Laserna, ese oscuro pasado de la Policía que no termina de irse

Guillermo Elía
Editor de Policiales


La era de Raúl Laserna al frente de la Policía, de diciembre de 2011 a febrero de 2015, estuvo signada por la soberbia y los desmanejos propios de quien se cree impune. Esa actitud fue la que dinamitó la relación con la tropa y que terminó con la ruptura de la cadena de mando cuando a mitad de la gestión, en diciembre de 2013, se produjo la rebelión policial con la toma de la Jefatura. Esa noche, Laserna escapó del predio tras saltar uno de los paredones laterales.
A pesar de ello, el gobierno de Jorge Sapag no le quiso soltar la mano, pero el gabinete ya le había quitado su apoyo al jefe de la fuerza y hasta habían ensayado en un borrador una futura cúpula policial.
Con el curso de los meses todo se tornó más complejo, recrudeció la interna policial con un levantamiento en la Comisaría tercera, hubo un escandaloso robo en la Escuela de Cadetes, expulsaron a Laserna de la mutual policial, se intentó sindicalizar la institución y finalmente llegó la fractura de la cúpula con el intento de retiro del entonces subjefe Raúl Liria, que ya no tenía diálogo con su superior.
Ante ese escenario, Sapag resolvió volantear y pasar a cuarteles de invierno a Laserna para dejar al frente de la Policía a Raúl Liria, al que le dio continuidad el actual gobernador Omar Gutiérrez, porque tuvo la capacidad de restaurar la cadena de mando y recobrar un clima pacífico en la fuerza.
Y si bien Liria también tiene sus detractores, como en todo proceso, no abundan como en la nefasta era de Raúl Laserna.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído