Le encuentran la vuelta al problema de la basura pesada

Montaron dos grandes centros de transferencia y la gente los usa. Para la Muni, son un hallazgo.

POR ALEJANDRO OLIVERA / olivera@lmneuquen.com.ar

La Municipalidad de Neuquén quiere erradicar los microbasurales con la apertura de nuevos centros de transferencia de residuos voluminosos en los puntos críticos de la ciudad.

Es que este tipo de repositorios dieron un gran resultado en los barrios donde fueron instalados, ya que los vecinos modificaron su conducta y comenzaron a utilizarlos como depósitos.

“El día que empezamos con este servicio gratuito estábamos ansiosos por que apareciera la primera persona y terminamos recibiendo a unas 90”, recordó el subsecretario de Limpieza Urbana, Cristian Haspert.

“Los vecinos nos venían manifestando que necesitaban este espacio y lo comenzaron a usar rápidamente”, contó.

Según el funcionario, los resultados marcan que en cada lugar donde se instaló un depósito, disminuyó la cantidad de microbasurales.

“Ya no hacemos operativos puerta a puerta en el barrio Belgrano desde que empezamos con el servicio en aquel sector. Es la mejor opción para terminar con la problemática”, aseveró.

Actualmente, existen dos centros de transferencia operativos, en José Rosa 750 y la Delegación Municipal Alto Godoy.

En tanto, construyen otro en Boerr y Tronador (Confluencia), que ya tiene la vereda terminada y contará con paredones premoldeados y un alambrado que evitará que se vuelen los desechos livianos, como cartón o telgopor.

Distancia

Además, el barrio Confluencia es uno de los más costosos para la Municipalidad porque se encuentra muy lejos del Complejo Ambiental Neuquén (CAN), por lo que los camiones que trasladan los residuos gastan más combustible y tienen que hacer una mayor cantidad de viajes.

“Estamos pensando en incorporar un cuarto centro de transferencia en el suroeste de la ciudad para que cada vecino tenga un espacio cercano donde arrojar los residuos voluminosos. Además, estamos en condiciones de ampliar nuestros servicios en función de la demanda de la gente”, puntualizó.

Por la vasta concurrencia, la Municipalidad tuvo que extender el horario de atención hasta las 19:30 –antes cerraba a las 14- y agregar turnos nocturnos para transportar las cajuelas al CAN, que son retiradas en rondines que pasan cada seis horas como máximo.

“Hemos visto que la gente se acerca hasta con carretillas. Arman carritos con ruedas de bicicletas para traer la basura. El número sigue creciendo, sabemos que es muy aceptado”, concluyó Haspert.

--> Aceite y plásticos, dos problemas

Otro de los problemas que desde el área de Limpieza Urbana apuntan a eliminar es el de las botellas de plástico y el aceite de cocina.

El titular del área Cristian Haspert les pidió a los vecinos que acerquen estos residuos a los centros de transferencia más cercanos. “Incorporamos depósitos para botellas de plástico. Así que toda la gente que se quiera acercar lo puede hacer para que el material llegue separado al CAN. El aceite de cocina también es recibido por el personal, siempre y cuando esté envasado en botellas de plástico. No debe ser tirado en los desagües ni en las cañerías porque contamina”, explicó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído