, fue procesado y llevado a juicio. Un tribunal integrado por los jueces César Gutiérrez Elcarás, Guillermo Baquero Lazcano y Alejandra Berenguer lo declaró culpable y semanas atrás, empezó a desarrollarse el juicio de cesura, donde se determinará la pena de prisión. Se especula que la fiscalía solicitará un castigo severo, que no bajará de los 10 años.

Más allá del cierre de este proceso por abuso, indicaron fuentes allegadas a la causa, se abre una instancia nueva y que es responsabilidad del Ministerio Público Fiscal local: a principios del año pasado, la menor violada por su padre hizo otra presentación vinculada a su hermana mayor donde describe que fue obligada a prostituirse. El tiempo ha transcurrido y no se informaron acciones concretas sobre la denuncia, que fue confirmada en una cámara Gesell.

“Si ha sido víctima de otros hechos de abusos y en ellos estaría implicada su hermana y otras personas, debe ser investigado penalmente”, declararon en forma enfática los jueces en la sentencia que condenó al padre de la menor.

Uno de los hechos denunciados ya fue comprobado y el autor pasará varios años tras las rejas. Las fuentes destacaron que la menor buscó mejorar la situación de su padre y negó los hechos ante el tribunal; por el contrario, reiteró que fue obligada a prostituirse.

Los abusos en contra de la menor se habrían producido entre los 13 y los 15 años, hasta que pudo escapar y volver junto a su madre. De acuerdo con las fuentes, la niña vivía con su hermana mayor y era obligada a salir a rutas de la región, donde se arreglaban las citas con los ocasionales clientes.

Una causa por corrupción de menores

La grave denuncia por prostitución se impulsó en marzo del 2017 y está caratulada como corrupción de menores. Además de la menor, una amiga suya también habría sido víctima de la acción de dos personas mayores que, en definitiva, hacían los arreglos con los interesados y les cobraban distintas sumas, explicaron fuentes allegadas a la causa.

En el fallo donde se condena al padre de la víctima se aclaró que “los supuestos hechos de abuso físico y sexual” fueron confirmados por la menor “en el debate” y que deben ser investigados “penalmente en otro ámbito”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído