Los autos robot andan solos, pero aún necesitan chofer

La tecnología avanza, aunque no zafa de la supervisión humana.

Sunnyvale, California.- Los entusiastas de los autos creen que los autos autónomos pronto saldrán solos de las concesionarias, influenciados por los ejecutivos de la industria automotriz que hablan de la tecnología que están incorporando a sus vehículos.

Carlos Ghosn, presidente y CEO de la alianza Renault-Nissan, anunció el 7 de enero que Nissan presentará 10 vehículos autónomos nuevos en los próximos cuatro años. Elon Musk, CEO de Tesla, subió la apuesta. En una llamada colectiva a periodistas la semana pasada, afirmó que la función autopiloto introducida en el modelo S "probablemente ya es mejor que una persona". Y agregó que en uno o dos años sería técnicamente posible convocar a un Tesla desde el lado opuesto del país.
Pero hay una creciente distancia entre lo que estos ejecutivos están diciendo y lo que la mayoría de la gente piensa cuando oye a ejecutivos o científicos describir autos autónomos o sin chofer.

Lo que Musk y Ghosn están describiendo son vehículos con capacidades avanzadas que pueden ayudar a conducir o, incluso, hacerse cargo en situaciones complicadas, como el estacionamiento en paralelo en una calle atestada.

4000 millones de dólares proyecta Obama para investigaciones en este terreno.

Los autos realmente autónomos que hacen todo, como los vehículos con forma de burbuja que Google ha estado probando cerca de su campus en Silicon Valley, están aún, al menos, a una década de distancia de que puedan transportar a la gente por la ciudad, dijo Xavier Mosquet, del Boston Consulting Group y director ejecutivo de la oficina de la firma en Detroit. "Va a ser un viaje, uno razonablemente largo", alertó.

Hay autos que empiezan a conducirse solos en ciertas situaciones y en los años por delante lo harán cada vez más bajo control de la computadora. Seguirán rutas curvas, cambiarán de carril, pasarán cruces, y arrancarán y se detendrán. Pero van a seguir requiriendo supervisión humana. Significativamente, en muchas ocasiones los autos les dirán a sus conductores humanos "tomá el volante", cuando enfrenten situaciones complejas o aparezca una emergencia.

En la industria automotriz se hace referencia a esto como el "problema de la entrega", y los ingenieros automotrices reconocen que no hay solución fácil. Los diseñadores aún no encontraron una manera de hacer que un conductor -que puede estar distraído con un mensaje de texto, leyendo un correo o mirando una película- se ponga en alerta y retome el control del auto en la fracción de segundo requerida en una emergencia.

Todavía son un peligro en las curvas

El peligro es que al inducir al conductor humano a prestar aún menos atención a la conducción, la tecnología de seguridad puede estar creando nuevos riesgos.
Por ejemplo: el sistema de autopiloto del Tesla permite al conductor quitar las manos del volante, pero lo necesita para retomar el control luego de un breve lapso. También alerta al conductor que debe retomar el control en ciertas situaciones. Tiene buen desempeño en autopista, pero en calles urbanas y caminos en el campo no sigue bien las curvas. Y, peor, no baja la velocidad al aproximarse a las curvas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído