El clima en Neuquén

icon
Temp
98% Hum
La Mañana familia

Mariano Sobieralski: polaco, sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial

Formó con sus amigos de la misma nacionalidad, casa La Octava taller mecánico. Fue propietario, además, de Cerámica del Valle. Se casó con Gladys Garrido, cuyo padre era el dueño de la casa en donde funcionó el correo en la primera mitad del siglo XX.

Siempre recordamos que los europeos vinieron en varias olas inmigratorias durante la primera mitad del siglo XX: recién empezado el siglo, en el período entre las dos guerras mundiales y luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial, entre 1946 y 1950. Luego del descubrimiento del petróleo en la ciudad de Comodoro Rivadavia, comenzó a desarrollarse una importante y creciente industria. Por ese motivo, muchos polacos se dirigieron a la Patagonia con el objeto de dedicarse a tareas vinculadas con el oro negro. En 1913 se fundó la Sociedad Polaca de Berisso, entidad que, hasta el presente, constituye un importante centro de esa comunidad.

Don Mariano nació el 3 de febrero de 1915 en Poznan, Polonia. Era hijo de Dionisio Sobieralski y de Anselma Dalk, que tuvieron seis hijos. Su infancia transcurrió en zona de bosques cuya temperatura en invierno podía llegar a los -30°. Estudió técnico electrónico y trabajó con su padre en una fundición. Hizo el servicio militar a los 22 años, motivo por el cual no continuó con los estudios terciarios: se alistó para combatir y defender a Polonia en la Segunda Guerra Mundial. Es así que, en 1939, en los inicios de la contienda, ya estaba alistado, pronto a salir al frente de batalla.

Te puede interesar...

Cuando Polonia fue invadida por los alemanes, Mariano integraba un escuadrón de las fuerzas aliadas en cuyas filas había combatientes provenientes de Inglaterra, Estados Unidos y Francia. Estas fuerzas combatieron contra los países integrantes del Eje: Alemania, Italia y Japón.

Cayó prisionero en Rumania; afortunadamente logró huir hacia Inglaterra, junto con otros compañeros del escuadrón. Allí se incorporó como sargento en la Real Fuerza Aérea (RAF), en donde se desempeñó como copiloto en aviones de combate.

Combatió en África (Egipto y Sahara), Italia, en la batalla de Normandía y concluyó su participación en Inglaterra, país en donde viviría hasta 1947, año en el que viajó a la Argentina.

Su nieta relató algunas de las anécdotas que su abuelo le contaba:

“Cuando era joven todos los domingos su mamá iba a misa y él aprovechaba a salir a escondidas en moto y andaba por toda la ciudad a mucha velocidad y un día se cruzó por delante de su mamá. Volvió rápido a la casa y escondió la moto. Cuando su madre llegó a la casa le comentó-¡no sabes el loco que andaba en moto!”

“Junto con otros soldados estaban prisioneros de los nazis en Rumania. De noche se tiraron a un canal y cruzaron a la orilla de enfrente, comenzaron a caminar por una estepa con más de un metro de nieve, cuando alguno se desvanecía el otro lo cargaba para no detenerse. Luego de varias horas pararon a descansar y uno de ellos recordó que era Nochebuena. Todos muy emocionados por ser católicos devotos lloraron y se abrazaron y así pudieron escaparse. En cada nochebuena él recordaba la anécdota a su familia y amigos.”

“Estaba de guardia junto con otro oficial en un pequeño aeródromo un domingo a la tarde en que llovía a cántaros. En un momento aterrizó una pequeña avioneta. Mientras mi abuelo preparaba té, su compañero estaba sentado y con los pies sobre el escritorio dijo-Quien puede venir a molestar un domingo a la tarde- y siguió en la misma postura.”

“El piloto subió a la torre de control, saludó y el único que le contestó fue mi abuelo que le ofreció un té. El piloto aceptó y mientras se quitaba su campera de vuelo se fueron descubriendo en su uniforme estrellas, alas y tiras de todo orden que denotaban su rango: era el jefe máximo de la fuerza aérea de las tropas aliadas. Su compañero, al ver quien era pegó un salto de la silla y le hizo la venia, el piloto le dijo- siéntese nomás que ya es tarde.”

Mariano Sobieralski_ (1).jpg
Casamiento de Gladys y Mariano.

Casamiento de Gladys y Mariano.

De Inglaterra a la Argentina y Neuquén

Cuando arribaron a la Argentina se radicó, junto con otros ex soldados, en Neuquén, donde instalaron Casa La Octava. Esos compañeros fueron Henrik Zwolinski, Bronislaw Marcinkowski, Stanislav Wasilewski, Jozef Jodkowski, Marian Pyrgiel y Mikolaj Kiszyc.

Su mayor pasión fueron las motos y tuvo muchas: a poco de llegado a Neuquén armó una moto de competición para poder participar en carreras. Las fotos que ilustran el presente trabajo son el auxiliar y testigo más importantes de la historia. Vemos las carreras de motos en un autódromo que se encontraba en el hoy Barrio Sapere, en el este de la ciudad neuquina.

Como técnico ceramista trabajó en varias ciudades de la Patagonia, como Río Grande, Tierra del Fuego, y en Trelew, Chubut.

Junto con otros compañeros instaló una fábrica de ladrillos llamada Cerámica del Valle, en el Barrio Confluencia.

Mariano Sobieralski_ 23.jpg
Carreras de autos, hoy Barrio Sapere.

Carreras de autos, hoy Barrio Sapere.

Su familia argentina

Cerca de la fábrica de ladrillos, en el barrio Confluencia, zona de chacras, vivía la familia Garrido. Por esta cercanía conoció a Gladys, y además porque ella era amiga de una familia polaca, conocidas de Mariano. Iniciaron una amistad que devino en noviazgo. En 1961 se casaron –en la Capilla de los Dolores–, y Mariano pasó a hacerse cargo de la chacra familiar.

De la unión nacieron dos hijos: Andrés Mariano y Paula Helena. Ambos cursaron la primaria en la escuela N° 103 y el secundario en el colegio San Martín. El mayor estudió en la UBA la carrera de abogacía.

Los Garrido: su familia política

Gladys Garrido es hija de Juan Antonio Garrido, oriundo de Almería, Andalucía, y de María del Rosario Paula de la Santísima Trinidad Rodríguez Gálvez, sevillana.

Doña María del Rosario vino a la Argentina con su padre y hermano, luego de perder a su madre. Comenzó a trabajar con un fiscal y allí conoció a Garrido, que trabajaba en un negocio de Ramos Generales: llevaba la canasta de mercadería a la casa del mencionado funcionario. De esa unión nacieron tres hijos: Gladys es la menor.

Mariano Sobieralski_ 2.jpg
Gladys y sus padres.

Gladys y sus padres.

Hospedaje La Unión - El Correo

Don Garrido trabajó en el ferrocarril y luego en una chacra en Allen. Después en Ramón Castro, entre otras tareas. Cuando regresaron a Neuquén compraron un terreno ubicado en la Avenida Olascoaga. Allí brindaron servicio de hospedaje, con menús caseros, todo realizado por los dueños.

Luego, don Garrido pidió un préstamo y construyó en Olascoaga y Perito Moreno. Esa casa fue alquilada para instalar el Hotel Plaza, propiedad de una antigua familia, los Mantecón; en la década del ‘40 vendieron el hospedaje. La casa fue alquilada para instalar oficinas del correo de esta capital: con el tiempo fue vendida a la familia Giménez, que levantaron el Hotel Iberia.

Gladys recordaba, cuando la entrevistamos hace unos años, que, a la casa de la oficina del correo, le habían construido un patio andaluz de mayólicas, fotografía que también ilustra esta nota.

Mariano Sobieralski_.jpg
Polacos en la chacra

Polacos en la chacra

La vida en la chacra en Confluencia

En la década del ‘40 don Garrido y su familia fueron a vivir a la chacra de la calle Urmenio del Carmen Figueroa, del barrio Confluencia. Gladys nos contó que don Urmenio era un antiguo propietario de una chacra de la zona, quien, luego de cederla a la comuna, fue honrado con la imposición de su nombre a la calle.

Gladys memoró que Colonia Confluencia se inundaba, y sus padres colocaban ladrillos para medir el caudal del agua que anegaba. Afortunadamente, la construcción de la represa El Chocón solucionó estos inconvenientes.

Ejemplo de inmigrantes que se asentaron en la ciudad neuquina: con su tesón, su férrea disciplina y amor al trabajo, llegaron de todo el mundo, a veces solamente con lo puesto, y con su empeño pudieron salir adelante y, de paso, hicieron crecer a la ciudad pujante que hoy es Neuquén.

Mariano Sobieralski_ 4.jpg
Casa de flia. Garrido, Olascoaga esquina Perito Moreno. Fue sucursal del Correo Argentino.

Casa de flia. Garrido, Olascoaga esquina Perito Moreno. Fue sucursal del Correo Argentino.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario