El clima en Neuquén

icon
29° Temp
28% Hum
La Mañana audiencias

Los defensores oficiales no quieren trabajar a la siesta

Por escrito pidieron a la Ofiju que no les agenden audiencias entre las 14 y las 16 porque les afecta en la organización familiar y laboral.

Un nuevo culebrón judicial en tiempos de pandemia tiene como actor principal a la defensa pública. Ahora, se plantaron ante la Ofiju y pidieron que no les agenden audiencias a la hora de la siesta. La solicitud generó fastidio y dividió las aguas en el Poder Judicial.

Producto de la pandemia del Covid-19 se atrasaron las audiencias en la Justicia neuquina. En promedio, las audiencias cayeron un 50 por ciento desde que ingresamos en el aislamiento social preventivo y obligatorio.

Te puede interesar...

Por ello, la Ofiju tuvo que salir a realizar audiencias por Zoom y ahora buscan ponerse al día agendando una mayor cantidad de audiencias para tratar de alcanzar los niveles normales previos a la pandemia.

Esa decisión de la Ofiju no cayó bien entre los defensores oficiales, que plantaron bandera, mantuvieron distintas conversaciones e hicieron circular el escrito para que todos lo pudieran revisar y dar su conformidad.

La versión final del comunicado que enviaron a la Ofiju la firman: Fernando Diez, Leandro Seisdedos, Raúl Caferra, Gustavo Barroso, Ivana Dal bianco, Laura Giuliani, Marisa Pascua, Verónica Zingoni, Eliana Lazzarini, Luciana Petraglia y Juan Ignacio Galarraga.

A usted decimos…

“Si bien somos funcionarios/as que ejercemos nuestra labor sin una delimitación horaria, y que en casos de personas privadas de libertad nuestra dedicación es sin horario (sobre todo en audiencias con detenidos del turno), como en juicios orales, etc., ello no significa que no se contemplen nuestros derechos y modos de prestación del servicio, ya que tal decisión intempestiva modifica en cada uno y cada una de nosotras nuestra organización familiar, laboral y funcional. Máxime cuando nos encontramos atravesando una pandemia y que nuestros hijos e hijas no pueden ir a ninguna institución educativa y se encuentran en nuestro domicilio, razón por la cual entendemos que como mínimo se nos debió informar si es una medida excepcional y el tiempo de duración de la misma”, manifiestan los defensores en la nota dirigida a Juan Guaita, director de la Ofiju.

A su vez, en el escrito, dejan en claro que ellos solo responden al Ministerio Público de la Defensa y le advierten a Guaita: “No teniendo competencia usted para modificar nuestras condiciones laborales y funcionales, mucho menos mediante un aviso telefónico sin fundamentación atendible”.

En paralelo, dan cuenta que dentro del marco del plan de lucha que lleva adelante Sejun, y desconociendo qué trabajadores adhieren o no a las medidas de fuerza, no es intención de ellos quedar como antisindicalistas que obligan al personal a trabajar.

Las defensoras alegan que hay una falta de perspectiva de género en la decisión tomada por la Ofiju. “Muchas de nosotras somos mujeres con hijos e hijas a cargo, lo que requiere, en toda decisión que se toma, tener en consideración nuestras realidades cotidianas, en resguardo de una verdadera visión con perspectiva de género de nuestra prestación del servicio que considere las particulares circunstancias que vivimos las funcionarias mujeres”, señalan en el escrito en el que también advierten la falta de personal que hay en el Ministerio Público de la Defensa.

La nota concluye: “Que hasta tanto se justifique tal decisión, que consideramos infundada, nos abstendremos de participar en las audiencias que sean fijadas en esta nueva modalidad, todo ello por los fundamentos que aquí señalamos”.

El escrito fue leído en una asamblea de Sejun donde los defensores oficiales fueron ovacionados por los empleados judiciales.

Enojo, fastidio y bronca

Los pasillos de la ciudad judicial están prácticamente vacíos por el maldito coronavirus. De todas formas, ese espacio de charlas informales también se trasladó al celular y los grupos de WhatsApp de funcionarios judiciales que están que arden.

“Son funcionarios que cobran muy bien, no sé de qué se quejan si ese es su trabajo”, indicó una fuente judicial a la vez que otra señaló de manera contundente: “Son vagos”.

“Lo que pasa es que los plazos se le vencen a la fiscalía y no a ellos. Habría que publicar lo que ganan”, disparó otro funcionario indignado, que explicó que los sueldos de los defensores públicos, de acuerdo a la cantidad de años que lleven trabajando, van de los 150 mil a los 400 mil pesos.

“Desde que arrancó la pandemia, los defensores han tenido una falta de empatía total. Primero se opusieron a la extensión de los plazos de detención, después embarraron las audiencias con sus pedidos para que no se difundan y ahora no quieren trabajar durante la siesta. Es un despropósito lo que hacen”, disparó otro alto funcionario judicial.

“Es increíble, están todos de acuerdo en hacer las audiencias salvo la defensa pública”, confió un integrante del Colegio de Jueces.

“Es una vergüenza. Son los últimos en arremangarse y encima lloran”, sentenció otro funcionario judicial.

Una fuente policial, tras leer el escrito de la Defensa Pública, confió: “Acá estamos poniéndole el pecho al virus, mientras estos tipos con sueldos millonarios no quieren laburar. Dan vergüenza”, concluyó.

800 Son las audiencias atrasadas en la actualidad. Desatada la pandemia se adquirió Zoom y lograron establecer un ritmo de 40 audiencias diarias hasta que Sejun implementó una serie de medidas de fuerza, por lo que se están haciendo solo 10 audiencias por día.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

1.9867549668874% Me interesa
10.927152317881% Me gusta
1.3245033112583% Me da igual
1.9867549668874% Me aburre
83.774834437086% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario