Les tiraron gas pimienta y les robaron 78 mil pesos

Los empleados iban por el Parque Central, sin custodia y al mediodía.

Neuquén
De una audaz y desconocida manera, cuatro hombres atacaron con gas pimienta a dos empleados de la tienda Galver cuando iban a realizar un depósito de 78 mil pesos en un banco.

Los investigadores sospechan que los asaltantes manejaban la información de los movimientos de los empleados. Alguien desde el interior de la empresa le informó a los ladrones que ayer los dos empleados iban a ir a depositar sin la compañía del custodio de una agencia de seguridad privada.

El violento hecho se desarrolló ayer al mediodía, unos metros antes de llegar a la transitada esquina de San Martín e Yrigoyen.

Antes de terminar de cruzar el Parque Central, los ladrones atacaron ferozmente a dos empleados de la tienda textil que llevaban el dinero de la recaudación desde la sede de Galver (San Luis al 200) hasta el banco.

Los agresores les rociaron gas pimienta en el rostro a los empleados para poder atacarlos. Cuando los trabajadores se dieron cuenta de que estaban siendo víctimas de un robo, se resistieron a entregar los tres bolsines en los que transportaban el efectivo que debían depositar.

Los atacantes los empujaron y los tiraron al piso, los amenazaron con un arma blanca y los golpearon hasta que pudieron arrebatarles el botín de las manos. Un Peugeot 307 gris con vidrios polarizados esperaba a los delincuentes con un conductor a pocos metros, en el que huyeron velozmente del lugar.

"Creemos que estas personas manejaban información sobre cómo transportamos el dinero, porque los esperaban en un lugar específico. Además, fue justo el día en que no eran acompañados por el guardia, como se hacía normalmente", informó el gerente de la tienda.

Los dos hombres tuvieron que ser asistidos en el lugar por personal del SIEN.

El gerente del comercio dijo que ninguno de los dos hombres agredidos presentan heridas graves y que inmediatamente después de ser atendidos hicieron la denuncia en la Comisaría 1ª.

Casi una hora más tarde, la policía logró dar con el Peugeot 307 en Goya y Ruta 22 y con la totalidad del monto sustraído en un bolso que estaba sobre el asiento trasero del auto. De los cuatro agresores, cuando la Policía dio con el vehículo, sólo se encontraba el conductor, un hombre mayor de edad.

A los investigadores les resulta difícil entender qué hacía el auto en ese lugar y con todo el botín en su interior.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído