El clima en Neuquén

icon
18° Temp
59% Hum
La Mañana PASO

Las PASO, entre el descreimiento y el tirón de orejas para "la política"

Pese a los esfuerzos, la dirigencia politica y sus aspirantes a diputados nacionales no despiertan el interés del electorado. De cada 10 personas, cuatro no sabe a quien va a votar. Las cifras aumentan en los sectores más carenciados.

A una semana de las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO) el 40 por ciento de los neuquinos no sabe a quién va a votar. Para que usted tenga una idea, todo el esfuerzo que realizaron los espacios politicos y sus precandidatos para inclinar la balanza en su favor, resultó en vano.

El divorcio entre “la política” y el ciudadano se agrava más cuando miramos la foto que recorre la opinión de los sectores más bajos. En este caso, el 60 por ciento ha dicho no saber a quién va a votar. De cada diez jóvenes, seis han respondido no saber si van a ir a votar.

Te puede interesar...

El estudio fue realizado por una consultora regional. Alcanzó a los vecinos del Area Metropolitana Neuquén y fue realizado durante la primera semana de setiembre. El dossier también explica que el 25 por ciento de los encuestados no sabe lo que se vota. “En los menores de 29 años y en las personas de ingreso bajo este valor cae por debajo del 70 por ciento”, señala el informe que será publicitado en las proximas horas.

El relevamiento también logró determinar que el 70 por ciento de los consultados tiene decidido ir a votar. En el caso de los varones, y aquellas personas de ingreso medio o alto, la decision de concurrir a las urnas supera al 80 por ciento.

La primera campaña proselitista, en pandemia, ha puesto contra las cuerdas a todo el arco politico. Asisten atónitos a una foto desconocida. Acostumbrados a los formatos de proselitismo tradicionales y con una alta cuota de intervención virtual a través de las redes sociales, a siete dias del comicio, redoblan esfuerzos para perforar el escudo de incredulidad que la ciudadanía neuquina les ha impuesto.

16-La-gente-se-busca-en-los-padrones-pegados-en-las-escuelas.jpg

El primer convite entre la dirigencia politica y los votantes va dejando un sabor amargo en los paladares de quienes se han acostumbrado a construir discursos, campañas y victorias épicas. Pero en esta oportunidad la incertidumbre alcanza tanto al lote de espacios politicos “de punta o top five” como a los de mitad de tabla para abajo. El mensaje que llega desde los sectores más desprotegidos y medios es que el descreimiento alcanza a todos los politicos “en danza”.

El grito de los pobres

Las estadísticas de las encuestas “más serias” coinciden en el divorcio y la falta de sintonía entre los espacios politicos, sus candidatos, las propuestas y la demanda “real” de los representados. Incluso quienes dicen ser referentes o respresentantes de organizaciones sociales están bajo la lupa. El tirón de orejas es en general. Los contrastes entre las distintas franjas sociales son más notorios y el distanciamiento con sus representantes cada vez más pronunciado.

La Pandemia, al pobre lo hundió mucho más en la pobreza, ubicando a muchos en la indigencia. De la misma manera golpeó a los sectores medios. Algunos, pocos, mantienen el status y otros cargan con el sello de “nuevos pobres”. También castigó con dureza a los sectores más jovenes de entre 16 y 29 años. Son los que conforman el nuevo mosaico de excluidos y es desde allí de donde parte la mayor cuota de rebeldía contra las actuales formas de hacer politica.

Para que el cuadro no resulte tan depresivo en los actuales “players” de la politica neuquina podemos decir que la situación que se presenta en Neuquén no es tan distinta a la que se manifiesta en cualquier otro lugar de nuestro país o del planeta. Así y todo es más que evidente que los distintos estratos sociales, luego del delirio de los primeros seis meses de pandemia, supieron reordenarse y salir a dar pelea contra el coronavirus. A pesar de algunas excepciones, dentro de una alta cuota de individualismo pudo primar el interes colectivo. La premisa en defensa de la vida y la familia hizo cuerpo y posibilitó salir adelante a pesar de todos los inconvenientes sufridos, incluida la pérdida de vidas de familiares directos y amistades cercanas.

Tirar del carro resultó pesado pero a pesar de los contratiempos se llegó al momento más ansiado: dosis de vacunas y la búsqueda de la recuperación de la ansiada “nueva normalidad”.

image.png

Fueron meses durísimos, de encierro no solo domiciliario sino también de mirarse hacia adentro, observar y analizar la periferia de cada uno. Una especie de “retiro espiritual” obligado. La etapa de “sanidad familiar” muchas veces derivó en separaciones o distanciamientos. Todo lo transcurrido es parte de la madurez del nuevo ciudadano que atravesó, lo más duro de la Pandemia con éxito.

A modo de ejemplo, ubicamos en la franja de los exitosos a un empresario que sigue en pie aunque con menos volumen de negocios, un profesional que de estar encasillado dentro de la clase media hoy se resiste a caer en la pobreza o también podemos mencionar al trabajador que manifestaba sintomas de incipiente prosperidad familiar y hoy aprendió a arreglarse con lo poco que tiene. Habrá muchos ejemplos más, y usted quizas conozca otros tantos a los enumerados por este cronista; pero todos coinciden en ser exitosos en la resistencia contra el Coronavirus y no haber claudicado ante las adversidades que les planteó el momento.

Está demostrado que desde las entrañas mismas de las familias los que “aun estamos vivos” evolucionamos y aprendimos a enfrentar los problemas de otra manera. Incluso en aquellas familias carenciadas que siguen pugnando por un major bienestar. La solidaridad pasó a ser un bien comun que se encontró a la vuelta de la esquina en cada barrio. Vecinos que no se hablaron durante años, corrian las cortinas de sus ventanas para ver si “los de enfrente están bien”. La Pandemia, en este caso, ofició de conciliadora de sentimientos y genradora de reencuentros.

image.png

El odio que enceguese

Mientras el proceso “sanador” avanzaba, la dirigencia política protagonizó, y protagoniza, situaciones que degradan a la politica como herramienta de servicio. Mantienen su odio visceral por el enemigo sin medir consecuencias y olvidandose de que en el país más de la mitad somos pobres, nuestros jovenes en su gran mayoría no estudian, ni trabajan. Es el mismo odio que los enceguese y tampoco los deja ver que lo primordial del momento es encontrar politicas publicas de emergencia consensuadas que posibiliten la generación de empleo, para combater la pobreza y marginación social, y la inclusion escolar de niños y jovenes.

En un año y medio de pandemia la sociedad ha evolucionado, mientras “la política” y el circulo rojo que se alimenta de la maquinaria de la “rosca” mantiene sus principios y convencimientos como si corriera el Verano del 2020, previo al desembarco del “bicho maldito” por estos lares.

Ésta es la principal causa de la “apatía”, termino con la cual los encuestadores han denominado al escenario de descreimiento que más del 50 por ciento de la sociedad está manifestando contra la dirigencia politica y los gobernantes de turno.

image.png

“Nunca es triste la realidad, lo que no tiene es remedio. Y no es prudente ir camuflado eternamente”, escribió hace mucho tiempo el poeta Antonio Machado. Los dirigentes políticos están ante el gran desafío de aceptar la verdad y trabajar en consecuencia o seguir camuflados hacienda caso omiso a las demandas de las cuales son objeto.

Mientras tanto las encuestas dicen que el descreimiento de la sociedad hacia los políticos, en general, va ganando por afano.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

12.5% Me interesa
16.25% Me gusta
15% Me da igual
42.5% Me aburre
13.75% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario