Los hipopótamos de Pablo Escobar aún meten miedo

Lo que empezó como una imagen surrealista, hipopótamos deambulando por carreteras o zonas rurales en el Magdalena Medio colombiano, se está convirtiendo en un problema de dimensiones insospechadas.

Bogotá
Lo que empezó como una imagen surrealista, hipopótamos deambulando por carreteras o zonas rurales en el Magdalena Medio colombiano, se está convirtiendo en un problema de dimensiones insospechadas.

Hoy suman unos 35 ejemplares, de origen africano, de dos toneladas de peso, territoriales y feroces, son todos descendientes de cuatro que llevó a Puerto Triunfo, en el departamento de Antioquia (noroeste), el fallecido narcotraficante Pablo Escobar, en los años 80 en un arranque de locura.

El jefe mafioso instaló un zoológico en su hacienda, llamada Nápoles, con varias especies africanas, jirafas, elefantes, hipopótamos, en una zona tropical, con un gran lago y suficiente comida.

A la muerte del capo, el Estado tomó posesión de sus propiedades, entre ellas la hacienda, distribuyó por zoológicos del país a varias especies, pero se desentendió de los cuatro hipopótamos, tres hembras y un macho, que a lo largo de estas décadas se reprodujeron exponencialmente.

En los últimos meses el asunto de los hipopótamos del narcotraficante Pablo Escobar se convirtió en un tema recurrente en las redes sociales, con la constante aparición de videos aficionados hechos con celulares por pobladores locales y subidos a internet.

En los videos se observa a estos animales deambulando por la población rural de Doradal, metiéndose en patios, dañando sembradíos, espantando el ganado o caminando por carreteras, sin un atisbo de miedo.

"Eso no un tema nuevo, pero lo que preocupa es que se ha vuelto reiterativo", explicó el biólogo David Echeverri, alertando sobre los riesgos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído