María Cabanillas: la golfista neuquina que triunfa en Sudamérica

La joven de 14 años de San Martín de los Andes que hace historia. La golfista neuquina que triunfa en Sudamérica

Por Sofía Sandoval - ssandoval@lmneuquen.com.ar

Con apenas 14 años, María Cabanillas ya suma más experiencias de vida que muchos adultos. Acumuló millas de vuelo, recibió reconocimientos gubernamentales y ya tiene ambiciosos proyectos para desarrollar su carrera universitaria. Una única llave le sirvió para abrir todas sus puertas: su talento para jugar al golf.

Te puede interesar...

La joven es oriunda de San Martín de los Andes y se crió en una familia de deportistas. A los cinco años pisó por primera vez la cancha de golf del club Chapelco y usó un pequeño palo para dar sus primeros golpes, con su papá como guía. Sin embargo, el paso de los años la llevó hacia otras disciplinas.

“Empecé a jugar al tenis, pero no me gustaba mucho la competencia y enfrentarme con otros”, recuerda la adolescente. María prefería competir consigo misma, y que cada partido fuera una oportunidad para superar sus propias barreras. Por eso, regresó al golf, una disciplina donde prima el compañerismo y donde el verdadero enemigo es otro: la cancha y sus innumerables obstáculos, que desafían la paciencia y la concentración de los jugadores.

Aunque se define como una persona temperamental, la joven no tardó en demostrar sus aptitudes para este deporte. Tenía sólo 7 años cuando el golf la llevó por primera vez de viaje: 429 kilómetros hacia Neuquén capital para competir en un torneo infantil. Desde entonces, sus logros la hicieron viajar siempre, cada vez más seguido y más lejos.

María Cabanillas

Sólo en octubre, María visitará Pilar, Bahía Blanca y Tandil para participar de distintos entrenamientos y competencias a los que fue convocada por sus excelentes scores. “Falto mucho a la escuela, pero voy a un colegio privado donde me apoyan mucho y me dejan recuperar los temas o rendir pruebas atrasadas”, explicó la jugadora desde Rosario, donde viajó para competir en otro torneo.

Para el resto del año ya tiene previstas otras competencias importantes. La primera es en Chapelco, por lo que no tendrá que trasladarse. Le siguen un torneo internacional en Uruguay y otro en Florida, Estados Unidos, que le exigirá ponerse al tono de otros golfistas de primer nivel. “Allá el deporte está muy promocionado, hay más jugadores, más escuelas, y las canchas son de otro nivel”, detalló María.

Me gustaría que me den una beca para estudiar en una universidad americana y poder seguir dedicándome al golf

Como no existen dos canchas de golf que sean idénticas, María disfruta de viajar no sólo para conocer otras ciudades sino también para enfrentarse a nuevos escenarios deportivos. Sin embargo, asegura que su predilecta es la del Chapelco Golf Club, con ese césped corto y esos relieves de montaña que la vieron dar los tímidos golpes de la infancia, cuando tenía escasos centímetros de altura y usaba la gorra visera para atrás.

“La vista es incomparable”, dice sobre una cancha que ya siente como propia y un club al que menciona con gratitud. “Además de recibir apoyo de la Provincia, el club me ayuda con la ropa, el preparador físico y los palos”, señala. El apoyo no es menor, ya que un juego completo de palos de golf cuesta unos 3.000 dólares y debe renovarse cada uno o dos años. “Cuando estás creciendo tenés que cambiarlos porque te empiezan a quedar chicos y ya no te rinden igual”, detalla la joven sanmartinense.

Dos medallas de oro en la altura. Este mes, Cabanillas se consagró campeona sudamericana tras disputar un torneo en La Paz Golf Club, en Bolivia. Se llevó dos medallas de oro en la categoría individual y en la mixta por parejas. Completó un total de 72 hoyos en la cancha más alta del mundo

Los excelentes resultados de María, que la llevaron a ser campeona argentina en su categoría, le exigen una intensa rutina de preparación, que incluye dos horas diarias de entrenamiento después de la escuela, juegos de cinco horas los fines de semana, una estricta rutina de gimnasio y sesiones psicológicas. Con esas armas, la adolescente cosecha logros consecutivos que le permiten soñar en grande.

“Me gustaría que me den una beca para estudiar en una universidad americana y poder seguir dedicándome al golf”, dice la joven, que se imagina a sí misma estudiando psicología deportiva, nutrición u otra carrera relacionada con su gran pasión: el deporte de alto rendimiento.

María Cabanillas

--> “Cualquiera puede jugar, no es necesario gastar tanto para empezar”

Con los logros que cosecha por el mundo, María Cabanillas trata de romper con el mito que pesa sobre el golf, que lo relaciona con una tradición elitista y ligada a los adultos mayores. “Cualquiera puede jugar al golf, cuando te acercás a un club siempre te prestan los palos así que no es necesario gastar tanto para empezar a jugar”, señaló la deportista.

Como vive en San Martín de los Andes, tanto María como su familia y amigos viven ligados al deporte y la actividad física. “Muchos de mis amigos hacen tenis, esquí o snowboard”, indicó la joven y aclaró que, sin embargo, son pocos los que piensan en el golf como una alternativa.

“Cuando se enteran de que yo juego, muchos sienten curiosidad y me dicen que también quieren probar”, sostuvo María y agregó que suele invitarlos a la prestigiosa cancha de Chapelco. “Todos los que probaron me dijeron que les gustó”, remató.

El amor que siente la adolescente por la disciplina le permitió encontrar nuevos amigos en diferentes partes del mundo. Aunque en muchos casos no comparten costumbres ni geografías de origen, ella asegura que el gusto por el golf y la camaradería que se vive en cada encuentro logran unirlos en lazos de amistad.

LEÉ MÁS

Ponen en duda la teoría del robo al hombre que fue asesinado de tres balazos en Gran Neuquén

"Me desperté y ya lo tenía encima, me quedé helada"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído