Los Gigantes sobre Ruedas salen a la cancha

El fútbol en silla motorizada ya se practica en Neuquén.

POR PABLO MONTANARO / montanarop@lmneuquen.com.ar

En su silla de ruedas motorizada, Nicolás Tranaglia impulsa la pelota y la sonrisa se dirige al costado de la cancha donde está su madre. Este joven de 20 años, que sufrió una parálisis cerebral al nacer que le afectó su motricidad, fue el primero de los nueve jugadores que desde mayo en el gimnasio de Ciudad Deportiva practican powerchair football, un deporte en equipo para las personas que utilizan sillas de ruedas eléctricas por diferentes causas de discapacidades, como cuadriplejia, esclerosis múltiple, atrofias musculares, lesiones de la medula espinal, entre otras.

Las sillas de ruedas, a las que se les coloca una protección de pies que sirve para controlar y golpear la pelota, se mueven entre los conos dispuestos en el gimnasio. Los movimientos que realizan los jugadores son supervisados por el entrenador Enzo Martínez y el kinesiólogo Cristian Moreno, uno de los impulsores de esta iniciativa en Neuquén.

Cristian cuenta que la idea surgió porque la terapista ocupacional Emilia Silva tenía un paciente que jugó fútbol recreativo y quedó cuadripléjico por un accidente. “Teníamos que encontrar la forma para que pudiera jugar y un día descubrimos el powerchair y empezamos a trabajar la idea de traer este deporte que se hacía en otras provincias”, explica Cristian.

Así se formó el equipo los Gigantes sobre Ruedas y Neuquén se convirtió en la décima sede en el país en la que se practica.

p08-f01b-fubtol-silla-ruedas.jpg

Los entrenadores comentan sobre los beneficios que conlleva esta práctica. “Sus vidas transcurren prácticamente en sus casas, entonces, el hecho de prepararse para venir a entrenar, generar nuevos vínculos, las reglas del deporte, les modifica mucho. Pasan a ser protagonistas, es una gran oportunidad para que tengan una actitud activa”, destaca el entrenador.

El powerchair combina las habilidades sobre su silla así como también las características de velocidad, potencia y versatilidad propias de la silla motorizada.

p08-pieza-futbol-silla-ruedas.jpg

Se juega en un gimnasio con marcas en el suelo de áreas y arcos de 6 metros. Son dos equipos de 4 jugadores cada uno, tres de campo y un arquero. La pelota es número 10 (las de fútbol profesional son 5) de 33 centímetros de diámetro. Los partidos duran dos tiempos de 20 minutos cada uno. Gana el equipo que hace más goles. “Estoy muy contento de esta posibilidad, el sueño de jugar al fútbol se me cumplió”, asegura Neyen Bivanco, de 23 años, quien quiere jugar como su ídolo, Ponzio, el volante de River. “Ver la alegría de ellos cuando hacen un pase o un gol es incomparable”, dice su madre.

p08-f01c-fubtol-silla-ruedas.jpg

Moreno comenta que el objetivo es sumar más personas a la actividad y en un futuro realizar partidos contra otros equipos. Los padres coinciden en que desde que sus hijos empezaron a practicar observan “que se manejan con más autonomía, hacen avances más largos con su silla”.

Allí están, conduciendo la pelota concentrados, haciendo un pase de gol al compañero, con una sonrisa que refleja la alegría de convertirse en jugadores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído