Más cerca del sueño de tener la canchita propia

Una escuelita de fútbol del oeste recibirá un terreno.

POR PABLO MONTANARO / montanarop@lmneuquen.com.ar

El sueño de tener una cancha de fútbol propia destinada a un centenar de chicos del oeste de la ciudad está cada vez más cerca de concretarse. Y especialmente para Carlos Macedo -más conocido como Kali, de 36 años- e Irma Ojeda (31), el matrimonio que hace más de un año creó Estrella Roja, una escuelita de fútbol en el barrio Loteo Social, con el objetivo de evitar que los chicos pasen muchas horas deambulando sin nada que hacer y expuestos a los peligros de la calle. Pero no sólo el proyecto de esta joven pareja pasa por el fútbol, sino que también abrieron las puertas de su humilde casa, sobre la calle Moritán al fondo, para darles todos los días una merienda a los chicos antes de iniciar la práctica deportiva.

En las últimas semanas, personas que colaboran con la escuelita se reunieron con funcionarios municipales quienes le aseguraron que les cederán un sector del terreno, donde hace unos años se proyectó un parque de dinosaurios, para construir la canchita de fútbol y un salón donde dar la copa de leche y realizar actividades recreativas, apoyo escolar y talleres para las familias. El miércoles pasado estuvo trabajando una máquina en el lugar para rellenar y acondicionar el terreno.

Te puede interesar...

Unos 100 chicos de entre 6 y 18 años asisten a partir de las 18, tres veces por semana, a la escuelita de fútbol que utiliza el mencionado terreno de piedra y tierra para entrenar. Previo a eso, los chicos reciben una copa de leche. “Cuando terminan de tomar la merienda nos vamos todos juntos caminando esas diez cuadras desde mi casa hasta la canchita”, contó Irma a LM Neuquén.

p04-f01-escuelita-Estrella-Roja.jpg

La mujer se mostró contenta con la posibilidad de contar con un lugar propio donde los chicos puedan entrenar y jugar al fútbol, ya que las distintas categorías participan de los torneos que organiza la Asociación Infantil de Fútbol del Oeste Comunitario (Aifoc).

“Estimamos que el terreno que nos quedaría tendrá 120 metros por 50 metros. También solicitaremos la luz porque en invierno, a la hora que entrenan los chicos, ya no se ve nada”, comentó una de las personas que colaboran con el proyecto donándoles los alimentos para las meriendas como así también las camisetas, pelotas, medias y zapatillas para que los chicos jueguen los partidos del torneo.

p04-pieza.jpg

Irma no deja de asombrarse de esos “hijos del corazón”, como los llama, que entrenan y juegan “con todo el corazón”. “Nosotros aprendimos a luchar por los demás para poder luchar por nosotros mismos”, concluyó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído