El clima en Neuquén

icon
Temp
65% Hum
La Mañana arroyo

Los Berthet, una familia que lucha contra la contaminación de un arroyo

Carlos y Maitén, son padre de hija que tiene un campo cerca del arroyo Covunco. Tienen una pelea con las empresas de extracción de áridos por daño ambiental.

Con mucha experiencia, sacrificio, entrega por la naturaleza y el crecimiento del Valle del Covunco, don Carlos María Berthet -con el acompañamiento incondicional de su hija Maitén- sigue defendiendo el generoso ecosistema que aporta el curso del arroyo a esta zona de la estepa patagónica neuquina.

El hombre tiene 92 años sobre sus espaldas, aún alza la voz para defender el rico patrimonio natural y no ceja en sus esfuerzos por preservar unos 10 kilómetros de costas que aún se encuentran vírgenes y lejos de las empresas dedicadas a la explotación de áridos.

Te puede interesar...

La punta de lanza de sus reclamos lo encabeza Maitén, quien en contacto con LM Neuquén expresó: “Las empresas ripieras que actúan sobre las costas del arroyo Covunco han hecho desaparecer los mallines y con ellos todos los beneficios asociados a su presencia”. Agregó que “un gran ejemplo de este efecto es la explotación de áridos frente al pueblo de Mariano Moreno pero que también se observa en otras grandes extensiones. Como resultado de estas acciones hay orillas llenas de piedras y una permanente alteración del curso normal de las aguas, rompiendo sus naturales meandros, que son las curvas que permiten el frenado de las aguas a través de su recorrido”.

DEFENSORES DEL ARROYO COVUNCO QUE BUSCAN EVITAR LA EXTRACCIÓN DE ARIDOS MAITEN BERTHER EN ARROYO COVUNCO (1).jpg

Según explicó Maitén, gran parte de la cuenca del Covunco ya tiene un “daño ambiental irreversible” por la indiscriminada extracción de áridos y alteración de su curso natural del arroyo.

Una extensa costa virgen

Ante este panorama la familia Berthet hace años tomó la posta de defender 10 kilómetros de costas del arroyo Covunco que se encuentran a la altura de su campo sobre la margen izquierda del curso y en el departamento Picunches. Todo esto a sabiendas que cuando se comenzara a agotar el recurso aguas arriba las ripieras, inexorablemente, iban tener en la mira ese tramo virgen a unos 20 kilómetros de Mariano Moreno.

DEFENSORES DEL ARROYO COVUNCO QUE BUSCAN EVITAR LA EXTRACCIÓN DE ARIDOS MAITEN BERTHER EN ARROYO COVUNCO (4).jpg

En mayo de 2012 se realizó una denuncia en la dirección Provincial de Minería por extracción de áridos dentro del campo de propiedad de la familia Berthet; se hizo hincapié en el daño ambiental que la actividad minera les había causado. Esto es el ingreso a la propiedad sin los permisos, la apertura y enripiado de un camino interno, la contaminación del agua por permanencia de maquinaria y vehículos de transporte pesado en su cauce, entre los aspectos que se denunciaron.

La denuncia que formalizó la familia Berthet también alcanza al desmonte de las empresas en zonas de mallín destinadas a pastoreo animal, el cambio en el curso natural del arroyo, la inundación de zonas afianzadas de la propiedad, afectación de sauces y tamariscos socavando el terreno hasta dejar al desnudo sus raíces.

DEFENSORES DEL ARROYO COVUNCO QUE BUSCAN EVITAR LA EXTRACCIÓN DE ARIDOS CANTERAS AÑO 2012 (1).jpg

La compañía de extracción de áridos ingresó al campo, a más de 200 metros del arroyo y extrajo unos 65.000 metros cúbicos de arena, ripio y tierra negra, según consta en la denuncia realizada en Minería. Para la constatación de todo el daño mencionado se contó con la presencia de inspectores de la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Neuquén, reunidos en el lugar con representantes de las empresas ripieras y los dueños de la propiedad. En tanto para certificar el número de áridos extraídos la misma familia contrató a dos profesionales que realizaron la mensura del área socavada.

En paralelo, cuando se realizaban diversas tramitaciones ante la dirección de Minería, los Berthet pudieron comprobar que la dirección Provincial de Catastro había corrido el dibujo del campo (según ellos por un error involuntario) unos 800 metros de la costa, límite sur de la propiedad.

Asimismo, se pudo comprobar que, a esa fecha, mayo de 2012, figuraban siete expedientes de canteras autorizadas dentro del campo de propiedad, a seis empresas, sin que el propietario estuviera al tanto de ello.

Tras gestionar ante Catastro que el campo volviera a ser dibujado en su lugar original, la institución accedió solicitando las debidas disculpas, pero las canteras quedaron igualmente figurando en la costa de la familia Berthet. En resumen: se logró que las empresas ripieras no volvieran a ingresar al arroyo ni a la propiedad, a la altura del campo de Berthet. Para documentar el hecho la familia realizó un video documental donde quedó demostrado el grave daño ambiental que esta actividad provoca en el arroyo Covunco. Ese material fue presentado ante las autoridades de Minería en agosto de ese mismo año.

Cinco años después un nuevo intento de explotación

Tras cinco años de calma, en la primera semana del año 2017 la familia Berthet toma conocimiento que, a la altura del casco de su establecimiento, aguas abajo del resto de las canteras antes mencionadas, se habían autorizado tres nuevas áreas de extracción, dentro de las cuales quedaba la vivienda y las mejoras del casco. Nuevamente la Dirección de Minería había omitido notificar al propietario de esta situación, razón por la cual se presenta a dicha institución un pedido de anulación de dichas canteras, notas ingresadas el 6 de septiembre de 2017.

Desde entonces pareció reinar la tranquilidad en el arroyo Covunco, a la altura del campo de Berthet, donde se desarrolla una actividad de conservación y preservación de los recursos naturales a fin de mantener el entorno y especialmente las costas del arroyo, a efectos que ante épocas de sequía los mallines y estanques naturales allí existentes, sigan brindando agua limpia a los animales vecinos y a la fauna autóctona, como también brindando humedad a una amplia diversidad de aves y plantas propias del ambiente de transición entre el monte y la estepa patagónica. Berthet posee su límite sobre el arroyo abierto, permitiendo el libre acceso a animales y vecinos siempre y cuando cuiden dicho terreno.

Reserva Natural “Corral de Piedra”

El extenso campo propiedad de don Carlos María Berthet y por propia decisión se ha convertido en una reserva natural a la que denominó Corral de Piedra. Este proyecto ha sido reconocido de interés oportunamente por el Concejo Deliberante de Las Lajas, (cabecera del departamento Picunches donde se encuentra este campo).

Además, es importante tener en cuenta que este propietario se abstuvo históricamente de solicitar canteras en el arroyo Covunco, sacrificando su propio beneficio personal en beneficio del ambiente que lo rodea. En esta reserva habitualmente se reciben a grupos de avistadores de aves y se trabaja la actividad criancera en bajos niveles de impacto ambiental. El campo cuenta con un arroyo intermitente subterráneo, Arroyo Vaca Muerta, que cruza toda la propiedad en diagonal, a lo largo de unos diez kilómetros y vuelca sus aguas en un lugar de enorme belleza denominado Los Pozones. Se realizan también tareas de vigilancia para evitar la caza ilegal de fauna y se da aviso a las autoridades ante cualquier novedad al respecto. El campo permanece limpio de toda contaminación, y sus pasturas descansadas permiten el renuevo para ir agregando nuevas cabezas de ganado sin perjudicar el ambiente.

Último atropello al arroyo Covunco

La tranquilidad del Establecimiento "Corral de Piedra" se vio interrumpida el pasado sábado 11 de junio, cuando en el final del día, desde la casa del campo, ubicada en la costa del Covunco, los sorprendidos moradores pudieron percibir ruidos extraños jamás oídos en el lugar, y en la noche pudieron observar una maquina tipo vial y camiones que salían de la costa, a escasos km aguas abajo y se perdían entre las montañas del frente. Al otro día domingo 12 radicaron la denuncia en la Comisaría 34 de Mariano Moreno, y el lunes 13 de junio ingresó la denuncia a la Dirección Provincial de Minería y a la Fiscalía de Delitos Ambientales de Neuquén. “La primera respuesta fue en la propia Comisaría local para la constatación del daño en el lugar, luego la respuesta llegó desde la Fiscalía de Delitos Ambientales dependiente del Ministerio Público Fiscal de la provincia, el mismo lunes 13, comprometiendo el inicio de las acciones de investigación. El día martes 14 se hace presente un inspector de Policía Minera en el lugar y se suspende la actividad”, contó Maitén. Siguió diciendo que “en esta semana ya hay organizadas dos comisiones de trabajo en el lugar, una a cargo de la policía ambiental dependiente de la Fiscalía mencionada, otra a cargo de la Secretaría de Ambiente de la provincia, que ni bien mejoren las condiciones climáticas podrán acceder al lugar”.

DEFENSORES DEL ARROYO COVUNCO QUE BUSCAN EVITAR LA EXTRACCIÓN DE ARIDOS MAITEN BERTHER EN ARROYO COVUNCO (3).jpg

Nuevo requerimiento a la dirección de Minería

Ante los graves hechos sucedidos en proximidades del arroyo Covunco, frente a los lotes 11 y 14, Sección XIII, departamento Picunches, Maitén Berthet envió una contundente nota al director de Minería, Carlos Portilla solicitando: “1). La inmediata detención de la actividad de extracción de áridos y paso de maquinaria vial y vehículos de transporte pesado, que se están realizando en el lugar antes mencionado. 2). La urgente remediación del daño causado en inmediaciones del arroyo Covunco de manera que el ambiente retorne a las características originales con anterioridad al inicio de la actividad extractiva. 3). La subsanación total del camino realizado con maquinaria vial, mediante el cual se ha destruido monte, suelo, cobertura vegetal, madrigueras, nidos y todo refugio natural de la fauna del lugar”, reza en forma textual la misiva. Dice además: “Hago civil y penalmente responsable a Ud. que encarna la autoridad de aplicación, por autorizar dicha actividad y/o haber omitido las inspecciones pertinentes en función de lo cual la situación avanzó en un daño ambiental irreversible en su totalidad, perjudicando nuestro estilo de vida y el derecho a gozar de un ambiente sano”.

La historia de los Berthet

La familia Berthet se asentó en esta región del Covunco desde finales del año 1880, habiendo cumplido con todo lo mandado por las leyes nacionales y provinciales, poblando, dando trabajo, y por sobre todas las cosas, trabajando incansablemente y con invariable compromiso por la preservación y conservación del ambiente natural del Valle del Covunco.

DEFENSORES DEL ARROYO COVUNCO QUE BUSCAN EVITAR LA EXTRACCIÓN DE ARIDOS MAITEN Y DON CARLOS.jpg

“Producto de estos antecedentes desde el año 2017 hemos decidido convertir nuestra propiedad en una reserva natural privada, absteniéndonos en todo momento, a solicitar canteras, con todos los beneficios materiales que seguramente ello habría significado para nosotros, pero que siempre hemos evitado ya que entendemos que el ambiente es un bien común cuyo valor supera cualquier renta particular”, finalizó Maitén Berthet.

¿Por qué son tan importantes los mallines?

Los mallines están conectados con los paisajes que los rodean aguas arriba y abajo, desde la cuenca naciente y hacia donde drena el agua.

Estos reciben el excedente de agua de escurrimiento, la retienen en suelos más fértiles, con alta capacidad de almacenar agua, y la liberan lentamente.

Por este motivo, no sólo se convierten en importantes reservorios de agua, sino que también proveen buena productividad y calidad forrajera para la ganadería regional. Es necesario destacar la conexión de estos ambientes con sus cuencas, debido a que amortiguan los “golpes de agua” asociados a los eventos de lluvia intensa, así como los efectos negativos que esto conlleva. (Fuente INTA).

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario