Las evidencias ponen en duda la violación en grupo

Es el caso de la neuquina abusada por tres hombres en Cipolletti.

El 23 de febrero, una neuquina de 17 años denunció que fue violada por tres hombres a la salida de un boliche en Cipolletti. La fiscalía avanzó en la investigación y nada indica que haya existido el abuso grupal, solo hay testimonios de una relación consentida. Incluso, hay registros de las cámaras de seguridad de la zona. Es fundamental el testimonio de la joven, que todavía no ha concurrido a declarar, y la familia está al tanto de toda la investigación.

La denuncia

Esa noche la joven había ido con unos amigos al boliche Space, ubicado frente a la camionera de la Policía de Río Negro.

Te puede interesar...

De acuerdo con lo denunciado, ella salió del boliche porque no encontraba a sus amigos y fue ahí que la abordaron tres jóvenes que, por la fuerza, la llevaron a un descampado lindante y abusaron de ella.

Explicó que logró escapar de los agresores y pidió ayuda a un grupo de jóvenes que también eran de Neuquén, por lo que la llevaron al hospital Castro Rendón, donde se activó el protocolo de abusos.

Como el ataque ocurrió en Río Negro, la fiscalía de Cipolletti pidió la colaboración del fiscal de delitos sexuales neuquino, Andrés Azar, quien aceleró el examen en el Cuerpo Médico Forense. En un informe preliminar, se dejó constancia de que la adolescente tenía lesiones compatibles con un abuso sexual.

La violación en grupo desató la psicosis, hubo marchas, pedidos de cierre del boliche y hasta escraches porque no se lograba dar con los agresores.

Recuadro-violación-Scape-pericias-página-30.jpg

La investigación

En un escenario muy candente, el fiscal Guillermo Merlo junto con su equipo de trabajo tuvieron que reconstruir todo lo ocurrido esa madrugada para poder dar con los agresores lo antes posible.

Se solicitó a la caminera rionegrina y al Casino del Río los registros de las cámaras de seguridad de esa madrugada del 23 de febrero. En paralelo, el fiscal llamó a declarar a los amigos que habían asistido al boliche con la víctima. Así fue que se determinó que la joven de 17 años había ido con una amiga y el hermano. En el local se encontraron con otro grupo de jóvenes con los que estuvieron toda la noche y ahí fue que conoció a un muchacho.

La amiga con la que había ido se emborrachó a tal punto que el hermano, que también estaba alcoholizado, le avisó a la joven que se iban. Cuando salieron del boliche, el joven llevaba en brazos a su hermana y el chico que había conocido la víctima creyó que la estaba llevando contra su voluntad, por lo que hubo una discusión y golpes en la puerta del local.

Finalmente se aclaró la situación, y la víctima y el chico que había conocido se fueron atrás de la parrilla El Chiquín. Esto surge del testimonio que brindó el joven en fiscalía, donde aseguró que fue una relación consentida.

La versión pasa tener coherencia con las imágenes de las cámaras de seguridad (ver aparte) y el informe final que entregaron los forenses, donde indican que “la lesión observada -en la joven- es de vieja data y no presenta lesiones recientes compatibles con traumas por agresión o maniobras defensivas”.

Con todos estos elementos, la fiscalía comenzó a llamar a la familia de la víctima a mediados de marzo para que narren en detalle lo ocurrido, porque si bien no se puede descartar nada en una investigación criminal, hay elementos que contradicen la versión inicial.

Recién a fines de esta semana se presentaron la madre y la hermana mayor de la joven en fiscalía y se pusieron al tanto de todos los avances de la investigación.

La causa, a esta altura, está en una encrucijada de la que solo se puede salir con el relato de la víctima, que podría orientar la investigación o echarla por tierra. Lo cierto es que todos los elementos relevados ponen en duda la versión de la violación en grupo.

Recuadro-violación-Scape-pericias-página-30-2.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído