Los pibes les ponen color a las colonias de verano

Están a cargo de la Muni e incluyen el traslado en cole.

POR ALEJANDRO OLIVERA / oliveraa@lmnneuquen.com.ar

Cada mañana, un centenar de chicos de entre 5 y 12 años llega al club El Biguá con la ilusión de jugar. Entre la pileta, las actividades recreativas y las expresiones artísticas que realizan en compañía de los profesores, aprenden mientras se divierten. Así es un día en la colonia municipal de verano.

Alrededor de las 9, los colectivos de Autobuses Neuquén se detienen en las puertas del club para dejar a los chicos tras retirarlos de los centros deportivos adheridos al programa estival de la Municipalidad, quienes van acompañados por adultos responsables.

Te puede interesar...

Los profes los reciben con una canción o un juego de bienvenida, que varía en función del profesional a cargo, la edad de los niños y las particularidades del grupo. Luego, según la planificación establecida, se realizan cuatro tipos de actividades: natación, naturaleza, recreación y artístico-expresiva (ver aparte).

Martín Jaramillo, docente de Educación Física a cargo de las actividades en El Biguá, comentó a este medio que separan a los niños en grupos por edad para practicar las actividades previstas para cada mañana. De esta manera, le dan dinamismo a la colonia y mantienen a los chicos interesados y con ganas de volver.

“Queremos que los chicos estén bien contenidos, que puedan disfrutar la experiencia y que sea significativo para ellos. Se busca que los profes sean responsables y comprometidos, para que los chicos quieran volver con más ganas, y lo están logrando porque vienen con mucho entusiasmo”, manifestó.

p04-f01--colonia-verano-neuquen.jpg

El cariño de los chicos con los profesores es evidente, ya que les hacen chistes todo el día y están siempre predispuestos a hacerles caso. “Uno se contagia de la energía de los chicos. A medida que van pasando los años, uno capta toda esa energía del juego, la ilusión y la fantasía, y eso a uno lo hace sentirse activo y vivo”, destacó el profesor Ricardo “Rulo” Carrillo.

En tanto, Jaramillo indicó que, a diferencia de otros años, los niños se mostraron más abiertos a relacionarse entre sí. “Antes quizá se armaban varios subgrupos de una misma franja etaria. Entonces, tenías tres grupitos de chicos de 10 años, pero ahora están todos muy integrados”, dijo.

Esto se da al punto que, a pesar de ser de diferentes barrios y de tener realidades económicas y sociales distintas, muchos chicos mantienen sus amistades incluso después del cierre de la colonia municipal.

p04-pieza.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído