Los nacidos en verano tienen más chances de ser miopes

Un estudio británico halló nuevas causas en esta complicación visual.

Una reciente investigación del prestigioso King’s College de Londres, del Reino Unido, que fue publicada esta semana en la revista British Journal of Ophtalmology, del mismo país, aseguró que los niños nacidos en verano, aquellos cuya madre tienen un nivel de educación elevado y los que pasan más tiempo jugando a videojuegos tienen un riesgo mayor de desarrollar miopía. Por el contrario, los pequeños concebidos por fecundación in vitro presentan un riesgo menor.

Aunque la genética es uno de los factores más determinantes en el desarrollo de la miopía (problema visual en el que se ve claramente de cerca pero de lejos se observa borrosamente), estudios anteriores hallaron que los niños que pasan más tiempo en el exterior, expuestos principalmente a la luz del sol, tienen menos riesgo de miopía. “Los periodos en el interior haciendo actividades de interior aumentan tu riesgo de miopía”, declaró al periódico británico The Guardian Katie Williams, primera autora de la investigación del King’s College de Londres. “Un equilibrio sano de tiempo en el exterior y un equilibrio durante la educación temprana es importante”, agregó la investigadora.

Te puede interesar...

Los especialistas monitorizaron un grupo de casi 2000 niños de aquella región europea desde que nacieron y estuvieron analizando qué factores estaban relacionados con que ya a los 16 años de edad hubieran desarrollado esta complicación visual. De entre los factores considerados –que no incluyen la genética– por los autores, sobresalió que el más determinante es la época del año en el que nacieron los pequeños: los niños concebidos en verano tienen casi el doble de riesgo de volverse miopes. ¿Por qué? Los encargados de llevar adelante el estudio apuntaron a una edad más temprana en la escolarización como la posible causa.

El nivel de educación de las madres también parece influir directamente: por cada año de educación avanzada que hayan cursado ellas, sus hijos tienen un 33% más de probabilidades de desarrollar miopía.

In vitro: los concebidos por fecundación asistida tienen un 37% menos de posibilidad de ser miopes.

Todavía no hay una explicación sobre cómo pueden estar relacionados: podría haber factores genéticos que influyan tanto en la miopía como en la educación, o bien podría ser que las madres más formadas tiendan a dar más importancia a que sus hijos estudien, entre otras hipótesis.

Un equilibrio sano de tiempo en el exterior y un equilibrio durante la educación temprana es importante”. Katie Williams. investigadora

El tercer factor que aumenta el riesgo son los videojuegos: cada hora de juego a la semana lo incrementa un 3%. Según los autores, puede deberse al uso de pantallas cerca de los ojos o a que los pequeños que juegan más a videojuegos pasan menos tiempo en el exterior. Este asunto cada vez va tomando más dimensión ya que los jóvenes cada vez pasan más horas frente a las pantallas (celulares, televisores, tabletas y computadoras, entre las tantas variedades).

Por otra parte, los investigadores hallaron una correlación inesperada: los niños concebidos por fecundación in vitro tienen riesgo un 37% menor de desarrollar miopía. La asociación podría deberse a un posible ligero retraso en el desarrollo neurológico. Investigar en esta línea podría aportar nuevas pistas sobre cómo prevenir este trastorno de la visión.

Aunque la miopía puede corregirse con gafas, altas dioptrías se relacionan con problemas de visión graves, como el desprendimiento de retina, por lo que los expertos destacan la importancia de la prevención.

De esta manera, se recomienda que, ante cualquier signo del niño, sea llevado a un oculista

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído