Lo van a ejecutar por asesino y donó a los pobres su última cena

Un estadounidense de 68 años, quien en 1984 mató brutalmente a su esposa, recibirá una inyección letal en Tennessee. Se negó a comer algo especial.

Estados unidos. Donnie Johnson, de 68 años, fue condenado a muerte por el asesinato de su esposa, Connie Johnson, en Memphis. La mató poco antes de Navidad en 1984 al asfixiarla con una bolsa de basura que metió en su garganta. Ella tenía 30 años y él 33. En las próximas horas él morirá por inyección letal.

Los reclusos en Tennessee pueden gastar hasta 20 dólares en una última comida antes de ser ejecutados, pero Donnie prescindió de esta última comida especial y donó su pizza vegetariana a personas sin hogar.

Te puede interesar...

Está programado que muera por inyección letal en la institución de seguridad Riverbend Maxiumum en Nashville, Tennessee. Mientras estuvo en prisión Jhonson se volvió muy religioso y se convirtió en miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, por lo que en las últimas semanas, los líderes religiosos, incluido el presidente de ese culto, le pidieron al gobernador de Tennessee, Bill Lee, que concediera clemencia a Johnson en su caso.

Los miembros de esa iglesia apoyaron desde el exterior a Johnson y afirmaron que el preso se sometió a una conversión religiosa y durante los últimos años se dedicó a predicar y ayudar espiritualmente a otros prisioneros. Sin embargo, Lee negó el martes indulto para Johnson y permitirá su muerte por inyección letal. “Por favor, perdónenme y pídanle al Señor que los ayude”, escribió Johnson en su despedida.

20 dólares pueden gastar en la última cena

según el reglamento, los reclusos en tennessee pueden gastar ese dinero en una última comida antes de ser ejecutados. Pero donnie Johnson pidió que esa cena se la dieran a personas que no tienen hogar. es decir que su última comida será el menú del día de la cárcel.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído