El clima en Neuquén

icon
Temp
90% Hum
La Mañana censistas

Los censistas entre códigos, papeles y 61 preguntas

Muchos neuquinos completaron el censo digital en las semanas previas, pero los códigos se cargan de forma analógica y no en dispositivos electrónicos.

Unos neumáticos suenan, lejanos, en la calle desierta de Cordón Colón. Un perro de pelaje oscuro duerme una siesta al sol y encuentra un alivio insuficiente para un frío que no deja de apretar. María Belén camina a paso rápido con una sonrisa de satisfacción. Son apenas las 12 del mediodía y ya censó a todas las viviendas del cuadrante que le asignaron: es que la mayoría de los vecinos había completado el formulario online y pasó la mañana cargando códigos en las planillas en lugar de hacer extensas entrevistas.

Desde las 8 de la mañana, unos 10 mil censistas recorrieron las ciudades de la provincia para contar cuántos habitantes viven en Neuquén. En la capital eran muy visibles. Se cubrían el abrigo abundante con unas pecheras blancas que llevaban impreso el logo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, y se dejaban identificar también por las bolsas de tela blanca que iban repletas de planillas y calcomanías.

Te puede interesar...

Fernán y Cecilia hacían el censo en dupla. Un rayo de sol impactaba contra una chapa acanalada que cumplía la función de reja en esa vivienda y, desde atrás, un vecino respondía el cuestionario cara a cara. Después de completar las 61 preguntas, los trabajadores pegaron el calco en la chapa para certificar que esa vivienda ya había sido contada.

"Nos sirve para tener control nosotros y porque el coordinador de la zona después pasa a verificar", explicó Fernán a LMNeuquén. Una vez que completan las encuestas, los censistas concurren a diferentes escuelas donde se instalaron centros logísticos. Allí cargan los formularios ya listos, despejan dudas o buscan más planillas para seguir censando. Otras veces, sólo recurren a una taza de café caliente para abrigarse el cuerpo destemplado y así juntar fuerzas para hacer otra ronda de visitas.

SFP Censo 2022 (4).JPG

Los censistas tienen la orden de repetir su paso por cada vivienda hasta tres veces en caso de que las personas no atiendan el llamado a la puerta. Un toque en el timbre, un golpe en el portón o una serie de palmas sirven para llamar la atención. Otras veces, los perros más guardianes se encargan de alertar a los habitantes de la cuadra. "Por ahora no hemos tenido problema con los perros sueltos", dijo Betty, que se decidió a hacer el censo como una forma de reforzar lo que aprende cada día en sus estudios de Profesorado de Geografía.

La modalidad digital que se inició en marzo y que continuó hasta este miércoles a la mañana fue muy útil para agilizar el trabajo de los censistas. "Pasamos y les pedimos el código y preguntamos cuántas mujeres y cuántos varones viven en cada casa", señaló Fernán y aclaró que la saturación del sistema no les permitió usar una plataforma online, por lo que cargan cada código a una planilla para cargarlo más tarde.

Censistas en Neuquén

En Cordón Colón, algunos vecinos se habían adelantado a ese paso y dejaban carteles en la puerta de acceso con el código y la cantidad de mujeres y hombres que vivían en el hogar. Así, los censistas sólo tenían que cargar los datos y pegar el sticker que certificaba que esa vivienda había sido censada.

"Me tocó un cuadrante con mucha gente mayor, pero todos habían completado el censo digital, incluso con la ayuda de sus hijos o nietos", aclaró María Belén y destacó la amabilidad con la que la atendían. Con el frío colándose por los abrigos, agradecía el gesto de los habitantes del barrio, que la invitaban a pasar y le ofrecían una tasa de café caliente o unas tostadas recién hechas. "Hasta me invitaban a quedarme a comer", dijo con una sonrisa a LMN.

"Me tocó una sola persona que no accedió a hacerse el censo, pero que fue también muy amable", sostuvo. Cuando enfrentan esa situación, los censistas deben registrar el domicilio exacto e informar que los habitantes de ese hogar no accedieron a responder las preguntas. Aquellos que no lo hagan, pueden recibir una sanción económica de hasta 106 mil pesos.

SFP Censo 2022 (17).JPG

A través de la reja, desde el balcón o en la vereda, usando el capot del auto como apoya papeles, la mayoría de los neuquinos optó por responder el cuestionario en el exterior.

Aunque las bajas temperaturas complicaban el desarrollo de la encuesta, evitar los espacios cerrados era también la mejor alternativa para reducir el riesgo de contagio de coronavirus, justo en el marco del inicio de una cuarta ola de infecciones.

SFP Censo 2022 (18).JPG

A medida que el calor del mediodía empezaba a calentar el asfalto desolado, los neuquinos ya censados se animaban a salir de la calle. Enfundados con sus abrigos más gruesos, se encontraban en las esquinas, regaban los canteros del frente o se abocaban a algún trabajo en el patio delantero. Así, el silencio atronador de la mañana daba pasa al murmullo de un movimiento tranquilo, típico de otros días feriados.

Aunque muchos aprovecharon el día libre en sus trabajos para hacer una salida, aquellos que todavía no recibieron la visita del censista deberán esperar hasta las 18, cuando llegue la hora oficial de finalización de esta gran encuesta que, después de 12 años, busca recabar información fundamental para el diseño de las políticas públicas de todo el país.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario