Mala noticia para la PIAP: se cayó la cuarta central

El agua pesada se quedó sin clientes. La crisis de la planta de Arroyito sumó una nueva frustración. El ministro de Energía, Alejandro Monteiro, admitió la inexistencia de mercados para la producción.

El gobierno nacional enterró la construcción de la cuarta central nuclear mientras escalaba la crisis financiera en medio de la corrida cambiaria que desembocó en un pedido de auxilio al Fondo Monetario Internacional. Con la cuarta central nuclear desapareció la posibilidad concreta de resolver en el corto plazo la crisis laboral de los empleados de la Planta Industrial de Agua Pesada de Arroyito.

La caída del proyecto para la cuarta central fue reconocida ayer por el ministro de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro. La producción de esa planta no tiene sentido sin la cuarta central, que iba a ser el destino para el agua pesada neuquina. Ese producto no tiene demanda de otro tipo, puesto que las centrales nucleares que hoy se construyen en el mundo no utilizan la tecnología que requiere agua pesada en el proceso de generación.

“Como está dada la situación y por las decisiones que ha tomado el gobierno nacional, la PIAP solamente tiene posibilidad de producir agua pesada para el stock de las tres centrales nucleares que hay en nuestro país y que utilizan la tecnología con uranio natural como combustible”, esgrimió el funcionario provincial por LU5. La demanda entre las tres centrales no justifica los costos de producción, por lo que no tiene sentido desde lo económico mantener la planta sólo para ese fin.

La PIAP atraviesa una crisis profunda desde hace años, pero la posibilidad concreta de la construcción de una nueva planta nuclear con agua pesada le dio una vida más. En ese caso, tenía un largo camino productivo para abastecer las necesidades de una planta en construcción. Una vez que está en marcha este tipo de equipamiento, como el que usan Atucha I y II y la central Embalse, el requerimiento de agua pesada es mínimo.

“La construcción de la cuarta central ya está descartada, entonces no hay más demanda de agua pesada posible en nuestro país y a nivel internacional tampoco. La verdad es que no hay demanda de ese producto”, describió dramáticamente el ministro.

La cuarta central se haría con la misma tecnología que las tres existentes en el país para aprovechar los conocimientos de los expertos argentinos sobre la misma y también para aprovechar la producción de la PIAP. Durante el kirchnerismo se pactó con capitales chinos el financiamiento de dos centrales: la cuarta y la quinta que existirían en el país. Una usaría agua pesada y la otra respondería a la tecnología que se usa en China.

Tras el cambio de mando, la gestión presidencial de Mauricio Macri congeló el acuerdo con China y frenó las obras que se habían iniciado en el predio de Atucha I y II, en Lima, provincia de Buenos Aires, donde se situaría la cuarta central. Luego se reactivaron las negociaciones hasta que Macri celebró una reunión con el presidente del Directorio de la CNNC, Wang Shoujun, la compañía pública más grande de la industria nuclear de China, en mayo del año pasado.

Ahí se acordó avanzar con la construcción de la cuarta y la quinta central. Mientras, la PIAP pagaba los sueldos con un subsidio que otorgó Nación. Esos fondos llegaron en 2016 con la advertencia de que serían los últimos aportados por el Estado.

La salida sería producir urea y amoníaco

El gobierno de Neuquén cree que la salida para no perder las fuentes de trabajo en la PIAP es un cambio de rubro productivo para la planta de Arroyito. Dejar de producir agua pesada para pasar a hacer urea y amoníaco. No obstante, esa salida requiere plata grande y tiempo, además de que choca con una cuestión estratégica: para esos productos tiene mayor factibilidad Bahía Blanca.

“Nosotros hemos tenido reuniones con la gente del gobierno nacional y con algunas empresas operadoras, buscándole alguna alternativa. La salida hoy es la producción de urea o de amoníaco, que es un proyecto similar al que hay en Bahía Blanca”, contó el ministro de Energía, Alejandro Monteiro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído