Luego de 13 años de lucha, serán dueños de sus tierras

El reclamo que supo llegar a la presidencia tendrá hoy el aval del Concejo.

Andrea De Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
La alegría no la pueden contener. Se abrazan, prometen que aplaudirán y llevarán globos para festejar. Están ansiosos porque, después de muchos años de espera, este mediodía lograrán el aval legislativo que les abrirá las puertas para regularizar la tierra en la que viven desde hace 13 años.

Ellos integran las 42 familias de la toma Jóvenes Sin Techo, conocida por muchos como la toma CALF del barrio Bouquet Roldán. Viven en un predio ubicado sobre las calles 12 de Septiembre, Alicia Moreau de Justo, una placita del barrio y Anaya. Insertos en uno de los barrios más antiguos de la ciudad, sobreviven sin los servicios básicos. Y lo que tienen es porque lo toman "prestado". "Estamos colgados de todo", comentan en conjunto.

Llegaron el 26 de noviembre de 2002. A partir de ahí, y poco a poco, se fueron sumando otras familias. Vivir ahí no les fue fácil. Soportaron tres intentos de desalojo y hasta protestaron con bloqueos de calles para evitar que la Policía los saque. "Sufrimos penurias y varios robos. Gente que venía de otro lado y se quería meter", dijo Luisa Sáez, una de las primeras vecinas de barrio.

"Esta toma llegó hasta la Casa Rosada", recordó Alejandra Hidalgo, una de las delegadas, quien contó que no sabían dónde reclamar y que alguien le dijo que vaya a Buenos Aires. "No recuerdo quién me atendió; les dije que necesitábamos la regularización, les mostré fotos de cómo vivíamos y les pedí que terminaran con las amenazas de desalojo", aclaró.

Finalmente, después de muchas gestiones y de golpear puertas y pedir ayuda, lograron que hoy se cumpla la promesa que escucharon muchas veces: ser reconocidos como dueños. "Es muy importante lograr el papel que diga que es nuestra tierra. Al fin vamos a dejar de ser los de la toma", aseguró horas antes Delia Gajaneo.

Servicios
Los vecinos reconocen que las tierras donde se asentaron eran privadas, de Moño Azul y más tarde de CALF. Dicen que en ese lugar se iba a construir la estación transformadora, que más tarde se hizo hacia el oeste, sobre la calle Lastra, y que tenía como principal objetivo sostener el servicio eléctrico de la ETON.

Coinciden en que lo más importante para ellos es acceder a los servicios básicos. Sueñan con que llegue una factura a su casa e ir a pagar la luz, el gas y el agua. Lo único que lograron en estos años fue que pase el camión recolector y que les levante la basura en las puertas de sus casas.

No tienen cloacas, y las que existen pasan a cien metros del barrio. Pagan 600 pesos mensuales para desagotar los pozos ciegos, siendo que viven a poco más de 20 cuadras de la Avenida Argentina. Con el fin de no sufrir golpes de tensión, el sector se organizó y los vecinos se colgaron del alumbrado público que pasa por Moreau de Justo. También están conectados ilegalmente del agua.

"Lo más triste de este asentamiento son los inviernos. Es duro el frío y tener que andar con las garrafas de acá para allá o quedarte sin ellas y tener que andar prendiendo palitos", expresó Gabriel Muñoz, quien se llevó la ovación de los vecinos que lo escuchaban. Todos se sintieron identificados con la misma necesidad.

"Todo lo que hicimos fue con esfuerzo propio. Cada uno tenemos nuestra casa donde vivir. Ni una bolsa de cemento nos regalaron", subrayó Roberto Medrano, quien llegó con su mujer a la toma porque ya no podían pagar el alquiler en una casa que quedaba a muy pocas cuadras de ahí.

Hoy, todos ellos estarán expectantes de la decisión de los concejales, quienes les abrirán la puerta para lograr la ansiada tenencia. La que esperan desde hace poco más de una década.

FRASES
"Fuimos muy discriminados. Intenté entrar a la vecinal para empujar desde adentro, porque no era lo mismo siendo delegada; no era fácil llegar a los funcionarios".
"Lo más importante es que vamos a tener todos los servicios y pagar por ellos. No queremos que nos regalen nada. Queremos pagar nuestra tierra y todo lo que usemos y gastemos".
"Encontramos mucha gente que nos ayudó. Hasta vino un tráiler del IPVU a tomarles los datos a los que no podían moverse".
Eli Riquelme Presidenta de la vecinal Bouquet Roldán y vecina de la toma


La Unidad de Gestión ya les dio respuesta a más de 500 familias

NEUQUÉN
En junio del año pasado entró en vigencia la Unidad de Gestión de Regularización de Asentamientos Informales, una ordenanza que se elaboró en conjunto entre todos los bloques que integran el Deliberante y que comprometió al Municipio y a la Provincia a trabajar a la par con el fin máximo de lograr la urbanización de todas las tomas de la ciudad.

Después de mucho tiempo de estudio, se concretó el acuerdo para regularizar las dos primeras tomas que, entre ambas, suman unas 520 familias, quienes podrán acceder a la escritura de sus tierras. Se trata del loteo social Toma Norte II y la toma Jóvenes Sin Techo.

El próximo paso, una vez que se apruebe la ordenanza en la sesión de este mediodía, será el trabajo de mensura para que los vecinos puedan pagar las tierras en las que viven.

Avances positivos
Marcelo Marchetti, referente de la provincia en esta Unidad de Regularización, dijo que costó poner en marcha y aceitar los mecanismos de trabajo, pero reconoció que se logró avanzar en acuerdos.

Además de estos dos asentamientos que hoy serán norma en el Concejo Deliberante, hay otras cuatro que van por el mismo camino: Sector X y XI, de Cuenca XVI, Rincón del Valle y el loteo social San Lorenzo Sur.

"En el caso de la toma de Bouquet Roldán se cederá la tierra a Provincia para que haga el trabajo, mientras que en el caso de Toma Norte II logramos que el dinero que abonen sus vecinos en el concepto de compra se destine a un fondo específico para obras en el mismo barrio", contó Andrea Ferracioli, concejal por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) e integrante de la Unidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído