El clima en Neuquén

icon
31° Temp
13% Hum
La Mañana Francia

Los colegios de Francia cierran y profesores organizan una huelga

Los docentes dispusieron una huelga masiva para protestar contra la gestión de la crisis del COVID por parte del gobierno de Macron.

Los colegios cerraron sus puertas en toda Francia mientras los profesores organizan una huelga masiva en protesta por la gestión de la crisis del coronavirus por parte del gobierno.

Los ministros franceses priorizaron la apertura de las escuelas, a pesar del reciente aumento de los casos de COVID, alimentado por la variante ómicron. Los profesores dicen que las normas sanitarias en la escuela son confusas y cambian constantemente.

Te puede interesar...

El gobierno dijo que casi el 40% de los profesores de primaria y el 24% de los de secundaria se habían retirado el jueves. Pero esas cifras estaban muy por debajo de las estimaciones de los sindicatos, que dijeron que esperaban que cerca del 75% de los profesores de primaria hicieran huelga.

El sindicato Snuipp-FSU dijo que esperaba que una de cada dos escuelas primarias cerrara este jueves en una "movilización histórica" de los profesores a una escala no vista en décadas. La huelga nacional fue organizada por 11 sindicatos que representan a los profesores, padres y demás personal escolar.

En ciudades de toda Francia, los profesores salieron el jueves a la calle para desahogar su cólera contra las políticas de Covid del gobierno.

"Habíamos llegado a tal nivel de exasperación, cansancio y enfado que no nos quedaba otra opción que organizar una huelga para enviar un mensaje contundente al gobierno", dijo Elisabeth Allain-Moreno, secretaria nacional del sindicato de profesores SE-UNSA.

Algunos padres dijeron que simpatizaban y no guardaban rencor a los profesores que habían abandonado el trabajo.

A las puertas de un colegio del noreste de la capital de Francia, un padre, Akim Aouchiche, dijo a la agencia de noticias AFP que "las clases son demasiado grandes, no se les paga lo suficiente, sus condiciones de trabajo no son las mejores".

Los sindicatos señalan que el gobierno y el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, son los culpables de lo que califican de "situación caótica" en las escuelas.

primer-ministro-francia-Jean-Castex-reuters.jpg

El principal desencadenante de la huelga fue el protocolo sanitario francés, que se ha modificado varias veces desde diciembre.

En virtud de las normas anunciadas el 2 de enero, un día antes del inicio del nuevo curso escolar, los alumnos expuestos a un caso de COVID debían someterse a una prueba de antígeno o PCR y autoanalizarse dos y cuatro días después para poder continuar con las clases en persona.

Ante el aumento de las infecciones por coronavirus, el cambio de norma provocó una enorme presión sobre la capacidad de las pruebas, y se vieron largas colas frente a las farmacias.

En respuesta a esta enorme demanda, el gobierno suavizó esta semana las normas sobre los controles de Covid para los estudiantes.

El lunes, el Primer Ministro francés, Jean Castex, dijo que los estudiantes podrán hacerse la autoprueba en lugar de la PCR si uno de sus compañeros da positivo. Pero la relajación provocó la preocupación por la seguridad de los profesores, ya que el martes Francia informó de un récord de 368.149 nuevos casos de coronavirus.

Los sindicatos afirman que la falta de comunicación del gobierno, los frecuentes cambios en las pruebas y la insuficiente protección contra el COVID les impide enseñar adecuadamente. Sin embargo, el gobierno defendió sus políticas, que dice son necesarias para mantener las escuelas abiertas.

"Sé que es duro, pero una huelga no resuelve los problemas. No se hace una huelga contra un virus", dijo el ministro de Educación, Blanquer, a BFM TV.

La huelga llega en un momento políticamente incómodo para el presidente francés Emmanuel Macron, que se espera que busque un segundo mandato en las elecciones de abril.

Sus rivales aprovecharon la huelga para criticarlo. "Siento el enorme dolor de la comunidad escolar y, sobre todo, de los padres", dijo la candidata conservadora Valerie Pecresse a la televisión francesa.

Lo más leído