Lo que viene: la apuesta de YPF a las renovables

En Neuquén se lanzó una movida nacional de la petrolera. "Estamos ayudando en los primeros pasos hacia una energía sustentable", dijo la directora de la Fundación YPF.

Por Martín Pedoni

La Fundación YPF, junto al Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y el Ministerio de Energía de la Nación, realizó en Neuquén el lanzamiento de un ciclo de charlas sobre energías renovables que recorrerá distintas ciudades del país.

El objetivo es abordar el desafío y las oportunidades que se presentan para Argentina y la necesidad de encarar un cambio en el uso de las tecnologías energéticas. Pero eso no significa un reemplazo rotundo sino una combinación de las distintas posibilidades de cara al futuro y en el marco de la lucha contra el cambio climático que sufre el planeta.

“La energía renovable es lo que se viene, y nosotros estamos ayudando a dar los primeros pasos porque uno no se va a volcar de un día para el otro a esta nueva energía, pero es un comienzo hacia una energía sustentable”, comentó la directora ejecutiva de la Fundación YPF, Anabel Perrone.

En ese sentido, los números son claros: hoy la generación y distribución de energía renovable sólo cubre el 2 por ciento del total que se utiliza en nuestro país, que incluye energía solar térmica y fotovoltaica, sistemas de generación eólica de alta potencia y la aplicación de energía eólica de baja potencia para el desarrollo rural.

Pero el objetivo es alcanzar un 8 por ciento durante el próximo año, rondar un 16% para el año 2021 y finalmente llegar al 20% en 2025, de acuerdo con lo acordado en la Ley Nacional 27191 que fomenta el régimen para el uso de fuentes renovables de energía destinada a la producción de energía eléctrica.

“Las energías renovables son parte del futuro, pero es necesario tener una combinación de tecnologías porque la dependencia de una sola tecnología nos pone en un riesgo, cuando esa tecnología le falla su insumo, su recurso”, indicó Santiago Sajaroff, gerente de gestión técnica y proyectos del área de Gas y Energía de YPF. Y agregó: “Entonces la diversificación es la clave para mitigar el riesgo. Tiene que haber un mix óptimo que depende de los recursos que se tiene para las diferentes tecnologías”.

Paso a paso

Sajaroff recalcó a EyP que “esa combinación está bien planteada por la ley vigente ya que nos fija escalones crecientes hasta llegar a un 20 por ciento, que es un muy buen valor para que el sistema se adapte a esta nueva situación”. Y el porcentaje es ideal para evitar dolores de cabeza en el sistema energético cuando, por ejemplo, haya “que lidiar con un recurso como el solar o el viento, que de pronto desaparece”, sostuvo.

Pero, como ya habíamos comentado antes, no se trata de un cambio repentino ya que cada nueva inversión demanda un plazo de dos a tres años para establecer las pautas necesarias para un emprendimiento a gran escala.

“En el caso del eólico es necesario medir el viento, por ejemplo. No sólo para saber qué voy a poder generar, sino que también que tiene que ver con la verificación mecánica de los equipos, porque tienen que estar listos para las ráfagas que van a recibir”, comentó Sajaroff, en base a la experiencia de la empresa YPF en el proyecto Manantiales Behr en la provincia de Chubut, próximo a la ciudad de Comodoro Rivadavia. Allí, por ejemplo, los vientos tienen un factor de capacidad de alrededor de 50 cuando en China –el principal productor de energía eólica del mundo– sólo alcanza los 40 puntos. Según los especialistas, el viento patagónico es el tercer mejor recurso a nivel del mundo que posee el país, con un promedio de 8 a 12 metros por segundo, pero dependiendo la región a la que nos referimos la intensidad y la dad son cambiantes.

“El viento de Chubut es diferente al de Neuquén. Tiene una velocidad media mucho mejor que en esta provincia. Hay varios parámetros que se deben tener en cuenta antes de definir la inversión”, enfatizó el gerente de proyectos energéticos de la petrolera.

Así ocurre también con la energía solar, donde además de la colocación adecuada de los paneles, es necesario un estudio profundo de los días que está presente el astro rey como la intensidad de los rayos porque no es igual la fuerza que tiene en el noroeste argentino como en esta región patagónica.

Energía renovada

Los analistas consideran que Argentina está atrasada en materia de energías renovables al menos cuatro o cinco años con respecto al resto. No obstante, desde el gobierno nacional se ha incentivado, a través del programa Renovar, nuevas licitaciones para la explotación de esta tecnología en crecimiento. En tal sentido, declaró el 2017 como el año de las energías renovables.

La coordinadora de la Dirección Nacional de Promoción de las Energías Renovables, Mariela Fullone, destacó que ya hay 59 proyectos adjudicados en 17 provincias de nuestro país, muchos de los cuáles ya están en marcha. Hay un proyecto en Confluencia que tiene previsto la generación de 75 megavatios de electricidad.

Semanas atrás se lanzó una nueva licitación a nivel nacional, con la previsión de generar 1200 MW de energía, de los que 200 MW se podrían producir en nuestra provincia a través de proyectos eólicos.

135 teravatios por hora de electricidad es la demanda en Argentina.

Hoy la mayor parte se genera a través de hidrocarburos. Se presume que para el año 2025 ese consumo alcanzará los 168 TWh y el 20 por ciento de esa generación sería por recursos renovables.

Sustentabilidad energética

Las energías renovables son aquellas generadas por fuentes no fósiles idóneas para ser aprovechadas de forma sustentable en el corto, mediano y largo plazo: energía eólica, solar térmica, solar fotovoltaica, geotérmica, mareomotriz, undimotriz, de las corrientes marinas, hidráulica, biomasa, gases de vertedero, gases de plantas de depuración, biogás y biocombustibles. El gobierno nacional apunta a sumar las fuentes no fósiles. Además, armó un plan para que grandes consumidores puedan proveerse con renovables.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído