¡Maldito lunes! Por qué cuesta arrancar la semana

La vuelta al trabajo tras el descanso suele ser traumático para muchos.

Buenos Aires.- Volver a la rutina puede ser algo traumático para muchos. Sin miedo a exagerar, la infinidad de memes que circula en las redes sociales sobre la llegada del lunes es una clara muestra de que el inicio de la semana nos afecta y mucho. En los Estados Unidos, por ejemplo, es el día de la semana en que más infartos y accidentes cerebrovasculares se registran.

El primer día hábil incluso tiene un lugar reservado entre la larga lista de miedos irracionales que podemos tener los humanos: deuterofobia.

Aunque pueda sonar a excusa, la ansiedad que le genera a muchas personas la llegada del lunes hace que, por lo general los domingos, manifiesten síntomas físicos como taquicardia, ansiedad, sudoración, desórdenes estomacales y hasta dificultad para dormir.

Según un estudio realizado por la consultora Bayton, los lunes el 72% de las personas siente mayor desgano. A su vez ese día, el 35% de las consultas médicas se dan por esta causa y además aumenta al tope el ausentismo laboral por personas que afirman padecer estos síntomas, además de que baja el rendimiento.

Accidentes: Su incidencia aumenta en estos días. El 22% de los accidentes se produce los lunes.

Son múltiples los factores sociales, psicológicos y biológicos que inciden en la "crudeza" de los lunes y en la ansiedad anticipatoria que algunas personas sufren ya el domingo.
Uno de ellos y el más relevante tiene que ver con las condiciones laborales, que pueden ir desde la precarización laboral hasta la hiperexigencia.

En relación con esto, un relevamiento en distintas consultoras reveló que los lunes y los martes son extraordinariamente altos en cantidad de solicitudes de empleo, como un síntoma de lo cuesta arriba que se vuelven estos días.

Estrés: La hormona del estrés, llamada cortisol, aumenta durante las primeras horas de este día.

Pero no se trata sólo del trabajo. También hay un montón de hábitos que rompemos los fines de semana que hacen que nos cueste horrores volver a acomodarnos. El sueño es sin dudas un factor relevante.

Ya sea porque aprovechamos el fin de semana para recuperar horas de sueño, o que justamente las reduzcamos al máximo para poder salir, este cambio de patrones nos afecta más de lo que pensamos.

Hay que descifrar qué es lo que provoca el malestar, si un trabajo que no nos gusta o inseguridad". Susana García. Psicóloga española

Sin ir más lejos, es mientras dormimos cuando el cuerpo aprovecha para reponerse y regenerar todos sus mecanismos. Alterar los horarios del reloj biológico puede ser un muy mala idea.
Las consecuencias son evidentes. En primer lugar, desánimo y malhumor. A esto se unen altos niveles de estrés y los síntomas que lo acompañan: decaimiento, falta de motivación e irritabilidad. Y como consecuencia, torpeza y dificultad para prestar atención.

El cambio de alimentación debido a las reiteradas reuniones sociales y la pausa en la rutina deportiva suelen pasarnos la factura justamente el lunes, que es el día en el que, abrumados por la culpa, decidimos arrancar la dieta o retomar el gimnasio.

En consonancia con esto, y según un artículo de la revista Marie Claire, es el inicio de la semana cuando las mujeres se sienten menos atractivas y en disconformidad con su estética, entre otros tantos aspectos de su vida.

Aunque resolver esta fobia a los lunes puede tratarse de un tema mayor, empezar a ordenarse y tratar de mantener hábitos saludables pueden ser de gran ayuda. Lo mismo que colocarse metas razonables y alcanzables. Es que en general los lunes todo suele volverse urgente, por lo que priorizar las tareas según su importancia puede reducir la ansiedad.

Su mala fama compartida


Según un estudio publicado por la Journal of Positive Psychology, el viernes es el único día que no es tan odiado, pues es el inicio del fin de semana. En general, los otros cuatro días son despreciados por igual. De todas formas, la manera particular en que afecta nuestro humor fue verificada. Un relevamiento de la compañía británica Marmite verificó que el lunes se empieza a sonreír después de las 11. Además, aumentan las quejas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído