El clima en Neuquén

icon
20° Temp
34% Hum
La Mañana talibanes

Los talibanes cuelgan cadáveres como advertencia

Asesinaron a tiros a cuatro presuntos secuestradores y colgaron sus cuerpos en plazas públicas de la ciudad afgana de Herat.

La espantosa exhibición se produjo un día después de que un conocido funcionario talibán advirtiera que se volverían a impartir los castigos extremos, como las ejecuciones y las amputaciones como forma de garantizar la seguridad a la población.

Los hombres murieron en un tiroteo después de secuestrar presuntamente a un empresario y a su hijo, dijo un funcionario local.

Te puede interesar...

Los residentes locales dijeron que un cuerpo fue colgado de una grúa en el centro de la ciudad.

Wazir Ahmad Seddiqi, un comerciante local, dijo a la agencia de noticias Associated Press que cuatro cuerpos fueron llevados a la plaza, uno fue colgado allí y los otros tres cuerpos fueron trasladados a otras plazas de la ciudad para ser expuestos.

El vicegobernador de Herat, Maulwai Shair, dijo que la exhibición de los cuerpos se hizo para disuadir de nuevos secuestros. Dijo que los hombres murieron en un tiroteo después de que los talibanes se enteraran de que habían secuestrado a un empresario y a su hijo, que fueron liberados.

Sin embargo, las imágenes gráficas compartidas en las redes sociales parecen mostrar cuerpos ensangrentados en la parte trasera de una camioneta con una grúa levantando a un hombre.

Otro vídeo mostraba a un hombre suspendido de una grúa con un cartel en el pecho que decía: "Los secuestradores serán castigados así".

Desde que tomaron el poder en Afganistán el 15 de agosto, los talibanes han prometido una forma de gobierno más suave que en su anterior mandato.

Sin embargo, ya se han denunciado numerosos abusos contra los derechos humanos en todo el país.

El conocido ex jefe de la policía religiosa de los talibanes, el mulá Nooruddin Turabi -que ahora está a cargo de las prisiones-, declaró el jueves que se reanudarían en Afganistán los castigos extremos, como las ejecuciones y las amputaciones, ya que eran "necesarios para la seguridad".

En una entrevista con AP, dijo que estos castigos no podrán aplicarse en público, como se hacía bajo el anterior gobierno talibán en la década de 1990. Las ejecuciones públicas se llevaban a cabo con frecuencia en el estadio deportivo de Kabul o en los vastos terrenos de la mezquita Eid Gah durante los cinco años de gobierno del grupo.

Sin embargo, desestimó la indignación por sus pasadas ejecuciones públicas: "Nadie nos dirá cuáles deben ser nuestras leyes".

Turabi -que figura en una lista de sanciones de la ONU por sus acciones pasadas- añadió que "todo el mundo nos criticó por los castigos en el estadio, pero nunca hemos dicho nada sobre sus leyes y castigos".

En agosto, Amnistía Internacional afirmó que los combatientes talibanes estaban detrás de la matanza de nueve miembros de la perseguida minoría hazara.

La secretaria general de Amnistía, Agnès Callamard, dijo entonces que la "brutalidad a sangre fría" de los asesinatos era "un recordatorio del historial de los talibanes, y un indicador espeluznante de lo que puede traer el gobierno talibán".

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario