El clima en Neuquén

icon
19° Temp
35% Hum
LMNeuquen Tatuajes

Los tatuajes grandes atentan contra la regulación de la temperatura corporal

Según un estudio, la piel tatuada disminuye notablemente la capacidad del cuerpo para regular la temperatura.

Nuevas investigaciones revelaron que la piel tatuada no transpira tanto como las zonas en donde no hay presencia de tatuajes, lo que puede tener implicaciones en la capacidad del cuerpo para enfriarse en personas con tatuajes extensos. El estudio, el primero en su género, se publicó en el Journal of Applied Physiology.

La transpiración normal ayuda a regular la temperatura corporal. Las glándulas sudoríparas ecrinas, que se encuentran en todo el cuerpo, producen un sudor principalmente a base de agua para enfriar el cuerpo. El daño a las glándulas ecrinas puede perjudicar la respuesta de sudoración, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de sobrecalentamiento. En estudios anteriores se ha comprobado que la piel tatuada tenía una mayor concentración de sodio en el sudor, lo que sugiere una reducción de la función de los conductos sudoríparos ecrinos. El proceso de aplicación de un tatuaje requiere hasta 3.000 pinchazos en la piel por minuto, lo que podría provocar daños en las glándulas sudoríparas.

Te puede interesar...

Los investigadores realizaron un estudio sobre voluntarios que tenían tatuajes en la parte superior o inferior de sus brazos que medían al menos 5,6 centímetros cuadrados y zonas adyacentes de piel no tatuada. Para promover una respuesta de sudoración de todo el cuerpo, los voluntarios usaron un traje de perfusión que hacía circular agua caliente a más de 120 grados F (48 °C) durante 30 minutos o más. El equipo de investigación midió la temperatura corporal interna y la tasa de sudoración de los participantes, así como la temperatura de la piel en las zonas de piel tatuadas y no tatuadas del mismo brazo. Los investigadores también utilizaron técnicas de láser para medir el flujo sanguíneo en la piel. Sin embargo, las medidas del flujo sanguíneo no eran fiables, probablemente debido a las propiedades reflectantes o absorbentes de las tintas utilizadas en los tatuajes de los participantes.

tatuajes.jpg

El equipo de investigación descubrió que las zonas tatuadas y no tatuadas comenzaron a sudar aproximadamente al mismo tiempo en respuesta al calor, lo que sugiere que las señales nerviosas a las glándulas sudoríparas funcionan normalmente en la piel tatuada. Sin embargo, la reducción del sudor producido puede indicar que el daño glandular se produjo durante la perforación repetitiva de la piel cuando se aplica un tatuaje. Aunque es menos probable que los tatuajes pequeños interfieran con la regulación general de la temperatura corporal, la disminución de la sudoración en la piel tatuada "podría tener un impacto en la disipación del calor, sobre todo cuando el tatuaje cubre un porcentaje mayor de la superficie corporal", escribieron los investigadores.

"El principal hallazgo del nuevo estudio es que la piel periférica (que contiene folículos pilosos) del brazo que contiene tatuajes tiene tasas de sudoración reducidas, y por tanto capacidad de pérdida de calor potencial, durante -el calentamiento de todo el cuerpo- en comparación con la piel adyacente sin tatuajes", escribieron los investigadores. "Estos datos indican que los efectos colaterales del proceso de tatuaje afectan negativamente la función de la glándula sudorípara ecrina y podrían considerarse una posible complicación o efecto secundario a largo plazo de este procedimiento cosmético", añadieron.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

50% Me interesa
11.538461538462% Me gusta
23.076923076923% Me da igual
7.6923076923077% Me aburre
7.6923076923077% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario