Los golpes de la Megabanda: boquetes, entraderas y robos a deptos céntricos

Tenían un modus operandi similar en cada golpe.

Por Guillermo Elía - policiales@lmneuquen.com.ar

En los distintos golpes que realizó la banda siempre repitieron el modus operandi. Forno se encargaba de recibir el dato de quien sería su próxima víctima, convocaba a los delincuentes que consideraba necesarios y luego iniciaba las tareas de inteligencia para que el golpe fuera exitoso.

Te puede interesar...

Boquetes

La megabanda concretó cinco boquetes entre febrero y abril de 2016. Los blancos fueron Natalini Agro en Villa Regina, la agencia de quinielas Sagripanti en Allen, el Topsy de Cinco Saltos y Zanellato, Red Sport y Blancoamor en Cipolletti.

En todos ingresaron por los techos, desactivaron las alarmas, forzaron la caja fuerte y se alzaron con el DVR donde se guardan los registros de video de las cámaras de seguridad. Conocían al detalle el lugar al que iban a entrar.

Barreteando edificios

Aprovechando las vacaciones, entre el 14 y el 16 de enero de 2016, Forno y sus muchachos concretaron dos robos en edificios céntricos de Cipolletti. Uno en calle Yrigoyen al 800 y otro en Córdoba al 300. En ambos tenían el dato de que no estaban sus dueños, por lo que barretearon las puertas y arrasaron con todo lo que pudieron.

Entraderas violentas

Fue una de las modalidades más recurrentes. Concretaron ocho entraderas entre el 22 de octubre de 2015 y el 23 de marzo de 2016. En febrero de 2016 dieron cinco golpes aprovechando las vacaciones.

Las víctimas fueron Zanellato en su casa, el dueño de un supermercado chino y las familias Gómez, Guerra, Ginóbilli, Dos Santos, Olivetti y Seri.

Los investigadores rionegrinos detectaron dos momentos en las entraderas: uno previo donde había planificación, logística y organización; y el momento del robo, cuando ingresaban de manera violenta o fingiendo ser del Correo, con el rostro cubierto y armados, golpeaban a las víctimas y las ataban con precintos plásticos. En estos golpes utilizaban guantes para evitar dejar huellas. Forno chequeaba la frecuencia policial con un handy y por celular hablaba con uno de los ladrones que estaba adentro. Además de ese apoyo externo, utilizaban autos robados en otros hechos.

LEÉ MÁS

El futuro de la megabanda de boqueteros, en manos de peritos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído