El clima en Neuquén

icon
20° Temp
47% Hum
La Mañana Neuquén

Maradona inmortal: firuletes en Neuquén, platos destrozados y el sueño que no pudo cumplir

A dos años de la muerte del más grande, el video inédito con la magia que tiró en La Angostura, una furiosa reacción insólita y su deseo de vivir ¿en qué ciudad de la provincia?

Diego inmortal. Vivirá por siempre el mejor de todos. Dicho eso, hay muchas anécdotas de Diego Maradona en la región que vale la pena repasar (al menos algunas) un día como hoy, en el que se cumplen dos años de su ausencia física y el mundo lo recuerda con amor y nostalgia.

Una de ellas ocurrió en 1997. Fue en el marco de la última pretemporada de Diego en el fútbol, ya que ese año se retiró en Boca en un clásico con River. Resulta que parte de los trabajos los realizó en Villa La Angostura, dado que allí residía su amigo Carlos Randazzo, ex compañero en el xeneize.

Te puede interesar...

Paraba en un lujoso hotel de Bahía Manzano, con un marco imponente y las aguas de Nahuel Huapi fluyendo armoniosamente del otro lado del ventanal, y entrenaba en las canchas del selecto Cumelén, un country en el que suele refugiarse y descansar el ex presidente Mauricio Macri.

La prensa nacional y mundial cubría cada paso que daba el Diez en la hermosa ciudad cordillerana. Qué hacía, qué decía, qué comía. Pero el dato que se les escapó a todos los reporteros y cronistas aquellos días lo contaría el propio Randazzo hace poco al diario Olé.

"Nunca se te ocurra decirle al Diego 'che, cuidate' o algo de eso porque sos hombre muerto. Así nomás, a mí me lo hizo una vez. Yo me había ido a vivir a Villa La Angostura y vino a hacer su última pretemporada. Me cayó con Guillermo (Coppola), hizo un desastre. Vamos a la montaña y nos volvíamos solos en la camioneta al Apart Hotel donde estaba y Diego me decía 'Carly, qué bien te veo a vos'. 'Y sí, viste Diego, en algún momento hay que parar'. Uh, en el medio de la ruta dejó de hablarme el chabón porque le dije que era tiempo de que empiece a parar un poco. A Diego decirle cuidate era clavarle un puñal", explicó sobre el temperamento de Diegote.

image.png
image.png

Pero la parte insólita de su enojo y la reacción increíble de un ídolo divertido y caprichoso vendría después: "Llegamos al hotel, el comedor lleno, la mesa servida, se sentó en la cabecera, agarró un plato y lo tiró tipo frisbee. Tiró todo lo que había, todos se dieron vuelta, como diciendo ¿qué pasó? Y cuando la gente miraba, me agarró y dijo: 'Discúlpenlo, lo que pasa es que él estuvo en recuperación y tuvo una recaída'. Cualquiera tiró el chabón, jaja", dijo acerca de la ocurrencia de Maradona, que la rompió en la Villa. Y también rompió los platos...

Golazos y sueños

Si hay una ciudad que lo marcó a Diego, fue Villa La Angostura. Allí el mejor de todos los tiempos declaró públicamente que soñaba con "vivir sus últimos años" porque se declaró "enamorado" de las bellezas naturales y de la cordialidad de su gente. No pudo ser, ya que el astro falleció sobre fines de noviembre a los 60 años.

Pero el mito y su legado quedan. También el recuerdo en esa ciudad cordillerana, en la que siguen apareciendo recuerdos e imágenes sorprendentes. Por ejemplo, uno de los picaditos que jugó en el Sur en el marco de su preparación para la última temporada oficial en el fútbol, con el Boca que dirigía el Bambino Veira.

Asistencias, golazos, firuletes. Un Maradona a pleno, enchufado, festejando las conquistas como si estuviera en La Bombonera. Realmente se advierte en las imágenes cómo disfrutó el partido y su estadía por la Cordillera. El mismo lo dijo: en la cordillera fue feliz...

LAS JUGADAS INEDITAS DE DIEGO MARADONA EN VILLA LA ANGOSTURA

"Me vendría a vivir"

“Muy agradecido con todos. He descubierto un lugar al que me vendría tranquilamente a vivir con la Claudia de grande (por entonces su pareja, la mujer incondicional), a recordar todo lo que nos pasó en la vida. Porque este es un lugar no digo para venir a morir sino para disfrutar en los últimos años”, admitió en su momento el genio encantando con el paisaje y la hospitalidad de la gente neuquina.

Muy reconfortado y con el mejor ánimo, el astro del fútbol fue más allá en la conferencia que brindó tras ese memorable partidito: “Me sentí maravillosamente bien. Estoy fascinado por el lugar, increíblemente enamorado de la gente, del respeto que recibí. Y apenas pueda, vendré para acá, porque me gustaría caminar por las calles”, prometió.

Maradona en Villa La Angostura 1997

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario