El análisis surgió de comparar los consumos desde el 20 de diciembre al 10 de enero de este 2019 con igual período pero del año pasado. Se evaluaron en los dos casos los días más calurosos, con temperaturas que variaron entre los 35 y los 40 grados.

Te puede interesar...

“Los consumos promedios se mantienen con respecto al verano anterior, lo que sí bajó ese 4% cuando se mide ante iguales temperaturas”, explicó Ciapponi.

El presidente de la cooperativa dijo que la única duda respecto de los datos recabados es si la cantidad de gente que hay en Neuquén este verano es parecida a la de la temporada pasada, ya que se calcula que hubo más migración desde Neuquén capital hacia el interior, producto del turismo interno de vacaciones. Como contrapartida, también hay más usuarios que el año pasado.

Pero más allá de estos aspectos, desde CALF se argumentó que las razones de la baja del consumo se pueden explicar en los aumentos que sufrió el valor de la energía y que la gente cuidó más el consumo, fundamentalmente en lo que hace al uso de los aires acondicionados. “Lo bueno de esto es que tenemos más usuarios y hay un uso más racional de la energía eléctrica, ya sea por cuidar el bolsillo y no gastar de más”, apuntó Ciapponi.

130 megavatios fue el máximo registro de consumo en lo que va del verano. La capacidad del sistema asciende a 150, por lo cual no se registraron cortes. CALF aseguró que el servicio está garantizado para el resto del verano.

Una desafío para el sistema

Por otra parte, destacó que no se hayan producido cortes y garantizó que esto se va a mantener de igual manera durante el resto de la temporada estival.

Precisó que el sistema tuvo una prueba importante con los días más calurosos y que nunca se superaron los 130 megavatios, cuando existe una disponibilidad de hasta 150. “No se dieron cortes, salvo el de Navidad, pero eso fue un problema ajeno a CALF. También la poda de los árboles ayudó a que ninguna línea salga de servicio por este tema”, señaló.

“Además, al no haber continuidad en los días de calor, esto facilitó bastante las cosas, ya que los transformadores y los cables no sufren porque no llegan a elevar sus temperaturas. De todas formas, la síntesis de todo esto es que se está cuidando la energía a partir de un uso racional, y eso siempre es saludable”, explicó.

Se viene un fuerte aumento que no se pagará

Carlos Ciapponi dijo que la proveedora Cammesa prepara un incremento “brutal” que comenzaría a regir a partir de marzo pero reiteró que no se trasladará al costo de los usuarios. Los nuevos valores se aplicarían con los consumos de febrero e implican una suba del 38% en la energía (50 millones de pesos más).

El titular de CALF indicó que si se trasladara ese costo a los usuarios, se tendría que cortar el servicio porque se tornaría impagable. “Hemos notificado al Municipio de cuánto va a ser el costo de la energía, estamos esperando poder encontrar alguna negociación. Y tengo la expectativa de que haya una reconsideración de esta media a nivel nacional”, comentó.

También reclamó que CALF tenga “una atención especial porque siempre ha pagado en tiempo y forma, no tiene deudas. Vamos discutir para que tengan en cuenta el esfuerzo que han hecho los vecinos de Neuquén porque los valores que se pagan son similares a los reales, es un valor alto”, afirmó.

La boleta de luz que se abona en Neuquén tiene como principal componente el valor de la energía que CALF compra y traslada a los usuarios. De ahí la discusión con Nación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído